Diario de Sesiones 122/2022, de fecha 10/5/2022
Punto 26

10L/C/P-1006 COMPARECENCIA DE LA SEÑORA CONSEJERA DE DERECHOS SOCIALES, IGUALDAD, DIVERSIDAD Y JUVENTUD, SOBRE LAS NUEVAS ALTERNATIVAS DE CONVIVENCIA PARA LAS PERSONAS MAYORES, COHOUSING, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO NUEVA CANARIAS (NC).

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Comparecencia 1006, de la consejera de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud, sobre las nuevas alternativas de convivencia para las personas mayores, cohousing, a instancia del grupo proponente de Nueva Canarias.

Tiene la palabra, señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Gracias, señora presidenta. Buenas tardes, señorías. Buenas tardes, señora consejera.

Traemos una comparecencia, se ha hablado en los últimos tiempos, lo hablábamos el otro día, a través de distintas iniciativas el plan Canarias te Cuida, hablaremos de él, al menos por mi parte, en la segunda intervención. Pero quería profundizar en un modelo que no es nuevo pero que empieza a resolver con parámetros me atrevería a llamar de calidad de vida, una de las etapas más importantes de cualquier ser humano, la del envejecimiento, la de un envejecimiento de calidad sin tener que renunciar a aspectos esenciales, como su propia privacidad o incluso su propio hogar.

Me van a permitir, no soy muy amigo de los anglicismos, que desde este instante pocas veces me refiera al cohousing, no voy a llamarle ni co-chabolo, ni co-chozo, pero sí creo que el término adaptado a lo que nosotros podríamos entender, uno de los que quizás más se podría asemejar, sería el de vivienda colaborativa o el de convivencia solidaria, y prefiero expresarme en este sentido.

La primera vez, y ahora sí hago mención al cohousing, que empecé hablar de este concepto, no estaba referido a los mayores, hace ya muchos años este concepto, que tiene una tradición importante en algunos países europeos, estaba mucho más relacionado con las personas jóvenes. Creo que es importante ir identificando algunos de los formatos de convivencia, el modelo de convivencia habitacional, para ser capaces de identificar claramente a qué nos estamos refiriendo y cómo hay que enfocarlo. Aquel concepto de cohousing estaba mucho más relacionado con la precariedad, con personas que tenían bajos salarios y se enfrentaban a un modelo de alquileres muy alto. Por tanto, en la mayoría de las ocasiones no era una decisión propia, no era la elección de un modelo de vida, de un estilo de vida, ni siquiera de con quién compartes tu vida, era un modelo que asociado a la precariedad estaba más motivado quizás por la necesidad.

Hay otro modelo importante que se está poniendo también de relieve en los últimos años, aparece en el plan Canarias te Cuida, que es el de vivienda intergeneracional. Es otra cosa también. Aquí en este caso aunque pueda parecer lo mismo y se puedan dar algunas circunstancias similares, personas mayores que cuentan ahora con casa, que ya se les ha quedado muy grande cuando sus hijos sus hijas abandonan el hogar, ven ahí también una oportunidad para tener un ingreso adicional con jóvenes que con escasos recursos ven ahí también una oportunidad de tener una vivienda en un entorno casi familiar. Pero aquí afortunadamente el parámetro de precariedad es menor. Aquí empieza a aparecer ya sí una parte de opción personal, sobre todo cuando hablamos de nuestros mayores, sirve para combatir la soledad y sirve también para un modelo de aprendizaje para esos jóvenes que deciden compartir también con gente que desde la experiencia de su proyecto vital puede enseñarles muchísimas cuestiones.

De lo que nosotros estamos hablando en el día de hoy es de un modelo autosuficiente, donde las personas que lo integran deciden con quién vivir, con quién convivir, con quién envejecer. Y se dotan para ello de las condiciones adecuadas para desarrollar su proyecto de vida en esa parte final, compartiendo espacios comunes, manteniendo la privacidad del alojamiento e intentando seguir manteniendo esa figura que todos conocemos por hogar. Y es ahí donde ese cohousing para personas mayores, que, reitero, prefiero llamar a partir de ahora vivienda colaborativa o convivencia solidaria, cobra una importancia enorme. Evita el aislamiento social, es otro parámetro fundamental. Permite la autogestión de los mayores, por lo tanto también obligándoles en cierta medida a tomar decisiones, a interactuar, lo que produce también un retraso en la aparición de determinados problemas más asociados con edades avanzadas y, además, en muchas ocasiones, la mayoría de las ocasiones, asociados a un modelo de cooperativas. Vivienda, alimentación, la sanidad, la higiene, el ocio, son distintos elementos que integran este apartado. Quizás en los últimos tiempos ha cobrado mayor relevancia por un elemento, y es la aparición de la COVID, y cómo se demostró que el modelo de macro residencias, además de otros problemas que hemos ido desgranando hasta ahora, hacía muchísimo más vulnerables a las personas que allí vivían. Por tanto, y teniendo siempre como punto de partida el que nuestros mayores, el sistema que desarrollemos, el objetivo fundamental es que retrase, en cuanto... (corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional) más sea posible, si es su decisión, el abandono de su hogar y de su entorno, pero sí que puedan permitirles el ir planificando lo que decía al principio, dónde uno decide pasar los últimos años de su vida, o las últimas décadas de su vida, porque como veremos, también, estamos hablando, afortunadamente, de una sociedad mucho más longeva de la que teníamos hace algunos años.

Hablaremos también de lo que esto supone desde el punto de vista de ahorro para las instituciones públicas, si está bien gestionado, desde el punto de vista también de reducir la huelle medioambiental, económica, en definitiva, muchísimos aspectos que configuran enormes ventajas en un modelo que podríamos resumir, para ya adentrarnos en la segunda parte con aspectos más concretos, en una dicotomía entre vivienda colaborativa, convivencia en comunidad, frente a residencias o macro residencias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señor diputado, turno para el Gobierno, señora consejera.

Adelante.

La señora CONSEJERA DE DERECHOS SOCIALES, IGUALDAD, DIVERSIDAD Y JUVENTUD (Santana Perera): Muy buenas tardes a todas y a todos, señores y señoras diputadas.

Una sociedad que no cuida y que no respeta a sus mayores es una sociedad completamente abocada al fracaso, es algo que hemos dicho por activa y por pasiva y, como decía el señor Campos, es una gran enseñanza que también nos ha dejado la pandemia, vinculada a la COVID-19. De hecho, es algo que no solo hemos admitido aquí en Canarias tras el hacer frente a la pandemia, sino es algo, un aprendizaje, que se ha tenido a nivel estatal, por eso también está cambiando el marco legislativo, se busca un modelo que pase de ese modelo de grandes infraestructuras, de macro residencias a infraestructuras más pequeñas, cercanas a la comunidad donde uno, o una, ha desarrollado su vida, cercana a la atención primaria, y es el modelo por el cual también está apostando esta comunidad autónoma.

El envejecimiento de la población de Canarias es una realidad y eso es algo incontestable. En el año 2027 se calcula que la población mayor de 65 años de nuestra tierra se va a ver incrementada en un 35 %, lo que supone que unas 425 000 personas se encontrarán en esta franja de edad dentro de cinco años, según la propia estrategia de envejecimiento activo del Gobierno de Canarias. Los datos lo que nos demuestran es que en Canarias existe una escasez muy importante, no solo de recursos residenciales sino de otro tipo de modelos diferentes al de macroinfraestructuras sociosanitarias del que hemos hecho mención tanto el ponente y solicitante de la comparecencia como yo, ya hemos señalado ese déficit de plazas sociosanitarias que tiene la comunidad autónoma, que nosotros calculamos en torno a unas 9000 plazas deficitarias y la necesidad de cubrir esa carencia de plazas y esa necesidad de garantía habitacional para gran parte de nuestra población que, cuando llega a la etapa de su vida como ya población adulta, como población mayor de edad, cuando llega su etapa de jubilación, lo que quiere es vivir, como todas nosotras, tengamos la edad que tengamos, en unas condiciones dignas.

Nosotras no vamos a hablar ya más del pasado, de esas plazas deficitarias y demás, ya lo tenemos todas en conocimiento, lo tenemos todas en mente, ya todas hemos hablado de ello y ya conocemos el diagnóstico. Ahora pongamos el remedio. Afortunadamente, contamos con fondos que provienen de Europa para tal fin, una inyección de inversión que nos va a permitir, al menos, comenzar ese proyecto de cuidados basado en un nuevo modelo. Y entre las líneas de trabajo que tenemos, y como bien usted ha adelantado, señor Campos, tenemos la iniciativa de viviendas colaborativas, como a usted le gusta llamarles, o cohousing si hacemos uso del anglicismo.

Hemos movilizado recursos, personal y medios técnicos para proporcionar a nuestros mayores una garantía habitacional que huye de estos grandes centros para fomentar la autonomía y cooperación, evitando así -como usted decía- la soledad y el abandono que por desgracia aún a día de hoy sufre gran parte de la población de nuestra tierra.

El programa Canarias te Cuida, que se financia, como le decía, con fondos europeos, tiene prevista para esta materia una inversión de 6 millones de euros hasta el año 2023. El objeto es lograr lo siguiente: 150 viviendas o unidades habitacionales creadas a través del programa, 6 cooperativas en cesión de uso, 6 asistencias técnicas en materia de vivienda colaborativa, 6 edificios y solares cedidos para viviendas colaborativas.

Para ello estamos, como no puede ser de otra manera, trabajando en colaboración con el tercer sector y con las entidades que ya venían trabajando sobre el terreno y de las cuales hemos aprendido muchísimo. Entidades como Semilla del Norte o Covisenior, en Gran Canaria o Canarias Cohousing, en Tenerife. Nos hemos reunido ya en varias ocasiones con estas entidades, es más, hemos incluso desarrollado jornadas con estas entidades para trabajar conjuntamente con ellas y de manera colaborativa el modelo de vivienda colaborativa o cohousing por el que apuesta la comunidad autónoma.

Le explico cómo vamos a gastar esos 6 millones de euros. 5,6 millones de euros van a ir a inversión en infraestructuras, 144 000 euros serán para formación y asistencia, 164 000 euros para comunicación y estudios, 160 000 para ayudas a personas con recursos insuficientes, y le digo que para este año 2022 hemos consignado 2,3 millones de euros.

Antes de acabar esta primera intervención quiero aclarar una cosa que salió el otro día en el pleno, pues, hablando, ¿no?, de que muchas de las líneas de trabajo del Canarias te Cuida se enmarcaban dentro de proyectos piloto. Esto es una exigencia que hace la propia Unión Europea, que se comiencen los cimientos de un nuevo modelo basándose en poner en marcha esas primeras piedras en ese cambio, en ese viraje de rumbo de macroinfraestructuras sociosanitarias a... (corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia concede un tiempo adicional) al nuevo modelo de cuidados, y por eso nosotros, tal cual establece la Unión Europea y tal cual nos trasladan desde el propio Ministerio de Derechos Sociales, hemos basado ese primer trabajo, que además está yo creo con una financiación bastante potente, en desarrollar un proyecto piloto que será, pues, esa hoja de ruta que al final nos guíe en esa construcción de un nuevo modelo de cuidados en nuestra tierra.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, consejera.

Turno para el Grupo Mixto. Señora Espino.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, presidenta. Señorías, señora consejera.

Este proyecto de viviendas colaborativas es uno de esos programas que usted ha estado, pues, anunciando a bombo y platillo durante los últimos meses.

Y precisamente yo por eso me interesé por esa cuestión, le solicité documentación por escrito para saber qué proyectos de vivienda compartida se habían puesto en marcha en Canarias o se van a poner en marcha en los próximos meses, y la respuesta que me daba su departamento hace solo unos días es que la única acción concreta que se ha llevado a cabo hasta ahora es no varias jornadas, señora consejera, es una jornada celebrada en la isla de Tenerife, en Santa Cruz de Tenerife, el 16 y 17 de diciembre del año pasado. Pero ni un solo proyecto de vivienda colaborativa que se vaya a poner en marcha. Si no, díganos usted dónde, en qué municipio, con cuántas personas, qué apoyo reciben del Gobierno, porque si no todo esto podría parecer, señora consejera, bueno, pues un proyecto que suena muy bonito pero sin duda también una cortina de humo para tapar que no se está ejecutando o lleva un retraso importante el plan sociosanitario de Canarias, que sí es un proyecto concreto, con unas plazas concretas por las que están esperando miles de familias.

Y le digo, a mí el proyecto me interesa, por eso le pregunté por él, y me gustaría que me comentara de los objetivos que su departamento me dijo que tenía este programa cuál se ha cumplido a día de hoy.

Porque, miren, esos 6 millones de euros ustedes tenían previsto gastar, según su propio calendario, que son fondos europeos y si no se gastan hay que devolverlos, tenían previsto gastar en el año 2021 1 500 000 euros, y digo yo que unas jornadas en Tenerife de dos días no costarían un 1 500 000 euros, señora consejera.

Por tanto, me gustaría saber qué objetivos se están cumpliendo de este plan. Uno de los objetivos es ceder uso de suelo, edificios o comprarlos para su posterior cesión mediante convenios a largo plazo con cooperativas de mayores, ¿cuánto suelo se ha cedido?, ¿cuántos edificios?, ¿en qué lugares concretos?, ¿cuántos convenios se han firmado a día de hoy con cooperativas de mayores?

Otro de los objetivos es prestar ayudas a familias con escasos recursos económicos que quieran acceder a este modelo. La pregunta es ¿cuántas ayudas se han concedido a día de hoy a familias que quieran poner en marcha este modelo?

Otro de los objetivos, colaborar en la financiación de los proyectos, pues a día de hoy saber cuántos proyectos de cohousing, o vivienda colaborativa, está financiando el Gobierno de Canarias o va a financiar de alguna manera.

Y la última pregunta, otro de los objetivos, según la propia documentación que me facilitó su departamento es reducir trabas burocráticas entre administraciones para poner en marcha estos proyectos. ¿Qué trabas burocráticas se han eliminado?, porque llevan un año ustedes con este proyecto... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Un minutito más.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Por tanto, por tanto, señora consejera, más allá de vendernos las bondades de las viviendas colaborativas, bondades en las que podemos coincidir, ¿qué hay de real en este proyecto?, si no, parece ser, una vez más, uno de esos proyectos suyos, de sus políticas, de mucha propaganda, de mucha publicidad, pero de escaso contenido o de ningún contenido hasta este momento.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora Espino.

Turno para la Agrupación Socialista Gomera.

Adelante, señora Mendoza, cuando quiera.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidenta. Buenas tardes, señorías. Buenas tardes, también, a la señora consejera.

Señorías, en Canarias hay más de sesenta mil personas mayores de 65 años que viven solas, a los que también hay que sumar que la población canaria mayor de 65 años asciende actualmente a más de trescientas veinte mil personas. Cifra, además, que en el año 2030 se calcula que ascenderá a más de quinientas mil personas. Además, por ejemplo, en el caso de islas como La Gomera un 21 % ya de la población tiene más de 65 años. Incluso, la proyección es que en el año 2027 sean más de ciento veintidós mil las personas mayores de 80 años en las islas.

La realidad es que estos datos reflejan que nos enfrentamos a un auténtico reto demográfico que, además, no solo tiene que afrontar Canarias sino un reto demográfico que tiene que afrontar el conjunto del país, una situación que demuestra la importancia que cobran las políticas centradas en la búsqueda de soluciones para mejorar la calidad de vida de nuestros mayores.

Desde nuestro grupo parlamentario consideramos que precisamente las viviendas colaborativas pueden ser una gran alternativa para que todas aquellas personas mayores que no deseen envejecer solas tengan la oportunidad de disfrutar los últimos años de su vida en compañía bajo la modalidad de un proyecto, pues, de convivencia comunitaria.

Recientemente, además, desde los grupos que conformamos el Gobierno hemos presentado enmiendas al proyecto de ley de sociedades cooperativas de Canarias con el objetivo de establecer el régimen de las llamadas cooperativas de viviendas colaborativas por su carácter marcadamente social y solidario, de forma que se resuelvan las lagunas jurídicas que existían hasta el momento y se pueda impulsar el cohousing en Canarias. Una modalidad, además, por cierto, que incluso puede servir también para descongestionar centros públicos de día, centros residenciales e, incluso, centros sociosanitarios y poner al alcance de las instituciones competentes la posibilidad de lograr reubicar a muchas de las personas que se encuentran en estos centros y poderlas incorporar en este tipo de viviendas colaborativas que, además, personas, evidentemente, que sus circunstancias y su autonomía personal lo permitan y permitan convivir perfectamente con otras personas afines a su modelo de vida.

Desde nuestro grupo parlamentario entendemos que estamos ante un proyecto que puede ser sumamente positivo para impulsar la autonomía, la calidad de vida, las relaciones humanas, la integración social e, incluso, puede servir para recuperar y fijar la población en las islas y evitar, por tanto, su despoblación, que es una realidad que actualmente estamos presenciando a pasos agigantados.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora diputada.

Turno para Sí Podemos Canarias, señora Del Río, cuando quiera.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Gracias, presidenta. Buenas tardes, señora consejera.

La verdad que le agradezco mucho al compañero esta iniciativa, que me habría gustado yo, de hecho estaba trabajando, pero, bueno, voy a intentar resumir.

Nos parece sumamente importante, interesante que se pongan estos modelos de vivienda colaborativas, cohousing, como lo queramos llamar, ya sobre la mesa en Canarias, teniendo en cuenta la debilidad en cuanto a las camas que tenemos de residencia y teniendo en cuenta lo caduco de ese modelo que hace que las personas se encuentren mucho más solas, más dependientes, porque va más a los cuidados de la tarea que el cuidado de la persona.

Afortunadamente en Canarias, y no desde ahora sino desde hace ya unos cuantos años, surgieron movimientos como cooperativas, asociaciones, para poner en marcha este tipo de proyectos que, según nos hemos ido reuniendo y hablando con ellas, han ido teniendo reuniones con la consejería en distintas ocasiones, también han participado en la nueva ley de cooperativas, que es muy importante porque muchos de los modelos, en los que se van a poner en marcha en principio en Canarias son cooperativas, pueden ser distintas opciones, pueden ser empresas, pueden ser otro tipo de entidades, pueden ser incluso iniciativa públicas. Pero el que está poniéndose en marcha ahora con más fuerza de los seis que están trabajando, dos de los cuales ya son cooperativas y tienen los propios terrenos para empezar el proyecto, son modelos colaborativos.

Les voy a dar unas líneas de lo que dicen ellos que son, y me parece muy interesante: "Somos un grupo de personas que no queremos vivir de forma individualista. El 17 de diciembre del 2016 nos constituimos en asociación sin ánimo de lucro con el objetivo de dar el primer paso en la formalización del grupo. Hemos realizado talleres en los que debatimos ampliamente los principios y valores en los que deseábamos que se basara nuestra convivencia futura. De estos debates salió el siguiente decálogo: un lugar sin barreras, un lugar con alimentación sana, un lugar donde nos sintamos en equidad, un lugar que potencie la autonomía personal, un lugar donde se den respuestas a las necesidades dentro de los recursos de la comunidad, un lugar donde participar en sociedad, un lugar donde seguir aprendiendo, un lugar donde hacer relaciones intergeneracionales, un lugar donde conservar la independencia, la libertad y la privacidad y un lugar donde sentirse útil".

Desde luego es un ideario que parece muy atractivo, y aquí algunas personas estamos muy enamoradas de estos proyectos, igual de aquí a un año soy yo la que viene a contarles cómo nos va, porque de verdad que tenemos mucho interés.

Pero también nos dicen las necesidades estas cooperativas, y les voy a sugerir algunas porque creo que es el momento de también escuchar. Piden ayuda a la financiación, campañas de información, formación, divulgación y sensibilización sobre el modelo de vivienda colaborativa en cesión de uso, que sería una de las opciones; cesión también de suelo público, que podría ser también interesante y esto se podría tratar con los municipios; facilidades para la adquisición de suelo; medidas de agilización y priorización de trámite urbanísticos; identificación del suelo público potencial para el desarrollo de este tipo de proyectos. Esto nos parece importante. Y después también desarrollo normativo, ya se está haciendo lo de las sociedades cooperativas, la vivienda, urbanismo... (corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional) vivienda, urbanismo y cesión de uso del suelo público es especialmente necesario desarrollar también los cambios normativos que permitan dar cobertura y agilizar la iniciativa de cesión en uso de suelo público. Esto ya existe en otras comunidades autónomas que nos llevan avanzadilla, Málaga es una de las que tiene.

Además, creo que incluso es muy interesante desde el punto de vista económico también de creación de empleo para Canarias, porque no solamente nos puede abastecer de las plazas que necesitamos para cuando seamos mayores para nosotros mismos y nuestros autocuidados, también incluso puede ser un foco especial de gente que venga de otros territorios, de otras comunidades autónomas e incluso de otros países que fijen como su lugar de residencia este tipo de modalidad y que eso se haga en Canarias, con lo cual eso también genera economía y genera empleo y genera todo lo que significa tener gente, y además, cuando hablamos de la tercera edad es un sector con cierto potencial adquisitivo, que también eso influye. Se trata también de generar espacios de barrio.

Y nos comentaban también la necesidad de hacer un registro de cooperativas de vivienda colaborativa que la ciudadanía...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Muchas gracias.

Turno para el Grupo Popular, señor Suárez.

Adelante.

El señor SUÁREZ NUEZ: Gracias, presidenta.

Los cohousing se basan en la ayuda mutua, eso no cabe duda: el consumo colaborativo, el ahorro energético y también el respeto por el medio ambiente.

El cohousing es un fenómeno que poco a poco está ganando peso en el mercado residencial como una alternativa a las viviendas tradicionales y también a la falta de plazas de centros sociosanitarios; se basa en la compaginación de espacios privados en los inmuebles con amplias zonas comunes para potenciar el consumo colaborativo entre los vecinos. El cohousing o vivienda colaborativa es un modelo de vivienda social que ha nacido, principalmente, como respuesta a la dificultad que tienen numerosos colectivos de la sociedad, es un modelo que establece la unión de un grupo de personas para diseñar sus casas a su medida, compartiendo los espacios y servicios comunes, en resumen, está basado en el consumo colaborativo y, a diferencia con las urbanizaciones, en este caso se reducen los espacios privados para potenciar los comunes.

Señora consejera, usted habla de 6 millones de aquí a 2023, nos gustaría al Grupo Popular que en la próxima intervención que tenga nos pueda contar a todos los que aquí estamos cuáles son esos proyectos que tiene previsto financiar con ese presupuesto y dónde, lógicamente, se van a llevar a cabo.

Para que el cohousing funcione tiene que haber un fuerte sentido comunitario, por eso tiene que crearse con personas afines y, si me permite, con la misma filosofía de vida, y eso cuesta mucho encontrarlo, pero, bueno, no por eso se va a dejar de intentar.

Creo además, señora consejera, que el cohousing ha venido para quedarse. Darle la espalda al cohousing es darle la espalda al siglo XXI. Pero es verdad también que para ponerlo en marcha es necesario regular el cohousing en nuestra tierra. Mire, en el trabajo que se está haciendo sobre la ley de sociedades cooperativas de Canarias, creo que todos los grupos hemos acordado enmiendas para regular este tipo de convivencia, como el objeto y finalidad social, la construcción por fases o promociones, una auditoría de cuenta, disposiciones específicas sobre las personas socias. O sea, si bien ha venido para quedarse, lo que tenemos que hacer desde la comunidad autónoma es regular. Y por eso nosotros... (corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional) presidenta. Nosotros desde el Partido Popular creemos en esta nueva forma de convivencia, creemos también que hay que apoyarla, pero también creemos que no debemos dejar de lado otras alternativas que, como usted bien sabe, están paradas.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señor diputado.

Turno para el Grupo Nacionalista Canario, señora Valido.

Adelante.

La señora VALIDO GARCÍA: Buenas tardes, señorías.

Efectivamente, estamos ante un modelo que combate la soledad, que evita el aislamiento y que es positivo, necesario y demandado por un número importante de personas mayores que son autónomas, independientes y en el 90 % de los casos con recursos económicos. Es un porcentaje muy pequeño de la población y desde luego un porcentaje aún más pequeño si lo comparamos con las personas mayores que en este momento tienen necesidad de recursos y de servicios para los que el cohousing no sirve. De las 9000 personas que en este momento están esperando, si hacemos un análisis, pocas personas podrían ver resuelta su vida en un sistema de cohousing y además es incompatible con la ley de dependencia, que no se puede financiar a una persona que vive sola, con amigos, con recursos y con propiedades, ningún tipo de prestación.

Nosotros no estamos en contra del modelo. Creemos que hay personas para ese modelo, por supuesto que las hay. Pero nos parece que en este momento ni es la demanda, ni es la prioridad, ni es la necesidad de los mayores en Canarias. Y cuando oímos hablar de que vamos a 400 000 mayores, la cifra que nos ha dado la propia consejera, pues nos cuesta entender cómo se van a hacer viviendas colaborativas para 400 000 personas en el territorio, cuando no somos capaces de desbloquear el planeamiento para un centro sociosanitario. Y nos cuesta entender cómo van a vivir esas personas mayores, con un altísimo porcentaje con demencias y con problemas de alzhéimer en una vivienda colaborativa, cómo se les va a atender, quién les va a atender. Porque entre otras cosas la mayoría de los centros que tenemos en Canarias tienen enormes problemas para acreditarse, porque la Administración es tremendamente exigente en cuanto a espacios, infraestructuras, a medidas, a profesionales, para poder recibir una ayuda.

En enero de este año conocimos que el plan estatal de vivienda va a subvencionar hasta el 50 % estos proyectos de viviendas colaborativas. Y lo celebramos. Si hay iniciativas en Canarias para ello, que reciban la subvención y que sigan adelante con ese proyecto. Me decía el alcalde de Breña Alta que tiene un proyecto al que le han cerrado todas las puertas. No sé cuál es el interés y la prioridad con este asunto, porque cuando algunos se acercan a la Administración les dicen que para eso no hay nada, y ahora la consejera nos habla de 6 millones de fondos europeos.

En definitiva, es un modelo válido para un perfil de personas, con unas circunstancias, con una autonomía, con unos recursos. No resuelve el problema de demanda de servicios y prestaciones. He oído decir que puede ayudar a resolver la demanda de plazas. Nada tienen... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional). Nada tienen que ver las personas que están demandando las plazas de atención sociosanitaria -no, yo no he dicho que usted lo haya dicho (dirigiéndose hacia la señora consejera de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud, Santana Perera)- con las personas que pueden vivir en un sistema de vivienda colaborativa. Nada tienen que ver, no resuelven el problema, en absoluto resuelven el problema. Y además en esta sociedad, señorías, lo que tenemos es que trabajar juntos para que la gente pueda vivir en su casa, con la ayuda a domicilio que necesita, para que en los entornos rurales puedan seguir con sus animales, con sus mascotas, con sus vecinos y con la venta de toda la vida, con la ayuda a domicilio que necesitan, con los trasportes adaptados que necesitan. Porque tenemos una sociedad que tiene unas necesidades que si resolvemos les van a garantizar una vida muchísimo mejor que la de ninguna vivienda colaborativa. Y no hay más que acudir a nuestros pueblos en cualquiera de nuestras islas. Y porque además hoy resulta que nuestros mayores no solo... (corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Vaya concluyendo.

La señora VALIDO GARCÍA: La mayoría de nuestros mayores ahora mismo no se quedan solos, sino que a esta edad les vienen todos los nietos a vivir a casa.

Gracias. (Aplausos y palmoteos desde los escaños).

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora Valido.

Turno para el Grupo Socialista.

Adelante.

La señora TEJERA RODRÍGUEZ: Gracias, presidenta, buenas tardes, señorías. (El señor presidente se reincorpora a su lugar en la Mesa).

Señorías, el envejecimiento es una realidad incontestable que es necesario afrontar a corto, medio y largo plazo. Es fruto del éxito de nuestra democracia y un logro de nuestro Estado del bienestar. En Canarias, según el Istac, los mayores de 65 años son el 16,54 % del total, con una tendencia ascendente hasta prever para 2049 que sea un 36,8 %, lo que significa que uno de cada tres mayores tendrá más de 80 años.

A pesar de ello, para los socialistas y las socialistas canarias, el envejecimiento no representa un problema, sino un reto. Un desafío de las políticas públicas que debemos abordar de manera transversal, como el resto de etapas de la vida. La pandemia de COVID mostró a la sociedad española en toda su crudeza la realidad de una buena parte de las residencias de mayores, tanto públicas como privadas. El impacto del virus fue agresivo, muy agresivo y letal. Ya lo comenté en mi intervención en el pasado pleno, Canarias acusó menos el golpe, pero, ¿por qué? Por la coordinación y el esfuerzo del Gobierno y el trabajo coordinado. La existencia de una población longeva y envejecida que va en aumento es objeto de nuestro Gobierno de preocupación y ocupación, y más con la limitada oferta de plazas en residencias con que se cuenta en las islas desde hace mucho tiempo.

En el actual escenario convergen la necesidad de seguir incorporando los servicios y recursos que den una respuesta lo más personalizada posible, por ello es necesario incrementar las plazas residenciales y seguir mejorando el cuidado en su entorno familiar, la ayuda a domicilio y respiro familiar, entre otros, que garanticen el bienestar y la calidad de vida de nuestros mayores. Pero hay que seguir avanzando y apostando por otros modelos de recursos para nuestros mayores. Por eso, el Grupo Parlamentario Socialista aplaude la creación de una partida presupuestaria para la habilitación de soluciones de viviendas colaborativas para personas mayores que puedan diseñar o decidir la forma como quieren vivir, dejando atrás la soledad impuesta por las circunstancias personales o el actual estilo de vida de las familias, a veces dispersas, a cambio de una convivencia, colectividad, que no debe implicar la pérdida de autonomía o la capacidad de cada mayor, si bien en ningún caso hay que descartar la debida atención al resto de perfiles y demandas sociales antes mencionadas.

El Grupo Parlamentario Socialista, señora consejera, la anima a seguir trabajando por una apuesta decidida por el envejecimiento saludable y que en la última etapa de la vida las personas mayores puedan decidir dónde y cómo quieren vivir.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora diputada.

Turno para el grupo proponente, señor Campos.

Adelante.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Gracias, señor presidente, señorías.

Bueno. 20 segundos para intentar aclarar algo. Cuando se trae algo a esta tribuna sobre un modelo, sobre una iniciativa, sobre una propuesta, por cierto, como casi siempre, donde la ciudadanía va por delante de las instituciones públicas, el planteamiento no es sustituir todo lo que hay por ese modelo, el planteamiento es empezar a acompasar el ritmo de lo que la sociedad civil ya ha empezado a avanzar para que las instituciones no volvamos a llegar 20, 30, 40 años antes.

Dicho esto... porque obviamente, además, en mi primera intervención dejaba claro que el principal objetivo era retrasar siempre, todo lo máximo posible, el abandono del propio hogar y del entorno, porque son dos elementos esenciales. El hogar incluso podría llegar, que es la idea, en cierta medida también de la vivienda colaborativa, seguir manteniendo ese espacio de privacidad y de hogar, pero es cierto que en muchas ocasiones su entorno, el entorno familiar, el entorno donde se ha crecido, es mucho más difícil.

Por eso, cuando se habla del plan Canarias te Cuida, hay 15 iniciativas específicas para intentar adaptar cada una de ellas a un modelo concreto. Por supuesto que la residencia, y sobre todo con la demanda actualmente que existe, el modelo residencial es una parte, nunca el de macro residencias, yo creo que en eso ya hemos alcanzado un consenso todos, yo creo que ese es un elemento ya importante. Por supuesto también el de la atención a domicilio, el del refuerzo para intentar garantizar que la gente no tenga que abandonar su hogar.

Pero no siempre es así, y cuando no siempre es así, hasta ahora, las alternativas generalmente eran muy pocas, y es cierto que hay una parte relacionada con la vivienda colaborativa que puede dar la sensación de que, o tienes muchos recursos, o no vas a poder hacerlo y yo, precisamente, es la parte en la que coloco este escenario, coloco esta comparecencia en la consejera de Derechos Sociales y no en el consejero de Vivienda, y explicaré a continuación por qué. Pero creo que es importante situarnos.

Se han dado aquí algunos datos ya, pero para que entendamos hacia dónde estamos yendo. Datos del INE del año 2021, volvemos a alcanzar un nuevo récord, un nuevo máximo de envejecimiento del 129 %, ¿qué se entiende por 129 % hablando de este parámetro?, que 129 mayores, 129 personas son mayores de 64 años por 100 jóvenes menores de 16 años, 129 mayores de 64 por 100 menores de 16, a nivel estatal. ¿Sabe cuánto había en el año 2020? Estaba en el 125,7, 125 mayores, mayores de 64, por 100 jóvenes menores de 16, 3,4 puntos. Pero nos vamos a Canarias. Estamos en una situación un poquito mejor, ¿por qué?, porque en el año 2021 había 126 frente a 129 en el Estado mayores de 64 por 100 jóvenes menores de 16. ¿Dónde está el problema? Que un año antes eran 119 mayores de 64 años por 100 menores de 16. A nivel estatal en el último año, 2021, se creció en 3 puntos, a nivel de Canarias hemos crecido 7 puntos, la progresión es tremendamente preocupante.

Luego hablaré del reto demográfico, que es otra variable que creo que nos da oportunidad también este aspecto para analizarlo.

En 2035 todas las previsiones del INE dicen que en Canarias una de cada cuatro personas serán mayores de 65 años. Obviamente cuando estamos hablando de esto, vuelvo y reitero, no significa que todos tengan que irse ni a macroresidencias ni que tengan que estar en un sistema de vivienda colaborativa. Ojalá que la inmensa mayoría puedan seguir en su propia vivienda.

Lo importante es que las administraciones empecemos a generar las condiciones para que la mayor parte de la población pueda elegir el modelo, partiendo siempre de una premisa y es que nadie, absolutamente nadie en función de sus recursos, quede desprovisto de una plaza, de un espacio, de un modelo alojativo lo más parecido a un hogar. Esa debe ser la premisa de cualquier administración pública.

Por eso, cuando hablamos de esa convivencia en comunidad que representa la vivienda colaborativa hay un elemento que es esencial, y por eso lo planteamos desde la perspectiva de derechos sociales. Además de buscar el espacio donde van a vivir y convivir y van a envejecer el elemento esencial es que forman comunidad, y esa es la parte en la que yo quiero poner el foco de atención, forman comunidad, tienen procesos participativos, procesos de autogestión. Y este es un elemento absolutamente esencial que cambia un poco el paradigma frente al modelo residencial que hasta ahora se ha vivido, sobre todo en las macroresidencias.

Y aquí planteo ya la primera cuestión, ¿por qué no trasladar en la medida... o una parte importante del sistema de autogestión de la vivienda colaborativa a la dirección de las residencias? La primera premisa, obviamente, es pasar de residencias de 600 plazas a residencias de 60-80-120 plazas, si no obviamente es mucho más complejo ese proceso; la distribución espacial de las propias residencias, que puedan tender más hacia el modelo de vivienda colaborativa, integrándola en distintos espacios, de tal forma que podamos asemejarnos más a ese sistema. Pero volviendo al planteamiento de que más allá de que obviamente debe de haber una dirección, esa dirección deba estar absolutamente participada. Ya hay residencias que trabajan en este formato, se trataría de profundizar mucho más en el mismo.

Las ventajas que tiene el modelo de vivienda colaborativa, ya se han planteado muchos, muchas veces, en muchas ocasiones anteriores, permite elegir con quién quieres vivir y convivir y envejecer, erradica la soledad, recupera las relaciones de vecindad, que ojo, en muchas ocasiones, lo digo por no mitificar ningún modelo, cuando te quedas en tu casa no siempre mantienes las relaciones de vecindad ni siquiera con tu propia familia, y en estos espacios casi es forzado al final, a la hora de compartir los espacios comunes de esparcimiento, de sanitarios, sociosanitarios, de alimentación, donde se permite también en ocasiones, digamos, esa relación, promueve un envejecimiento activo, es otro de los elementos esenciales, permite compartir espacios y generar servicios, y es una buena forma en definitiva de graduar la intimidad y la convivencia, que creo que es un aspecto muy importante.

No voy a entrar en el ámbito del reto demográfico, al final el tiempo va corriendo, pero sí hay tres aspectos que creo que son importantes y es también ahí donde quiero enfocar esta situación desde la perspectiva de derechos sociales... (corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo) amplio, en el que también todos tenemos un desconsenso, hablamos de la reducción de la huella de carbono...

El señor PRESIDENTE: Un momento, señor Campos, para añadirle un minuto.

Adelante.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Muchas gracias.

Reducción de huella de carbono por distintos aspectos, no me voy a detener tampoco ahí, porque sería una variable mucho más amplia, pero sí en dos que creo que son importantes.

La reducción del gasto público que desde las administraciones se harían en un formato que es el hasta ahora existente, pero no para ahorrar dinero al, digamos, a la Administración pública sino para ver qué parte de ese dinero que hasta ahora iba a un modelo podemos destinarlo a gente que decida vivir con este formato, eligiendo en cierta medida, aunque no tengan todos los recursos, y puedan acceder con los recursos que antes se daban para generar macroresidencias, por poner un ejemplo, para desarrollar este sistema.

Pero también el de la planificación urbanística, y aquí entran los ayuntamientos, la posible cesión de suelo para que algunas personas con tiempo, sin tener aunque sea muchos recursos o dando tu vivienda a cambio de luego poder desarrollar este espacio que vas a compartir con las personas que en la etapa final de tu vida tú quieres hacerlo... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Sí, perdón, señor Campos, concluya, por favor.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Sí, finalizo.

... lo digo porque, vuelvo y reitero, yo preferiría quedarme donde yo vivo, pero de repente hay gente que vive en una octava planta, de repente ya sus hijos no viven ni siquiera ahí y ni siquiera en ese municipio, a lo mejor ni en la isla, muchos de sus vecinos a lo mejor ya no están, de repente al lado justo lo que tienen es una vivienda de alquiler vacacional. Digo esto porque tenemos que tener la perspectiva mucho más amplia de que no hay modelo perfecto, de que debemos de trabajar para generar las condiciones, pero que sea al final cada uno quien decida cómo envejecer.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Campos.

Turno de cierre para la señora consejera.

La señora CONSEJERA DE DERECHOS SOCIALES, IGUALDAD, DIVERSIDAD Y JUVENTUD (Santana Perera): Muchas gracias al señor Campos y a todas las personas que han intervenido a lo largo de esta comparecencia.

Creo que se han hecho apuntes, algunos que son importantes esclarecer y otros con otras ideas que se han lanzado con las que estoy muy de acuerdo como el que cohousing no es una solución al déficit de plazas sociosanitarias que tiene la comunidad autónoma, eso es una realidad. Pero, como bien decía tanto la portavoz del Grupo Parlamentario Sí Podemos como la portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, cuando uno llega a su etapa de envejecimiento no se convierte de nuevo en menor de edad y alguien tiene que tomar las decisiones por ti, las personas cuando llegan a...

El señor PRESIDENTE: Silencio, señorías, por favor.

La señora CONSEJERA DE DERECHOS SOCIALES, IGUALDAD, DIVERSIDAD Y JUVENTUD (Santana Perera): ... a esta etapa de sus vidas son capaces de decidir qué quieren hacer con su vida, cómo quieren envejecer y ahí es donde tenemos que darles respuestas, donde tenemos que darles alternativas y de eso trata este nuevo plan Canarias te Cuida, en hacer a la gente más autónoma, en demostrar que tienen capacidad y mayoría de edad para poder decidir qué hacer con sus vidas. Pero, evidentemente, las líneas de trabajo del plan Canarias te Cuida son múltiples y por eso tenemos un gran abanico a la hora de ofrecer alternativas a nuestras personas mayores y a las no tan mayores, porque ahora explicaré que algunas son de convivencia entre generaciones, incluso, y que ofrece esta nueva construcción del nuevo modelo de cuidado de la comunidad autónoma.

Por supuesto que damos respuesta a ese déficit que tenemos en infraestructuras sociosanitarias incorporando, por ejemplo, 72 millones de euros para este fin, fondos que no solo van a ir destinados como tradicionalmente se ha hecho a trabajar conjuntamente con los cabildos insulares en la construcción de nuevas plazas sociosanitarias, sino incluso, decíamos el otro día, lo mencionábamos en la comisión en respuesta al señor Suárez, que también parte de esos fondos se van a destinar directamente a trabajar y ejecutar con los ayuntamientos, cosa que hasta el momento no se había hecho, siempre había sido de manera colaborativa con los cabildos, incluso también con entidades del tercer sector.

Por otro lado, otra de las líneas de trabajo es la de viviendas compartidas, los edificios intergeneracionales, a los que hacía referencia antes, donde personas que están en su plenitud, en su juventud van a poder compartir experiencias de vida y se van a poder enriquecer mutuamente en su día a día cotidiano y en su experiencia vital con personas mayores. En esto no solo vamos a invertir en edificios intergeneracionales de nueva creación, una línea de más de diez millones de euros, en un principio, les explico, estamos trabajando la compra de estas infraestructuras a través de la empresa Visocan, estamos también trabajando con los Servicios Jurídicos de la propia consejería y de la propia empresa pública para ver si es viable esta opción, la compra de esa infraestructura a través de Visocan, y la idea sería poner una experiencia piloto en la isla de Tenerife y otra en la isla de Gran Canaria, siendo posible, si así nos lo permite el dinero, depende también de los precios de mercado, incorporar también algún otro edificio intergeneracional en una isla no capitalina. Pero también, al margen de esto, queremos trabajar en la experiencia de personas mayores que viven en soledad, tienen ya su propio piso, su propia vivienda en propiedad y...

El señor PRESIDENTE: Señora consejera, espere un segundo.

Señorías, les pido un poco de silencio porque hay un runrún en el hemiciclo que hace complicado seguir la intervención de la consejera.

Gracias.

La señora CONSEJERA DE DERECHOS SOCIALES, IGUALDAD, DIVERSIDAD Y JUVENTUD (Santana Perera): ... y están en disposición de poner alguna habitación pues para facilitarla para que puedan convivir en su vivienda con personas que lo soliciten y cumplen un perfil y unos requisitos, que ese es el trabajo que va a hacer la Consejería de Derechos Sociales, ese trabajo de buscar perfiles que pidieran coincidir, que tuvieran similitudes y que la convivencia vaya a ser agradable. Esa es otra de las líneas de trabajo a la cual vamos a destinar 1 300 000 euros.

Por otro lado, también el programa de apoyo a la permanencia en el hogar.

Como decía el señor Campos, muchas de las personas mayores, si pueden elegir, prefieren quedarse en su vivienda siempre que sea posible. Por eso, queremos avanzar hacia una teleasistencia de los nuevos tiempos usando domótica, usando automatización del hogar con tecnología punta y estamos trabajando para ello, no solo para el botoncito rojo en caso de emergencia sino algo adaptado a los nuevos tiempos, que te mida la tensión, que mida si se ha tomado o no la medicación la persona, si ha acudido a su cita médica, si ha dejado encendida la luz, el gas, la cocina... Eso se puede hacer, a día de hoy, con la tecnología de hoy que tenemos. Y para esto vamos a destinar más de dieciocho millones de euros.

Y ya quiero contestar al respecto del cohousing algunas dudas que me lanzaban. Me decían que en qué municipios estábamos trabajando, estamos trabajando, especialmente y más que nada porque como decía el señor Campos, con los proyectos que ya las entidades del tercer sector estaban desarrollando, y el más avanzado que tenemos es en el... (corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional) -disculpe, señor presidente- en el municipio de Arucas. No obstante, el próximo lunes hemos convocado al resto de municipios que así lo desean y que tengan proyectos donde podamos desarrollar cohousing, por lo tanto le invito al alcalde de Breña Alta a que también participe en esta reunión porque por supuesto nosotros estamos encantados de esa cooperación para poder sacar adelante esta líneas de trabajo que tiene el Gobierno.

Además, nos va a favorecer mucho la ley de cooperativas que se está tramitando ahora mismo en el Parlamento, esa enmienda que ha presentado el Grupo Podemos para aquellos terrenos destinados a fines sociales puedan ser destinados también para el cohousing. Esto nos abre un abanico de posibilidades tremendo y nos va a facilitar muchísimo las cosas.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora consejera.

Hemos finalizado esta comparecencia.