Diario de Sesiones 134/2022, de fecha 27/7/2022
Punto 1

10L/C/P-0986 COMPARECENCIA DE LA SEÑORA CONSEJERA DE ECONOMÍA, CONOCIMIENTO Y EMPLEO, SOBRE LA REPERCUSIÓN DE LA RATIFICACIÓN DEL CONVENIO 189 DE LA OIT EN CANARIAS, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO SÍ PODEMOS CANARIAS.

El señor PRESIDENTE: Con la comparecencia de la señora consejera de Economía, Conocimiento y Empleo, sobre la repercusión de la ratificación del Convenio 189 de la OIT en Canarias, a petición del Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias.

Tiene la palabra el señor Marrero.

El señor MARRERO MORALES: Buenos días, señorías. Buenos días, señora consejera.

Ayer terminábamos con una cuestión de trabajo de los jóvenes y hoy comenzamos con otra cuestión que tiene que ver con un sector, fundamentalmente, feminizado, altamente feminizado y de población en gran parte extranjera que a nivel internacional tienen mucha importancia y en el Estado español muchísima. Por tanto, la comparecencia es sobre la repercusión de la ratificación del Convenio 189 de la OIT en Canarias.

Entró en vigor este convenio el año 2013 y el Gobierno de coalición de Unidas Podemos y el PSOE, a través de la ministra Yolanda Díaz, que dirige el Ministerio de Trabajo y Economía Social, ha iniciado el proceso de ratificación, hubo ya su acuerdo en el Consejo de Ministros, envío a las Cortes Generales, y tenemos un año para la ratificación.

Dignificar el empleo doméstico es el objetivo de este convenio procurando el trabajo decente para las trabajadoras del hogar, regulando la igualdad de trato de las empleadas domésticas con el resto de personas trabajadoras, asegurando para ellas descanso, vacaciones y el derecho a la protección frente al desempleo. Es decir, que en definitiva esto serían los objetivos fundamentales.

Cuando se pregunta eso de que ¿qué es el trabajo doméstico?, hay que definirlo para luego poderlo regular y legalizar. El Convenio 189 define trabajo doméstico como el trabajo realizado para o dentro de un hogar o varios hogares. Este trabajo puede incluir tareas como limpiar la casa, cocinar, lavar y planchar la ropa, el cuidado de los niños, ancianos enfermos de una familia, jardinería, vigilancia de la casa, desempeñarse como chófer de la familia e, incluso, cuidar de los animales domésticos, es decir, una amplia gama de funciones.

Desde el sindicalismo los movimientos sociales, desde Unidas Podemos y desde Sí Podemos Canarias durante este tiempo hemos denunciado en muchas ocasiones la falta de acción para proteger a las empleadas domésticas, uno de los colectivos más vulnerables actualmente. Su trabajo ha sido sistemáticamente invisibilizado, aunque paradójicamente es, a su vez, de los más esenciales para el sostenimiento de la sociedad, y así lo vimos en los tiempos de pandemia y lo vemos en cualquier momento porque es el que permite que las personas puedan dedicarse a otras cosas mientras otros se dedican a trabajar en la casa o atender a sus familiares. Sin cuidados no hay vida posible y estas mujeres han sacrificado tiempo y esfuerzo, incluso, dedicación a sus propias familia, para conseguir que otras mujeres se incorporen al mercado laboral o para mejorar la calidad de vida de otras personas.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en febrero pasado, ha asegurado que en España se discrimina a las trabajadoras del hogar al no tener posibilidad de acceder a la prestación por desempleo, esto también ha acelerado el proceso, esa sentencia el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Y precisa este tribunal que la normativa española contraviene el derecho de la Unión Europea en la medida en que dicha disposición sitúa a las trabajadoras del hogar en desventaja particular con respecto a los demás trabajadores y no está justificada por factores objetivos y ajenos a cualquier discriminación por razón de género, esto es lo que dice el Tribunal de la Unión Europea. Recuerda, además, este tribunal que constituye una discriminación indirecta por razón de género, una situación en que una disposición aparentemente neutra sitúa a personas de un sexo en desventaja respecto a personas de otro.

Una trabajadora de Vigo interpuso un recurso en el juzgado de lo contencioso-administrativo no solo por no tener acceso a la prestación por desempleo sino a todas las ayudas sociales supeditadas a este contexto, y el juez del caso pues lo elevó al Tribunal de Unión Europea.

Por tanto, yo quisiera destacar en esta primera parte la importancia de las luchas sociales, de las luchas sindicales, la importancia de que los trabajadores y trabajadoras nos organicemos en sindicatos de clase, no amarillistas ni corporativos, para respaldar reivindicaciones y luchas colectivas sin desdeñar en absoluto acudir a los tribunales de justicia como única medida complementaria de estas luchas, no como la única sino como una más, nunca sustitutivas de las luchas. Y por tanto no se puede dejar solo en manos de los jueces... (Se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Marrero.

Turno para el Gobierno.

Adelante.

La señora CONSEJERA DE ECONOMÍA, CONOCIMIENTO Y EMPLEO (Máñez Rodríguez): Muy buenos días, presidente; muy buenos días, señorías.

Me sumo a su reivindicación final, y que sea la mía inicial, de ese sindicalismo de clase, tan importante para que podamos ir conquistando derechos, seguir conquistando derechos, y sobre todo que no tengamos retrocesos en los derechos conquistados por los trabajadores y trabajadoras.

Yo creo que este proceso de iniciación de la ratificación de este convenio es uno de esas razones que dan -valga la redundancia- razón de ser a estar en política, ¿no?, a la hora de aportar ese plus para transformar la sociedad, para corregir injusticias y sobre todo para dignificar a las personas.

Por lo tanto, me siento especialmente orgullosa por esta decisión que ha tomado el Gobierno de coalición de ratificar este convenio, un convenio que vamos con once años de retraso en ese proceso de ratificación, por lo tanto, estamos ante una decisión histórica, que afecta fundamentalmente a mujeres, como señalaba su señoría, muchas de ellas migrantes, por lo tanto, mujeres en situación de mayor vulnerabilidad.

Han sido diez años de reivindicaciones por parte del colectivo de mujeres, y digo mujeres trabajadoras en el hogar porque en el caso de Canarias de las 9958 personas dadas de alta en el régimen especial el 93 % son mujeres, hay un 7 % de hombres. Por lo tanto, como pasa en otras ocupaciones, nos encontramos ante una ocupación profundamente feminizada y muchas de estas ocupaciones profundamente feminizadas son también muchas de las que se encuentran más infravaloradas en nuestra sociedad.

Y estamos, como bien decía su señoría, ante una ocupación, un trabajo que incluye tareas que son esenciales en nuestro día a día, hablamos de esas tareas de cuidados, vivimos en una sociedad que en vez de valorar los cuidados los infravaloramos y con esta ratificación vamos a corregir esta injusticia con este colectivo de trabajadoras. Tareas de cuidados de nuestro día a día, aquí todas y todos pues tenemos unos derechos que nos asisten como trabajadores y trabajadoras, seguro que muchos y muchas de nosotras tenemos personas contratadas en nuestro hogar para facilitarnos muchas de esas tareas, pero es que los derechos que nos asisten a quienes estamos aquí no asisten en este caso a las trabajadoras del hogar, y muchas veces somos invisibles ante esa realidad que nos rodea.

Por lo tanto, estamos ante un hito histórico que por fin España, después de once años, ratifique este convenio que va a dignificar, va a mejorar los derechos, va a reconocer sin duda un hecho fundamental, que es ese derecho a la prestación por desempleo y otras prestaciones, subsidios a los que se tiene derecho cuando se acaba con esta prestación contributiva.

El propio convenio recoge y reconoce un papel muy importante a la negociación, como no puede ser de otra manera, en cuestiones también invisibles hasta este momento que tienen que ver con la seguridad e higiene en el trabajo, ¿no?, se tiene que negociar, se tiene que acordar, esas enfermedades profesionales que se tengan que recoger, específicas de las tareas y ocupaciones de estas mujeres, que tienen en muchas cosas paralelismo con otras como Las Kellys, cuando hablamos de tareas de limpieza, etcétera, pero que tienen que tener su reconocimiento propio dentro de la especificidad y la singularidad de un trabajo también que se desarrolla en un entorno complejo de controlar que es el interior de los hogares, lo cual añade también una complejidad a la hora de actuar de la forma en que habitualmente se actúa en materia de prevención de riesgos laborales.

Ya durante la pandemia, y siendo consciente el Gobierno de España de la especial vulnerabilidad de este colectivo al no tener derecho a una prestación por desempleo, se estableció un subsidio extraordinario por falta de actividad, fueron varios los subsidios extraordinarios para atender singularidades de colectivos específicos, que se pusieron en marcha durante la pandemia, muchas de estas mujeres tuvieron que dejar lógicamente el trabajo, pero se encontraban en una situación de menor protección frente al resto de trabajadores que se veían amparados por otra serie de mecanismos.

Por lo tanto, medidas singulares que han venido demostrando el compromiso, porque este era además un compromiso del gobierno de coalición. Se está dando cumplimiento también al acuerdo de legislatura alcanzado entre el Partido Socialista y Unidas Podemos, en algo que era un compromiso desde luego esencial, porque, insisto, estamos dignificando un trabajo una ocupación que es esencial en nuestro día a día y que carecía de esos derechos mínimos.

Importante también en relación a esto que estamos diciendo, porque es verdad que en 2011, siendo ministro Valeriano Gómez, se aprobó el real decreto 1620/2011, por el que se empezaron a adoptar medidas, y ya aquí llegábamos 25 años tarde, es decir llevamos con un colectivo que sus conquistas está costando alcanzarlas, pero que las estamos consiguiendo y eso es lo importante y es el mensaje que tenemos. Hoy ya con ese real decreto se estableció, por ejemplo, que cobrasen el salario mínimo interprofesional, y que el pago en metálico, con un contrato, no contratos verbales, porque la situación de discriminación previa era muchísimo mayor. Pues qué importante, qué importante ha sido, este es uno de los casos claros cuando decimos que la subida del salario mínimo interprofesional hasta llegar a los 1000 euros está dignificando el trabajo de muchísimas personas y colectivos en este país y este es un caso claro porque lo que se establece es ese salario mínimo y que esta subida beneficia especialmente a este colectivo, y el derecho a dos pagas extras, etcétera.

Por lo tanto, señorías, y seguro que ya en la segunda intervención y cuando intervengan el resto de grupos tendremos oportunidad de seguir profundizando, pero me quedo con la idea de que estamos ante una conquista... (corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional) ante una conquista histórica para dignificar un trabajo una ocupación profundamente feminizada y que además afecta en cuanto a contratadores y contratadoras o empleadores empleadoras a esferas esenciales de nuestra vida y por lo tanto merecen todo nuestro reconocimiento y todo nuestro apoyo a la hora de esta conquista alcanzada.

Muchísimas gracias.

El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra el Grupo Mixto.

El señor FDEZ. DE LA PUENTE ARMAS: Gracias, señor presidente. Señora consejera.

Tras décadas de reivindicaciones lideradas por las organizaciones de trabajadores del hogar el Congreso de los Diputados ratificaba a principios de junio, con 341 votos a favor, ningún rechazo y una abstención, el convenio para las empleadas de hogar, también conocido como Convenio 189 de la OIT.

El convenio sobre los trabajadores domésticos de 2011 establece unos derechos mínimos para este colectivo, y establece cuestiones como el derecho a periodos de descanso diarios y semanales, a percibir un salario mínimo o a gozar de protección efectiva contra toda forma abuso, acoso y violencia. Sin embargo uno de sus artículos más relevantes, el 14, señala que los Estados al ratificar este convenio para las empleadas de hogar deberán -y cito- adoptar medidas apropiadas, a fin de asegurar que disfrutan de condiciones no menos favorables que las condiciones aplicables a los trabajadores en general con respecto a la protección a la seguridad social.

Este hecho significa que se garantiza el acceso a los trabajadores del hogar al paro. Algo que hasta ahora no sucedía, pues las empleadas de hogar no cotizaban por ese empleo por el carácter especial de su relación laboral.

Igualmente hasta la fecha tampoco cotizaban el fondo de garantía salarial, por lo que tampoco podían percibir salarios o indemnizaciones de este fondo si su empleador era insolvente.

Finalmente y en materia de riesgos laborales, estas empleadas también estarían más desprotegidas hasta la ratificación del Convenio 189 que otros trabajadores, ya que el artículo de ley que lo regula contempla expresamente que esta ley no es aplicable a las relaciones laborales de carácter especial del servicio del hogar familiar.

Por lo tanto, y a juicio de Ciudadanos, entendemos positivo, muy positivo este hito, ya que la ratificación del convenio para empleadas de hogar supone, de hecho, la adquisición de todos estos derechos. Pero también queremos significar que el hecho de que España ratifique este convenio no significa automáticamente sea de aplicación, sino que se compromete a cumplir con ese estándar mínimo, ya que tiene un plazo de doce meses para que entre en vigor. La ratificación del convenio para las empleadas de hogar es importante si de verdad hay un compromiso real del Gobierno de España de llevar a cabo lo ratificado en el Congreso de los Diputados y mejorar estas condiciones. Por lo tanto, esperamos y deseamos que se lleve a cabo a la mayor brevedad el desarrollo reglamentario necesario para garantizar su cumplimiento, dotándolo de la correspondiente ficha financiera y adaptando las medidas necesarias a fin de asegurar que las trabajadoras domésticas, como los demás trabajadores en general, disfruten de condiciones de empleo equitativas y condiciones de trabajo decentes, algo que sin duda también tendrá su repercusión en nuestras islas.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario de la Agrupación Socialista Gomera.

Adelante.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señor presidente, muy buenos días, señorías, muy buenos días, señora consejera.

Sin duda, este convenio que entró en vigor en el año 2013 deja en evidencia que hasta ahora no se había hecho el trabajo como se tenía que haber hecho, España no se había adherido para dignificar y también regularizar el trabajo de los empleados y empleadas domésticos, más bien podríamos decir empleadas, ya que el 93 %, como usted dijo, en Canarias, son mujeres, y así poder reconocerles una serie de derechos, como son los descansos, las vacaciones, protección ante eventuales despidos, prestaciones por desempleo, la adecuada cotización y así un largo etcétera de derechos, porque hasta ahora muchas veces no solo no se le reconocían sino que luego no eran respetadas por aquellos que las empleaban.

Todos conocemos la dureza de este trabajo, también el señor Marrero describía en qué consistían esos trabajos, que son arduos, duros, y que es realizado en España por más de 1,5 millones de trabajadores o trabajadoras, y que solo cotizan 300 000, supone, obviamente, una cifra muy baja en comparación a la gente que realiza este trabajo. Eso crea una terrible desigualdad, obviamente también una injusticia de género y es algo que hay que corregir cuanto antes.

En abril, el Consejo de Ministros remitió a las Cortes Generales este convenio para su ratificación y ya el pasado mes de junio se cumplió con esta reivindicación histórica que viene a cubrir esa inseguridad jurídica, esa falta de cobertura, porque, como algunos ejemplos que ya se han puesto, no cotizaban y cuando llegaba la jubilación a lo único que tenían derecho, y con suerte, es a una pensión no contributiva, al no estar aseguradas ante un accidente o cualquier enfermedad sufrían esas desavenencias, al no tener un contrato se les podía despedir sin ninguna indemnización ni pago, ni siquiera derecho al paro y, por lo tanto, esto llevaba también a un fraude fiscal y a la evolución o la emergencia de una economía sumergida.

Señora consejera, el primer paso era ratificar este convenio, ahora yo creo que hay que trabajar en dignificar al sector, esto es fundamental, acabar con esa alegalidad, también efectuar regularizaciones y sanciones para quienes no contraten estos servicios y yo creo que los pasos que tenemos que dar ahora va a ser mucha pedagogía y concienciación de la población, también información para estas trabajadoras y trabajadores para que conozcan también sus derechos, y a mí me gustaría preguntarle, señora consejera, que qué actuaciones van a acometer en cooperación con el Gobierno del Estado en este sentido, porque no solo basta con aprobar las medidas, sino también hay que hacer que se cumplan, y en eso es fundamental también esa cooperación entre las diferentes administraciones.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.

Tiene la palabra, señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Gracias, señor presidente, buenos días, señorías, señora consejera.

Señorías, si yo les dijera que un país va a ratificar el derecho a un colectivo fundamentalmente de trabajadoras, cientos de miles de trabajadoras, que le obliga a reconocer el paro de esas trabajadoras, que obliga a reconocer la protección de esas trabajadoras frente al acoso, el abuso y la violencia en el trabajo, el derecho a recibir... algo tan subversivo como el derecho a recibir por escrito las condiciones del trabajo, el control de las horas que efectivamente desarrollan, que elimina la figura del desistimiento, que controla la legalidad del salario por manutención y alojamiento y que garantiza las condiciones de seguridad y salud en el trabajo y que además garantiza el salario mínimo.

Si yo le dijera que un país va a aprobar o se va a adherir a un convenio internacional para garantizar esto seguramente que estaríamos pensando en un país de a saber dónde y probablemente de principios del siglo XX o finales del siglo XIX. Pero la realidad es que estábamos hablando de España y que estábamos hablando del siglo XXI, año 2022. Porque esa es la realidad hasta no hace mucho, cierto es que afortunadamente en algunos momentos, en los últimos años, décadas, se han ido corrigiendo algunas cuestiones de algunos de los colectivos más importantes, más invisibilizados, pero que efectivamente han desarrollado y desarrollan una tarea absolutamente fundamental.

Por tanto, acabar con la precariedad, garantizar los servicios, digamos, los elementos esenciales en el ámbito del trabajo, garantizar la seguridad laboral, garantizar los derechos en todos los ámbitos, el derecho a un salario digno, en definitiva, la seguridad laboral en todos sus parámetros, creo que era obviamente una exigencia y creo que es un salto importante que tendría que haber sido hace ya algunas décadas, al menos hace once años, pero creo que es uno de los grandes también éxitos de este Gobierno.

Por tanto hay un colectivo que cada día va a tener garantizadas mejor sus condiciones. Eso no quita que sigamos siendo, digamos, coherentes, y sigamos siendo conocedores de todavía una realidad importantísima de economía sumergida en este ámbito. Se habla de un millón y pico, pero datos más objetivos, hay trescientos y tantos mil, 355 000 dadas de alta, pero la EPA, que es un dato mucho más objetivo, habla de 550 000. Entonces, estamos hablando de cerca de, como mínimo, 165 000 personas en economía sumergida en este momento. Son muchísimas más, muchísimas más, pero si vamos a datos oficiales este sería uno absolutamente determinante.

Y luego una cuestión que también creo que es importante recalcar, quienes a día de hoy están desarrollando esta actividad. Obviamente, hay hombres, pero la inmensa mayoría son mujeres, pero tenemos que reconocer que la inmensa mayoría son mujeres también llegadas al conjunto del territorio español, es decir, personas migrantes, aquellos que algunos dicen que vienen a robarnos los empleos, y que en el fondo al final vienen a desarrollar tareas que una parte de nuestra sociedad no quiere realizar, pero que es imprescindible para seguir realizando. Lo digo para reivindicar, por supuesto, los derechos laborales en su conjunto, para reivindicar los derechos de manera específica de la mujer en el ámbito laboral y seguir avanzando en ese ámbito, y de manera más específica todavía de la mujer migrante de nuestra tierra y su contribución al desarrollo también del conjunto de España, pero mirando de manera autocentrada a nuestra tierra, de Canarias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Campos.

Turno para el Grupo Popular.

El señor ESTER SÁNCHEZ: Gracias, señor presidente.

Señorías, señora consejera.

Es evidente que el sector de las trabajadoras del hogar es un sector que se ha percibido siempre, y hasta hace... realmente hace poco, y con este convenio evidentemente, bueno, pues, se quita ese lastre, como esa actividad al final, bueno, pues secundaria, y que no estaba realmente valorada como realmente se merecía en el mercado laboral.

Y no es que ahora el Gobierno de España, el Gobierno de izquierda, progre, guay, que todo el mundo piensa que es, vaya a poner esto en funcionamiento porque se les ha ocurrido a ellos, ya lo dijo el señor portavoz de la Agrupación Socialista Gomera, lleva nueve años, y es por una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea que declara este asunto como un caso de discriminación indirecta sobre el 95 % de las mujeres que trabajan en este sector. Por lo tanto, es gracias a una sentencia del tribunal superior de la Unión Europea por lo que se va a, bueno, pues ratificar este convenio.

Es evidente que además hay pruebas palpables que esto es así, porque durante la pandemia que vivimos fue uno de los últimos colectivos de los cuales recibieron ayudas y se pudieron medidas en funcionamiento. Y eso que el Partido Popular siempre, bueno, pues ha trabajado bajo la premisa de que las reformas que presentaron y reformas adoptadas para las medidas COVID tuvieron un... no tuvieron ese efecto negativo sobre este sector, es más, al final las ayudas en una media nacional llegaron a una media de un 10 % a estas trabajadoras y llegaron encima tarde. Por lo tanto, totalmente discriminadas.

Hay un dato claro, y es un dato importante. Desde el año 2018, que es cuando llegan el Gobierno socialista al Gobierno, ha caído 41 000 empleos del hogar menos con respecto a lo que había antes. Se reflejaban 550 000 personas de alta en actividad en hogares, pero solamente 380 000 fueron afiliadas a la Seguridad Social, o sea, una de cada tres no está afiliada a la Seguridad Social, evidentemente esto había y hay que combatirlo, por supuesto que sí, tenemos que estar todos afiliadas a la Seguridad Social. Ocurrió, que era lo más grave, un señor como el señor Echenique, que tenía a la señora empleada del hogar pues evidentemente no en las condiciones que se debería de tener, y gracias a esto pues evidentemente vamos a luchar contra ello.

Por lo tanto, señorías, yo entiendo que estamos en la línea y que el Partido Popular es el primero que va a apoyar esta ratificación. Pero para preservar este empleo debemos también hacer políticas paralelas. Usted habló de la subida del salario mínimo interprofesional, también ha habido un 36 % de subida en las cotizaciones, y esto ha propiciado también que se destruyan 30 000 empleos en el sector del hogar, ¿por qué?, porque para mantener este empleo en el sector del hogar hay que apoyar a las familias, señorías, y las familias son aquellas que mantienen también este empleo, y para ello hay que tener ayudas con mayores deducciones... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia concede un tiempo adicional) deflactar impuestos, bajar impuestos, o sea, lo que le están pidiendo incluso muchas asociaciones de empleadas del hogar, medidas que también ha propuesto el Partido Popular.

Por lo tanto, señora, señorías y señores del Gobierno, si queremos también ayudar a este colectivo, si queremos ayudar también a este sector, no solamente tenemos que hacer ratificaciones, evidentemente como este convenio, sino también hacer políticas que ayuden a las familias para seguir manteniendo sus puestos de trabajo, porque realmente son aquellos que más también lo necesitan.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor diputado.

Turno para el Grupo Nacionalista.

Adelante.

El señor DE FELIPE LORENZO: Muchas gracias, presidente.

Buenos días, señorías; buenos días, señora consejera.

Bueno, yo creo que es bueno que se haya traído esta iniciativa, ¿no?, que se haya traído esta comparecencia para hablar de un sector que sí es verdad que siempre ha estado discriminado en la política laboral, en el sentido de que siempre se ha sacado una legislación específica cuando reúnen los mismos requisitos como trabajadores que cualquier otro trabajador. Es verdad que esta política específica de empleadas del hogar va necesariamente unida con la necesaria, valga la redundancia, conciliación familiar porque son muchas las familias que necesitan empleados del hogar, precisamente, porque necesitan de esa conciliación familiar.

Una norma, un convenio, el 189 de la Organización Internacional del Trabajo, que yo también considero que tardó mucho en ratificarse en el Congreso de los Diputados y, evidentemente, tenemos que tener el máximo respeto hacia esa decisión que se ha tomado en el Congreso los Diputados de aprobar, de adherirse a todos esos puntos del convenio que vienen a mejorar muy mucho esa situación de empleadas del hogar.

Pero aquí también estamos, y yo lo voy a traer a colación, para defender a las instituciones y aprovechar las oportunidades que tenemos en esta tribuna de oradores para defender a las instituciones, para defender las leyes, para defender la democracia, para defender el estado derecho.

Y esa mayoría en el Congreso de los Diputados, señores de Sí Podemos Canarias que la presentan hoy, es una mayoría igual de válida que la mayoría que aprueba el 60 % del descuento, del 60 % para los palmeros y palmeras, y es una mayoría que tiene que ser respetada, recuerden cuando ustedes en las calles hablaban de la casta y decían que había que ir a las instituciones y había que tener las mayorías necesarias para controlar la casta en la que ustedes ahora están, porque ustedes ahora están en el Gobierno de España. Por tanto, intenten convencer a sus socios de Gobierno de que respeten las decisiones del Congreso de los Diputados porque es una decisión adoptada por mayoría, digan lo que digan, encanten a las serpientes que encanten, realmente esto es una decisión totalmente válida, soberana del Congreso.

Señora consejera, estos días pensaba que algo que le ha pasado bueno en esta legislatura es usted venir del Congreso de los Diputados al Ejecutivo, así no ha tenido que votar nunca en contra en esta legislatura de los intereses de los canarios y canarias.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor diputado.

Turno para el Grupo Parlamentario Socialista Canario, señora Mendoza.

Adelante.

La señora MENDOZA REYES: Gracias, presidente. Buenos días, señorías. Buenos días, señora consejera.

Hace pocas semanas conocíamos la práctica unanimidad a favor de la ratificación del Convenio 189 de la OIT por parte del Congreso de los Diputados, una cuestión histórica demandada por las empleadas del hogar y que nos sitúa, por fin, en el siglo XXI de los derechos laborales de este colectivo. Esa práctica unanimidad es la que hace que la gente vuelva a creer en la política del país.

Este convenio regula una cuestión tan básica como la igualdad de trato de las empleadas domésticas con el resto de personas trabajadoras asegurando para ellas descanso, vacaciones y el derecho a la protección frente al desempleo. Nada más y nada menos que dignificar el empleo doméstico.

Desde hace muchísimo años este trabajo ha sido invisibilizado, como bien ha definido el señor Marrero en su turno intervención, y sus condiciones han sido especialmente duras y precaria.

En el año 2020, con razón del confinamiento y a causa de la pandemia, las trabajadoras domésticas acabaron, muchas, en la calle, sin protección, sin prestación y sin ningún tipo de amparo. La ratificación del Convenio 189 de la OIT es especialmente importante por lo que supone en materia de igualdad de género y, por supuesto, de integración y respeto de los derechos de las personas inmigrantes.

Y hablo de empleadas domésticas en femenino porque el último estudio determinaba, y usted lo acaba de ratificar señora consejera, que el 93 % del colectivo de empleadas del hogar son mujeres, aproximadamente 400 000 afiliadas a la Seguridad Social, y otras 150 000 sin dar de alta.

Y habló también de personas migrantes, porque muchas de ellas son inmigrantes y se encuentren en situación de especial vulnerabilidad, y eso también queda recogido por el convenio y es que regula que las condiciones también de repatriación de las trabajadoras domésticas migrantes y al fin de su contrato. Se asegura, por otro lado, la libertad de los trabajadores para alcanzar acuerdos con su empleador sobre su residencia en el lugar de trabajo o los periodos de descanso y a la conservación de sus documentos de viaje e identidad.

La ratificación de este convenio por parte de España supone que el Estado se compromete a velar por los derechos de las empleadas del hogar y entre estos derechos se encuentran cuestiones tan básicas como el derecho de la prestación por desempleo, como ya decía, el derecho a recibir por escrito las condiciones de trabajo, el respeto o en la protección frente al acoso, abuso y violencia en el trabajo, el control de las horas de presencia, eliminar la figura del desistimiento, controlar la legalidad del salario por manutención y alojamiento, garantizar las condiciones de seguridad y salud en el trabajo o garantizar el salario mínimo, incluir la actividad en la ley de prevención de riesgos laborales y, sobre todo, garantizar la percepción del salario, como mínimo, una vez al mes limitando, por supuesto, como es práctica habitual en este tipo de relaciones laborales, la remuneración en especie.

Que se ratifique el convenio no quiere decir que esté todo el camino hecho, debemos seguir trabajando en pro de la regulación el salario de las cotizaciones de estas empleadas, además de apostar y trabajar por conseguir un sistema garantista sólido y profesional de cuidados. Son medidas que después de once años le otorga derechos a un colectivo históricamente ignorado e invisibilizado y creará un escudo de protección jurídico, laboral y social y, cómo no, siempre con el impulso de un gobierno progresista.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno para el grupo proponente, señor Marrero.

El señor MARRERO MORALES: Señorías, en esta segunda parte de la comparecencia y antes de comenzar me gustaría homenajear, en nombre de las cientos de miles de personas que han trabajado durante toda su vida en el servicio doméstico, pues a una de ellas, a Genoveva Morales González, mi tía Veva, que en los años de la posguerra, siendo una niña, la trajeron a servir a una casa en Santa Cruz hasta su muerte, sirvió a tres generaciones de personas y murió, desgraciadamente, sin ver reconocidos sus derechos totalmente, como lo pueden estar viviendo en estos momentos toda esta gente.

Por tanto, quisiera centrarme en una cuestión, que es que esta firma, esta ratificación por parte de la OIT... (ininteligible), lógicamente, requiere ahora el que el Gobierno del Estado desarrolle normativa al respecto, la consensue, la acuerde en la mesa de diálogo social, etcétera, pero sobre todo que la desarrolle para que empiece a tener vigencia y comiencen a ejercer sus derechos. Es una cuestión de justicia, de cumplimiento de nuestros compromisos en materia de derechos laborales, sin dejar atrás a las trabajadoras del hogar. En el mes de marzo, el dato de personas afiliadas a este régimen era de 378 466, realmente dos tercios, tal vez en torno a los dos tercios, se calcula que pueden ser los que estén mínimamente regularizados, con lo cual podríamos estar hablando en este momento de un número que puede acercarse a las 550 o 600 000 personas trabajando en este sector a lo largo y ancho de todo el Estado español.

Durante la pandemia, por primera vez en la historia del Ministerio de Trabajo y Economía Social, se habilitó un subsidio que les daba cobertura por desempleo, llegó este subsidio a más de 44 000 trabajadoras, pese a las dificultades por las particularidades de afiliación especial y cotización. En este tiempo también la inspección de trabajo y Seguridad Social, y esto es muy importante, ha puesto en marcha dos campañas específicas para regularizar todos los salarios como las cotizaciones de este colectivo y adaptarlos a las subidas sucesivas del salario mínimo interprofesional hasta los actuales mil euros.

En la primera campaña, en 2021, más de 32 000 empleadas del hogar vieron mejoradas sus condiciones retributivas y laborales, con regularizaciones de sus cotizaciones gracias a la inspección de trabajo, a la actuación de un Estado que no es neutro, de unos instrumentos del Estado que se posicionan en una dirección determinada. En la actual campaña ya van por más de 20 000 nuevas regularizaciones. A nivel mundial se calcula que hay en torno a 260 millones de trabajadoras a domicilio, con una protección legal insuficiente y una posición negociadora débil, lo que conduce a un aislamiento y a la invisibilización, como decía la consejera, de sus problemas. 35 países han ratificado hasta ahora, de los 183 Estados miembros que están en la OIT, han ratificado el Convenio 189.

Entre los derechos por los que el Estado se compromete a velar con la ratificación del Convenio 189 de la OIT voy a desgranar algunos de ellos. La protección frente al acoso, abuso y violencia en el trabajo, el derecho a recibir por escrito las condiciones de trabajo, que antes hacía alusión alguien también a esas condiciones verbales que se suelen dar con frecuencia, el control de las horas de presencia, eliminando la figura del desistimiento, es decir, del despido sin alegar causa alguna, el controlar la legalidad del salario por manutención y alojamiento, los periodos de descanso diario y semanal y vacaciones pagadas anuales, ese descanso semanal de 24 horas consecutivas, garantizar las condiciones de seguridad y salud en el trabajo, el salario de referencia es el mínimo interprofesional para 40 horas semanales en 14 pagas con jornada completa, y si es en media jornada, de 4 horas al día, pues la mitad. Si el salario es por día, el equivalente es de unos 31,66 euros al día, y por hora 7,43 euros la hora. Sobre estas cantidades, si una persona es la parte trabajadora no debiera aceptar nada por debajo, y si es la parte empleadora, jamás debería ofrecer menos que eso.

El salario en especie, alojamiento, manutención, será como máximo el 30 % del salario total y debe figurar en el contrato y en la nómina, garantizando siempre que como mínimo se recibe en metálico el equivalente al salario mínimo interprofesional. Se tiene derecho a dos pagas extraordinarias al año, tanto a tiempo completo como parcial. Si es por horas deben estar ya incluidas en el salario. Es obligatorio disponer de una nómina, trabajos a tiempo completo, parcial o por horas. El tiempo de presencia, si se ha acordado con el empleador que se compensa con dinero, como horas normales de trabajo, la cuantía debe aparecer también en la nómina.

El trabajo del hogar y de los cuidados es un sector feminizado, antes daba la consejera los datos, por tanto, no lo voy a repetir, pero también es un sector refugio para mujeres desempleadas de todas las nacionalidades que acceden al mercado laboral por primera vez o que se reincorporan al mismo. Y si las normas no lo solucionan y el control de la inspección es un sector con precariedad para el futuro, como lo es actualmente en el presente.

Todas sus pensiones, incapacidad permanente, jubilación, viudedad, orfandad, son las más bajas de todo el sistema. El 65 % de sus pensiones de jubilación necesitan complementos a mínimos.

El Estado español ha ratificado hasta ahora 133 convenios y un protocolo, siendo así el país que más instrumentos internacionales ha firmado, otra cosa es que los haya cumplido a posteriori.

Es absolutamente imprescindible la reforma de la ley de extranjería, para le regularización de más de 500 000 personas que residen en nuestro país en situación irregular. Y esto va relacionado también con el cumplimiento de esta normativa en el Estado. Empleadas del hogar, temporeros del campo, trabajadores del transporte o de la construcción, que hoy están trabajando sin papeles en este país, sin terminar de regularizarse.

270 000 trabajadores inmigrantes al año necesitaríamos hasta 2050 y además continuar con el aumento de los salarios para facilitar así la integración de las mujeres en el mundo del trabajo. (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional).

Para terminar. El cuarto pilar del estado del bienestar, primero la sanidad, la educación, otro es la jubilación también, y el otro el derecho individual y universal a los servicios de atención a familias, infancia, adolescencia, ancianos, dependientes, etcétera.

Con la ratificación de los convenios 177, del trabajo a domicilio, y 190, sobre la violencia y acoso, y además con la ratificación del Convenio 186, sobre trabajo decente para las trabajadoras y trabajadores domésticos, se salda una deuda histórica, que demuestra el compromiso del Estado español con la justicia social y la dignidad de las personas, y se garantiza una protección contra la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, que es trasversal y con perspectiva de género, inclusiva y feminista, respetando los derechos humanos, la justicia social y el trabajo decente para todas.

El señor PRESIDENTE: (Sin micrófono).

La señora CONSEJERA DE ECONOMÍA, CONOCIMIENTO Y EMPLEO (Máñez Rodríguez): Gracias, presidente.

Igual que antes retomaba y comenzaba mi intervención haciendo suyas sus palabras en defensa del sindicalismo de clase, ahora quiero recoger también a partir de una expresión que ha utilizado, la política no es neutra. Nada lo es en esta vida y menos cuando afecta a las personas y cuando afecta a los derechos. Y yo como feminista, todas las feministas, mujeres y hombres feministas, siempre reivindicado el valor de los cuidados, qué importante si esos cuidados computasen, como tienen que computar, dentro de nuestro producto interior bruto, aparte de mejorar las condiciones de trabajadores y trabajadoras.

Y por eso en ese la política no es neutra se demuestra con la ratificación de este convenio y la inmediata puesta en marcha de los trabajos para hacer cumplir efectivamente este convenio donde está el valor de las políticas que está desarrollando que ha venido desarrollando el gobierno de coalición.

Yo me quiero centrar en este tema, aquí se han hecho otras alusiones, pero creo que estamos ante una cuestión que tiene el valor suficiente para dedicarle todo el tiempo de la intervención. Pero sí simplemente decir que mis compañeros y compañeras del Congreso de los Diputados defienden, yo no digo más que el resto pero desde luego defienden a esta tierra y pongo absolutamente todo mi reconocimiento en el trabajo de mis compañeros y compañeras socialistas en el Congreso de los Diputados, siempre en defensa de los intereses de Canarias.

En segundo lugar, y entrando para seguir desarrollando el tema que nos ocupa, yo escucho a veces a algunos portavoces del Partido Popular y no sé si tienen amnesia selectiva o bipolaridad política, cuando hacen algunos planteamientos. Porque en 2011 Valeriano Gómez, hablaba antes del decreto donde se impulsaron las primeras mejoras en relación a este colectivo, establecía que quedaba un plazo hasta 2013 precisamente para comenzar el estudio de lo que supondría el que las trabajadoras de este régimen especial pudieran cobrar la prestación por desempleo, tuvieran derecho al paro. ¿Y qué pasó entre 2011, último gobierno de Zapatero, y esta aprobación? El Gobierno del señor Rajoy y del Partido Popular que estuvo negando durante todo ese tiempo la posibilidad de cumplir ese decreto que había aprobado el Gobierno de Zapatero. Y ahí está los Diarios de Sesiones, con los argumentos que daban sus señorías del Partido Popular para no molestarse ni siquiera en estudiar la viabilidad de que las trabajadoras del hogar tuvieran derecho a la prestación por desempleo. Igual con otro gobierno ya hacía tiempo que las mujeres trabajadoras del hogar hubiesen tenido derecho a esa prestación, pero no pasa nada, señorías, ahora hay un Gobierno que no es neutro, nada neutro, que se compromete con las personas y va a corregir esa discriminación histórica, y no porque lo dijera la sentencia, porque ya estaba en el compromiso de gobierno de las fuerzas que apoyamos y que conformamos el Gobierno de España.

En relación a otras cuestiones que se han empleado, que son importantes, ¿no?, esto hay que cumplir, efectivamente, hacer todo el desarrollo, se ha hablado del papel de la inspección de trabajo, muy importante, en Canarias esas inspecciones específicas que se han desarrollado para regularizar salarios y cotizaciones, en Canarias se analizaron 1965 contrataciones y en 1402 se detectaron salarios desactualizados, que no se ajustaban a las subidas del salario mínimo interprofesional, no solamente que aprobar leyes, sino que garantizar que esas leyes después se cumplan, además, salario mínimo interprofesional que no quiso apoyar el Partido Popular, argumentó que iba a destruir empleo y allí están las cifras de crecimiento económico y de generación de empleo en España, en Canarias, con la subida del salario mínimo interprofesional.

Desde el punto de vista de otro aspecto muy importante, que tiene que ver con las medidas de seguridad y salud en el trabajo, porque aquí la gran dificultad o complejidad que nos encontramos tiene que ver con el ámbito donde se desarrolla el trabajo, que es en el hogar, no se pueden hacer, digamos, las visitas de inspección, que se realizan en cualquier empresa cuando vamos a comprobar cómo están las condiciones de trabajo, en cualquier... en cualquier centro de ocupación, pero eso no significa que no hayamos asumido el compromiso, desde el Gobierno de Canarias, a través del Icasel para que podamos hacer un trabajo de concienciación, antes también se hablaba de la importancia de dignificar y de que, como sociedad, es decir, no podemos tener a personas en nuestro entorno a las que no les garanticemos esos derechos en unas tareas que son fundamentales para la reproducción de la sociedad, como son las tareas de los cuidados. Desde el Icasel se va a llevar a cabo una labor de... conjuntamente con sindicatos y patronales, para buscar una estrategia de concienciación, de sensibilización, de elaboración de guías para que las trabajadoras conozcan sus derechos, conozcan sus derechos también, es verdad que cuesta aflorar esa economía sumergida porque hay alguien que está contratando, o no contratando, incumpliendo, y atentando contra los derechos de un trabajador o de una trabajadora cuando se hace uso de esa economía sumergida.

Que conozcan las mujeres sus derechos, ¿eh?, qué elementos le avalan a la hora de exigirlos y que conozcan también todas aquellas medidas que pueden mejorar la salud en el trabajo, la ergonomía, para que también puedan ser facilitadas por quienes les emplean, porque, a veces, no digamos que todo sea mala voluntad, a veces el desconocimiento, por parte del empleador o empleadora también, de cuál deben ser las medidas adecuadas de ergonomía y de seguridad en el trabajo puede llevar a que no se faciliten. Por lo tanto, vamos a... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Concluya.

La señora CONSEJERA DE ECONOMÍA, CONOCIMIENTO Y EMPLEO (Máñez Rodríguez): Para concluir, vamos a comprometer, nos comprometemos, a través del Icasel, con sindicatos y patronales a hacer ese trabajo de concienciación, de elaboración de guías, para que se conozcan los derechos y para que podamos abordar ese otro aspecto fundamental, histórico, que tengan el derecho al paro, pero que también seamos capaces de garantizarles esos otros derechos que tenemos los trabajadores y trabajadoras, que es el derecho a desarrollar nuestro trabajo en las mejores condiciones de seguridad y de salud en el mismo.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.

Hemos finalizado la comparecencia, vamos con la siguiente, también de la señora consejera de Economía, Conocimiento y Empleo, sobre la repercusión de la ratificación del Convenio 189 de la OIT en Canarias, a petición del Grupo Parlamentario de Sí Podemos Canarias. Perdón, esta es la que acabamos ver, disculpen.

(La señora vicepresidenta segunda, Dávila Mamely, ocupa un escaño en la sala).