Diario de Sesiones 41/2012, de fecha 12/6/2012
Punto 11

· 8L/PO/P-0299 Pregunta de la señora diputada doña Rita Isabel Gómez Castro, del Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre la propuesta esbozada por el ministro de Educación relativa a la concesión de becas al alumnado, dirigida al señor vicepresidente del Gobierno y consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad.

El señor presidente: Continuamos con el orden del día. Pregunta al señor vicepresidente del Gobierno de la señora diputada doña Rita Isabel Gómez Castro.

Tiene la palabra, doña Rita.

La señora Gómez Castro (Desde su escaño): Gracias, señor presidente. Buenos días.

Si de batallita califica el Partido Popular que toda la sociedad canaria esté en contra de una actuación unilateral del Gobierno de España, pues, supongo que de atraco a mano alzada calificarán la actitud que el Gobierno del Partido Popular está llevando a cabo con la educación pública canaria.

A partir del 20 de noviembre, a golpe de imposición, sin diálogo alguno, el Gobierno del Partido Popular ha emprendido en nuestro país una política de brutales recortes en educación. Algo que nos está llevando 40 años atrás en las aulas españolas.

S eñor consejero, sabe usted bien que en el año 2005 el Gobierno socialista convirtió en un derecho disponer de una beca quienes tenían menor nivel de ingresos. En el año 2012 el Gobierno del PP, además de bajar las becas en un 11,6%, ha anunciado que va a modificar el sistema de concesión de becas. El PP rompe así el principio de igualdad de los españoles, porque el nivel de renta no es prioridad en su concesión sino que la nota media va a ser lo que prevalezca. Lo que va a dejar a miles de jóvenes canarios fuera del sistema.

Señorías, señor consejero, al PP no le ha parecido nunca -absolutamente nunca, no ahora con la crisis, nunca- adecuado que haya tantos jóvenes estudiando en la universidad. Creen que invertir en ello es tirar el dinero. No estamos hablando de austeridad, estamos hablando de ideología clasista. Ideología clasista, pura, dura y totalmente incuestionable.

Ante esta ideología, dogmatismo, del Partido Popular, ¿cuál es la valoración que se hace desde la Consejería de Educación, desde el Gobierno de Canarias, con respecto al endurecimiento de los criterios académicos en la próxima concesión de becas para el curso que viene?

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Rita.

Señor vicepresidente del Gobierno, don José Miguel Pérez.

El señor vicepresidente del Gobierno y consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad (Pérez García) (Desde su escaño): Señor presidente. Señoría, muy buenos días.

La valoración se expresó en su momento en la conferencia sectorial que se celebró el pasado mes y desde luego fue contraria al criterio de romper la ponderación equilibrada del binomio entre las circunstancias de renta familiar y los criterios académicos (El señor presidente abandona su lugar en la Mesa y pasa a sustituirle el señor vicepresidente primero, Cruz Hernández).

Como saben, el cambio que se introduce ahora por parte del ministerio -y se introduce ahora digo en una fecha muy inoportuna- consiste en alterar los requisitos de las notas académicas para tener acceso a las becas elevando tales requisitos. Nuestra opinión -y no es solo nuestra, fue de otras comunidades también- consiste en que ni es el tiempo ni es el momento, ni siquiera era el minuto del partido correspondiente para cambiar estas reglas del juego.

Las becas, efectivamente, como se ha dicho, responden a criterios de equidad en la igualdad de oportunidades, responden también a mecanismos de cohesión social y de solidaridad, pero responden también a mayor eficiencia en el sistema educativo en la medida en que evitan la pérdida, por razones económicas, por razones de rentas no suficientes, de muchos alumnos que pueden desarrollar perfectamente sus estudios en el nivel no obligatorio que sea. Me refiero tanto en la universidad como en la Formación Profesional o en otros estudios.

El ministerio ha decidido cambiarlos. Hasta el último minuto esta comunidad, la de Cataluña o la de Castilla y León, por poner tres comunidades de signo político distinto, solicitaron al ministerio que dejara sobre la mesa, que aplazara o que anulara la exigencia de cambiar los requisitos académicos elevando las notas. No ha sido posible y, por tanto, tendrá, en mi opinión, una muy lesiva consecuencia para los estudiantes, para muchas familias. El cálculo que se hace para algunas comunidades que lo llevaron hecho a esa conferencia sectorial es demoledor.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor vicepresidente.

¿Señora diputada? (La señora diputada indica que no va a hacer uso de su segundo turno.) Renuncia.