Diario de Sesiones 41/2012, de fecha 12/6/2012 - Punto 27

· 8L/C-0456 Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Popular, sobre incentivos a la rehabilitación turística.

El señor presidente: Comparecencias. La 456, del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Popular, sobre incentivos a la rehabilitación turística.

Don Miguel Jorge Blanco tiene la palabra.

El señor Jorge Blanco: Gracias, señor presidente. Señorías, señor consejero.

El Partido Popular, el Grupo Parlamentario Popular, le pide su comparecencia en el día de hoy para que nos informe a todos en la Cámara de cuáles van a ser los nuevos incentivos que pretende establecer el Gobierno de Canarias en relación con la rehabilitación turística en nuestra comunidad.

Sabe usted, señor consejero, que nuestra planta alojativa, tanto desde el punto de vista hotelero como desde el punto de vista extrahotelero, ha quedado algo obsoleta en algunos casos o muy obsoleta en otros, sobre todo en los lugares turísticos más tradicionales, más antiguos, por decirlo de alguna manera, como pueden ser el Puerto de la Cruz, Playa del Inglés, Arona, San Agustín, Corralejo, etcétera.

Hay nuevos espacios turísticos, bien localizados en las mismas islas, en otros lugares, o nuevos destinos turísticos emergentes, fundamentalmente en el Mediterráneo o Turquía, que compiten ya en mejores condiciones desde el punto de vista de la calidad turística con estos lugares que, si bien fueron en algún momento pioneros en la actividad turística, hoy francamente no sobrepasan -entre comillas y lo digo- la prueba del algodón, ¿no? Se necesita una fuerte inversión para mejorar sus condiciones hoteleras, para mejorar los servicios complementarios, para mejorar los equipamientos públicos accesorios a las actividades hoteleras.

De rehabilitación turística, señor consejero, llevamos hablando muchos años. Desde las directrices de ordenación sectorial del turismo del año 2003, donde ya se menciona la necesidad de acometer un ambicioso programa de renovación turística. La propia Ley 6/2009, de Medidas Urgentes, también detalla, en un capítulo completo, las distintas iniciativas previstas para la rehabilitación turística en materia de incentivos. Medidas que, a nuestro juicio, desgraciadamente no han servido para mucho, señor consejero, bien porque no han sido atractivas para el promotor y propietario sujetos a la obsolescencia o bien porque en esta crisis nos hemos quedado todos sin dinero y nadie tiene ya ganas de invertir sin saber cuál va a ser la respuesta futura del mercado turístico.

Por parte de las administraciones se ha diseñado una estrategia legal armada para facilitar la rehabilitación. Por un lado se impide la construcción de una nueva oferta alojativa, salvo algunas excepciones, y por otro lado se incentiva la rehabilitación para que todo el foco inversor y todas las sinergias económicas vayan por ese camino. Un esquema que en principio a nosotros, a nuestro grupo parlamentario, no le pareció mal, le pareció bien, pero a nuestro juicio hoy empieza a agrietarse. Se ven algunos síntomas de la necesidad de modificar la legislación, porque esto, la realidad, señor consejero, y usted lo sabe bien, se ha parado completamente la actividad.

El Gobierno -y con esto acabo, señor consejero- ha anunciado una nueva ley, una nueva ley desgajada de las leyes de carácter territorial, una nueva ley de renovación turística. Le solicito que en su intervención nos diga en qué consistirá esta nueva ley, qué incentivos se prevén para la rehabilitación turística en esta nueva ley, si esta nueva ley va a tratar otros aspectos no necesariamente dedicados a la rehabilitación turística. Y, en definitiva, señor consejero, espero con atención sus palabras para después, en fin, interpelarle con alguna otra cuestión.

Gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Miguel Jorge.

Por el Gobierno, el señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial, don Domingo Berriel Martínez.

El señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial (Berriel Martínez): Gracias, señor presidente. Señorías, buenas tardes.

En efecto, señorías, en este Parlamento hemos tenido la ocasión de destacar la importancia de la rehabilitación del espacio turístico, coincidimos en eso, como una acción indispensable para recuperar y mejorar la competitividad, la sostenibilidad, el liderazgo del sector turístico canario, considerando así sus potencialidades de excelencia. Ya el presidente en el debate de investidura destacó como objetivo prioritario del Gobierno las acciones de continuidad de la rehabilitación de las infraestructuras de la planta alojativa obsoleta, desde el convencimiento de que en esa dirección se nos está abriendo un campo de oportunidades y sabiendo que en él tenemos un enorme trabajo por delante para dar empleo y oportunidades no solo en la actividad turística sino también en el decadente sector de la construcción.

Estos proyectos a desarrollar en los espacios turísticos requieren de la suma de esfuerzos de lo público y de la iniciativa privada. Esperábamos también contar con los fondos estatales comprometidos en la presente anualidad en la Estrategia de mejora del espacio público turístico, pero lamentablemente estas cantidades fueron eliminadas de la Ley de Presupuestos. 50 millones de euros que estaban comprometidos en virtud del convenio correspondiente que desarrollaba las previsiones legales del REF en esta materia. Esperemos que podamos volver a recuperar esta inversión perdida.

Hasta el momento hemos seguido desarrollando las previsiones de la Ley de Medidas Urgentes del año 2000, priorizando la renovación y la rehabilitación de las infraestructuras de la planta alojativa obsoleta. Siempre hemos apostado por el desarrollo sostenible y por ello se adoptaron medidas que desde la prohibición de consumir el bien escaso, que es el suelo, es decir, de consumir más suelo, se incentive la cualificación del espacio turístico, modulando el crecimiento del sector y condicionándolo a la consecuencia de la rehabilitación.

Ciertamente, la cualificación turística ha tenido un fuerte impulso con la Ley 6/2009, de 6 de mayo, de Medidas Urgentes, que planteó, como sus señorías saben, un conjunto de medidas e incentivos para la renovación y mejora de la calidad de la oferta turística, así como del espacio público de los núcleos turísticos consolidados, que se han ido incorporando mediante diferentes convenios urbanísticos. A día de hoy -luego tendremos oportunidad de repasarlos- tenemos un conjunto de convenios urbanísticos firmados y algunas actuaciones iniciadas.

Ya en diversas ocasiones he informado en esta Cámara de la promoción y tramitación de los distintos planes de modernización, mejora e incremento de la competitividad del sector turístico de varios núcleos turísticos. Son instrumentos imprescindibles para poder materializar la reforma. Estos planes constituyen, señorías, un instrumento muy eficaz de tramitación abreviada que da cobertura a concretos proyectos de sustitución, de rehabilitación, de la planta alojativa o de la infraestructura turística o a los de remodelación urbanística, cuando su ejecución, como es en la mayoría de los casos, no está prevista o posibilitada con el planeamiento urbanístico municipal, pues no podríamos permitir que la falta de un planeamiento actualizado impidiera la renovación del espacio turístico y, por tanto, la mejora de la competitividad de nuestro principal sector económico.

Mejorar la competitividad del sector turístico mediante la mejora de la planta alojativa turística para que sea moderna y ajustada a la demanda ha sido también el objetivo proclamado en este Parlamento por los distintos grupos. Lo que llevó incluso a aprobar en el pasado debate de investidura una resolución instando al Gobierno a presentar un proyecto de ley para la recualificación turística que contenga los incentivos necesarios para materializar la renovación de la planta alojativa. Así, desde la experiencia de la aplicación de la citada Ley de Medidas Urgentes, la Ley 6/2009, el Gobierno ya tiene redactado, efectivamente, el anteproyecto de ley que en el próximo periodo de sesiones sus señorías podrán conocer en profundidad y debatir sobre el mismo, y participar espero que incluso en su aprobación, porque será remitido como proyecto de ley estimamos que al inicio de las próximas sesiones, del próximo periodo.

Este anteproyecto de ley, señorías, parte de la concepción de la cualificación del espacio turístico como un objetivo prioritario de la norma, que va más allá de los establecimientos privados apostando por la renovación urbana, entendiendo por tal la regeneración integral de las urbanizaciones y núcleos turísticos canarios mediante intervenciones públicas e intervenciones privadas. Incluye la renovación edificatoria pero también actuaciones de transformación urbanística, conforme a lo regulado en la legislación urbanística.

A efectos de incrementar el proceso de cualificación, se propone ajustar la gama de incentivos que la Ley de Medidas Urgentes ya preveía. No voy a desgranar aquí la totalidad del contenido del anteproyecto, porque evidentemente cuando sea -que lo será muy pronto- aprobado por el Gobierno ya lo pondremos en manos, lo pondremos en este Parlamento y, desde luego, se lo remitiremos a sus señorías, pero decir que a los incentivos en materia de plazas adicionales se añadirán también los incrementos de edificabilidad y cumplimiento de lo matizado, de los estándares de densidad de parcela, a los establecimientos que ahora proceden a la renovación, además de la posibilidad de aplicar incentivos de carácter económico. Esto tiene como consecuencia, por la experiencia que hemos tenido...; es decir, hasta ahora la incentivación iba más por el número de plazas alojativas que cualquier otra cosa y se ha visto que no solo con las plazas alojativas se incentiva sino que es necesario, para después materializarlas convenientemente, también estos otros incentivos, por lo que estamos modulando más el otorgamiento de plazas para poder aprobar otros incentivos de edificabilidad y demás. Es decir, señorías, no solo se promociona, se incentiva, la renovación edificatoria de un establecimiento alojativo siempre que cumpla unos mínimos de inversión por plaza con la autorización de plazas adicionales de hasta un 50% más a las autorizadas en el caso de hoteles o un 25% en el caso de apartamentos y además otro 25% más por cada grado, a partir de tres estrellas, que se incremente, sino que además se establecen incentivos en edificabilidad sobre la normativa establecida en el planeamiento, sin que por supuesto supere el máximo permitido en la legislación vigente. Esto se hace en función de determinados coeficientes. Así, por ejemplo, por renovación o aumento de calidad, pues, se incrementará entre un 0,2 y un 0,5% la edificabilidad normativa. También habrá un incremento por eficiencia energética equivalente al porcentaje de energía renovable que el establecimiento genere con sus propias instalaciones; habrá un incentivo por especial calidad si con la renovación se alcanza la categoría de cinco estrellas gran lujo y sus instalaciones de ocio superan el 20% de las obligatorias; y además también incluso hay una incentivación por la reducción de la huella de carbono; y los incentivos por incremento de la edificabilidad en equipamientos complementarios que se renueven podrán materializarse para usos deportivos, religiosos, culturales, de ocio, restauración, salud, etcétera.

Además, señorías, se prevé la modulación de los estándares de densidad de parcela -que es otro de los problemas que están planteando- como incentivo de la renovación, además de establecer otros incentivos por sustitución y traslado de establecimientos alojativos, en función de si se ceden al municipio los terrenos para uso público y libres de carga, que se incrementaría al 100% de las plazas, o si se dedica a equipamientos turísticos complementarios, que entonces se incrementaría el 75% de las plazas sustituidas. Pues existen núcleos o urbanizaciones turísticas que la cualificación de la oferta hace que el planeamiento disponga la conveniencia de disminuir la densidad turística, aumentar los espacios libres, equipamiento, dotaciones, etcétera.

En lo concerniente a los derechos a nuevas plazas que no se materialicen en la propia parcela, se regulará el régimen de autorizaciones con mayor precisión y se posibilitará el acceso al registro general turístico, en una sección específica de los derechos de las plazas turísticas adicionales, no utilizadas en la misma parcela objeto de la renovación o sustitución, con lo cual se garantiza la publicidad y la seguridad jurídica, además de constituir una posible fuente de ingresos a añadir a los incentivos previstos.

También para el anteproyecto de ley el logro de la cualificación turística tiene una magnitud estratégica y de interés público que no puede limitarse a las iniciativas que voluntariamente sean impulsadas desde el sector privado. Y esto tanto a los efectos de incentivos fiscales establecidos en las distintas normas estatales o autonómicas como para las obligaciones que ello comporte. Así, también la renovación de la oferta turística obsoleta constituye un deber que es necesario acometer con las indispensables ayudas por parte del sector público pero que hay que hacerlo sin la menor dilación y nadie puede tener un establecimiento sin cumplir con este deber de renovación.

En materia de planeamiento, señoría, como ya indiqué, no podemos permitir que la falta de planes generales impidan esta renovación y, por tanto, se siguen arbitrando este tipo de planeamientos especiales de tramitación abreviada que están dando un buen resultado. Hay varios de ellos ya -desde luego tendré oportunidad quizás de referirme a ellos- aprobados y otros en trámite de aprobación y también se matizan muchísimo en esta ley.

Así, señoría, habrá una mayor incentivación a la que ya tenía la Ley de Medidas Urgentes, aun sabiendo que los tiempos desde luego, efectivamente, señoría, no son los ideales para hacer inversiones por falta de...

El señor presidente: Gracias, señor consejero.

Para los turnos de los grupos, ¿Grupo Parlamentario Mixto? Don Fabián Martín.

El señor Martín Martín: Muchas gracias, señor presidente.

Señorías, los incentivos a la rehabilitación turística tradicionales con los que contaba la Comunidad Autónoma de Canarias los podíamos englobar, por una parte, dentro de la Ley de Medidas Urgentes, en su capítulo II, el que está dedicado a los incentivos y medidas para la renovación de las infraestructuras y edificaciones turísticas, y, por otra parte, el Fondo Financiero del Estado para la Modernización de las Infraestructuras Turísticas. Esos son los dos grandes bloques en los que tradicionalmente se han intentado englobar las políticas encaminadas a mejorar las infraestructuras turísticas y la calidad de las mismas en Canarias.

Dentro de la Ley de Medidas Urgentes hay tres artículos: el artículo 13, que hablaba de los convenios de sustitución; el artículo 14, que hablaba sobre el incremento de las autorizaciones previas por rehabilitación y mejora; y un último artículo 15, dentro de ese gran bloque, referido a los proyectos de sustitución, rehabilitación y reforma.

También fue objeto de debate en esta sede parlamentaria el fondo Fomit y la incapacidad que encuentran en muchos de los casos los empresarios turísticos canarios para poder ser beneficiarios de las mismas ayudas.

No obstante, señor consejero, usted es testigo, al igual que yo, de los numerosos datos, de las numerosas cifras, que en esta sede parlamentaria y en otras instituciones de Canarias se han lanzado sobre la posibilidad, la probabilidad y en muy pocas ocasiones sobre la efectividad en la rehabilitación turística. Si hacemos un repaso de la hemeroteca y de las intervenciones de los consejeros, del propio presidente o de alguna de sus señorías, veremos cómo todos somos testigos de un sinfín de números que hacen referencia a los datos sobre las camas susceptibles de rehabilitación, a los datos sobre el número de trabajadores afectos a esta probable rehabilitación, sobre el número de convenios firmados, pero todo ello siempre bajo el paraguas de la probabilidad o la posibilidad en muchos casos.

Ha hecho usted referencia en los minutos que ha tenido a la posibilidad de hablar de la ley de, como es lógico, de rehabilitación turística. Es un proyecto, señor consejero, sobre el que todavía no tenemos una tramitación circunscrita en el tiempo, que desconocemos qué plazo temporal va a llevar a esta Cámara su aprobación, pero que es una necesidad urgente para los canarios y para los empresarios canarios. Creo que es momento de que usted se comprometa al menos a dar a conocer a todas sus señorías cuál es la fecha prevista de tramitación y de aprobación definitiva de esta ley y ser un poco más prolijo en los detalles que afectan a la misma.

Hay una cuestión fundamental también, a la que usted ha hecho referencia y que no se ha sondeado en muchas ocasiones, que es la que tiene que ver con los incentivos de carácter económico-financiero o tributario que hagan todavía más atractiva la inversión a la hora de la rehabilitación turística.

En el fondo y en la forma se ha imposibilitado en muchas de las ocasiones, consejero, la inversión, y no solamente por la coyuntura económica que vivimos actualmente sino porque la tramitación administrativa para hacer viables, realistas, estas inversiones se ha topado con la realidad, como usted bien reconocía, de la no aprobación de los planes generales o insulares, que hacían inviable cumplir con los artículos 13, 14 y 15 de la Ley de Medidas Urgentes.

Consejero, yo lo único que le pido, desde el Grupo Mixto, es que nos emplace de forma certera al plazo de tramitación de esta nueva ley, al contenido de la misma y sobre todo a la capacidad que tenga el Ejecutivo de agilizar los trámites administrativos para que esa rehabilitación turística no siempre se hable en términos de posibilidad sino sobre todo de efectividad.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Fabián Martín.

Grupo Parlamentario Socialista, doña Dolores Padrón Rodríguez.

La señora Padrón Rodríguez: Buenas tardes. Muchas gracias, señor presidente.

Bien. Cuando empezamos a hablar de rehabilitación turística, siempre tendemos a hacerlo desde el punto de vista de las infraestructuras y esto ya ha cambiado incluso en las estrategias marcadas a nivel del Horizonte 2020, en Europa, y ha sido asumido también por anteriores gobiernos, no este, que la estrategia para la rehabilitación de espacios turísticos que se queden obsoletos pasa, además de por rehabilitar el espacio físico, por coordinar una estrategia que ponga en circulación y en el mercado aquellos espacios turísticos que en su momento fueron punteros y en este momento han quedado obsoletos y relegados y fuera de los circuitos del mercado.

Desde nuestro punto de vista, más que los incentivos, que es evidente que tiene que haberlos, más que las subvenciones, en las que tiene que haber un compromiso claro por parte del Gobierno del Estado, sobre todo en cuanto a la rehabilitación específica de las zonas públicas que bordean o que acogen la planta alojativa hotelera y esas infraestructuras de ocio, pues, además, desde nuestro punto de vista, lo que hay es que facilitar al empresario y a aquellas empresas que quieren invertir en los lugares que hay que rehabilitar, simplificando los trámites legales y la ordenación del territorio, facilitando esta inversión en esos sectores. Y lo digo porque he sido alcaldesa de uno de los municipios que en este momento se encuentra con una planta obsoleta y con un proyecto avalado por el Estado, por el anterior Gobierno, y que en este momento, pues, el compromiso del Gobierno estatal no está siendo firme con el mismo. Y lo digo porque nos encontramos con muchas voluntades y ganas de invertir en ese espacio a rehabilitar y con muchas trabas a la hora de poner en práctica aquellas cuestiones que iban a facilitar que entrara en el circuito de mercado, por los planes especiales territoriales turísticos de los cabildos y por los planes generales de ordenación. Para nosotros lo primero es facilitar al inversor, que hoy incluso en tiempo de crisis hay, por medio de la legislación vigente y de simplificar los trámites y la legislación que existe, el que se invierta; y, segundo, seguir una estrategia global y una coordinación entre todos aquellos, empresas públicas o consejerías, administraciones públicas y privadas, que intervienen en la misma, llámese Gesplan, Gestur o lo que sea...

El señor presidente: Muchas gracias, doña María Dolores Padrón.

No me pida imposibles. No, no se puede.

La señora Padrón Rodríguez: ...(Sin micrófono.)

El señor presidente: Sí, muchas gracias. No, porque si no después todos los turnos... Es un acuerdo este adoptado por unanimidad por todos los grupos. Lo siento.

Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, don David de la Hoz.

El señor De la Hoz Fernández: Gracias, señor presidente. Señorías, buenas tardes.

La política de rehabilitación de los espacios turísticos en nuestra tierra es vital y estratégica. Vital y estratégica porque supone para nuestro territorio una apuesta por un modelo de desarrollo vinculado con el respeto al medio ambiente y que defiende la gestión y los usos del territorio desde el convencimiento de que un modelo sostenible y sustentable en el tiempo no solo es posible sino necesario.

Señorías, creo que todos estamos de acuerdo en que la rehabilitación de los espacios turísticos supone una gran oportunidad desde diferentes puntos de vista para un territorio tan singular como Canarias. No solo desde la perspectiva de la generación de empleo sino también desde la búsqueda de la excelencia y la consolidación de nuestro destino en un mercado extremadamente competitivo.

Además, señorías, la rehabilitación turística ha sido una clara apuesta de este Parlamento, del Gobierno y de la mayoría de la sociedad canaria, que exige y pide que el crecimiento económico no esté asociado al consumo de más territorio. La Ley de Medidas Urgentes de 2009, en sus artículos 13, 14 y 15, intenta priorizar la renovación y rehabilitación de las infraestructuras y de la planta alojativa obsoleta. Al amparo de esta ley ya se han materializado y aprobado algunos planes de modernización, como los de Puerto del Carmen, Corralejo, Costa Teguise o Maspalomas. La gestión inteligente de nuestro paisaje, de nuestros espacios naturales, de nuestras costas y montes o de nuestro cielo y nuestro mar son, sin lugar a dudas, las verdaderas potencialidades y los mayores recursos que tiene nuestra tierra. Y es, en definitiva, junto con nuestro clima y nuestros niveles de seguridad, lo que nos hace ser un destino turístico preferente a nivel mundial. La determinación e implicación en esta tarea, que es estratégica para Canarias, necesita de todos los esfuerzos, tanto público como privados.

Desde el Grupo Nacionalista instamos al Gobierno a mantener el objetivo de la rehabilitación de las infraestructuras turísticas y la planta alojativa obsoleta como una prioridad, pese a las dificultades presupuestarias y pese al incumplimiento por parte del Estado español de compromisos de financiación del programa de Estrategia de mejora del espacio público turístico de Canarias, que contaba con una ficha financiera de 50 millones de euros para este año y que el Gobierno del Partido Popular ha dejado a cero.

Señor consejero, existe una resolución aprobada en el pasado debate de investidura instando al Gobierno a presentar un proyecto de ley para la recualificación turística, donde se tendrán que contemplar diferentes incentivos para que la materialización de la renovación de la planta alojativa sea lo suficientemente atractiva para el sector y cumpla con sus objetivos. Pero ya hablaremos de eso. Lo importante, lo trascendental, lo relevante aquí es que seamos los canarios los que decidamos qué modelo económico y social queremos para nuestra tierra y no que se nos intente o pretenda imponer desde el Estado español un modelo de desarrollo que choca frontalmente con nuestro modelo.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don David.

Por el grupo parlamentario proponente, o solicitante de la comparecencia, mejor dicho, don Miguel Jorge Blanco.

El señor Jorge Blanco: Gracias, señor presidente.

Señor consejero, somos todos conscientes, creo que todos somos conscientes, de la necesidad de la rehabilitación y quiero decirle que ahí nos va a encontrar, al Grupo Parlamentario Popular, cuando la ley o el proyecto de ley venga a esta Cámara.

Somos también conscientes de la debilidad de nuestro sector turístico respecto de su antigüedad, respecto de su oferta encasillada en los tópicos de sol y playa y, por tanto, es necesario proceder a su modernización y a su diversificación. Ahí también, señor consejero, va a encontrar al Grupo Parlamentario Popular para ayudarlo en la tarea.

Somos conscientes de que, además, estamos pasando una crisis económica de envergadura y que lo que antes era poco menos que un pecado, un anatema, hoy ya se discute acerca de su oportunidad o no; y me refiero, en definitiva, al fin de la moratoria turística y a otros conceptos muy rígidos de la legislación territorial y turística. También ahí nos va a encontrar al Partido Popular para la próxima ley que traiga el Gobierno de Canarias. Mire, señor Berriel, para ser aún más claro: mi partido está dispuesto a proponer, o va a proponer en la nueva legislación que se apruebe, el fin de la moratoria; y además otra cosa: el fin de la exigencia de la autorización previa para construir y abrir nuevos establecimientos turísticos.

El señor Rivero dijo esta mañana que el turismo es un sector estratégico, es un sector clave para Canarias. Yo diría algo más: es la vida de todos los canarios, porque sin este sector, pues, la emigración en Canarias hubiera sido una tónica habitual desde hace muchos años. Representa el 51% de nuestro Producto Interior Bruto, y este sector hay que mimarlo, hay que cuidarlo y hay que promover todas aquellas acciones que permitan que de una manera rápida, de una manera ágil y eficaz se puedan remodelar, se puedan construir, se puedan rehabilitar y se puedan renovar cuantos más establecimientos turísticos mejor.

Señor Berriel, visto que el Gobierno de Canarias, su Gobierno, visto que los grupos parlamentarios que apoyan a este Gobierno van a acometer el próximo viernes la mayor subida de impuestos en la historia de Canarias, que no deja de ser un atraco en toda regla a los maltrechos bolsillos de los canarios, sería deseable que al menos en la nueva ley se les faciliten las cosas a los promotores y a los empresarios. Yo sé que a su presidente los empresarios no le gustan nada, pero es que son, en definitiva, señor Berriel, los que arriesgan su dinero para generar riqueza, para generar empleo en nuestra tierra, que, como sabe usted bien, tanta falta hace.

Esa moratoria que se anunció hace ya tiempo a bombo y platillo cuando se propuso, que hizo además que al anunciarse previamente se presentaran multitud de solicitudes de licencias de obra, que todavía, además, algunas están por recorrer, y que, en definitiva, a nuestro juicio lo que ha hecho es tergiversar en cierta manera la oferta y la demanda del sector turístico. Eso por un lado; por otro lado, unas autorizaciones previas, señor Berriel, previstas en la legislación sectorial, en la Ley de Turismo, que son a nuestro juicio también más propias del siglo XX que del siglo XXI, que no tienen ningún sentido político ni técnico, salvo el de controlar todo por parte de la Administración pública. Desmontadas además por una directiva, la Directiva Bolkestein, la 123 del año 2006, que nos exige simplificar y liberalizar servicios, así como prohibir -y en esto detallo- toda exigencia de régimen de autorización previa con carácter general.

Yo estoy seguro, señor Berriel, de que no va a empeorar nada con el régimen de comunicación previa previsto en esa directiva, en vez del régimen de autorización previa previsto en el artículo 24.2 de la Ley de Turismo. Lo que hay que tener, señor Berriel, es valentía para proponerlo y traerlo a esta Cámara.

Señor consejero, estamos de acuerdo con la promoción de la calidad, estamos de acuerdo con que haya incentivos a la rehabilitación y estamos de acuerdo con que se promueva la rehabilitación frente a la nueva construcción, y que al empresario le sea más fácil o incluso más barato lo uno frente a lo otro, pero no me parece muy adecuado incentivar algo prohibiendo otra cosa. ¿Son necesarios hoteles de cinco estrellas en Canarias? Sí, rotundamente sí, sin más apellidos. Hoy existe un desequilibrio claro y enorme entre las distintas islas en relación con los hoteles de calidad de cinco estrellas y, por tanto, parece lógico, o por lo menos a mi grupo político le parece lógico, que ese desequilibrio se reequilibre a través de medidas que podemos ofrecer en la nueva legislación.

Y además que no se le exijan al promotor cosas más allá de lo razonable, que es que no estamos en época de pedirle peras al olmo y pedirles a los empresarios cosas más allá de lo razonable, como dije antes.

¿Y por qué no hoteles de cuatro estrellas con prestaciones de cinco estrellas? No es ninguna barbaridad, señor Berriel, lo que estoy diciendo. Simplemente digo que no le impidamos a un promotor turístico, que puede invertir 10, 12, 15 o 20 millones de euros, por una prohibición que hoy en día, señor consejero, es hasta contraproducente. Y es que no están las cosas para dejar escapar ni una sola inversión millonaria en Canarias, señorías.

Creo que tampoco están las cosas como para evitar o impedir que en suelo turístico se puedan edificar nuevos productos turísticos, las villas, ese que llamamos residencial turístico, que se está imponiendo en otros destinos turísticos y que aquí estamos continuamente poniendo pegas, que si es un porcentaje, que si es otro porcentaje... Son discusiones bizantinas, a menudo no en foros políticos sino en foros técnicos, que no conducen a nada y que solo, en definitiva, conducen a la frustración.

¿Por qué no, señor Berriel, incentivos, como antes se mencionaron, de carácter económico y fiscal? ¡Hombre!, ya que me suben el IGIC por un lado, pues, déjenme algún beneficio fiscal por otro para la rehabilitación turística y para la construcción.

¿Por qué no se revisa la normativa turística en relación con el turismo rural, por ejemplo, flexibilizando los distintos decretos que hay para instalar productos turísticos rurales y dar ese salto cualitativo por un lado, pero también cuantitativo, en este sector? Porque, en definitiva, esos decretos hoy ahuyentan hasta al más ilusionado en convertir viviendas rurales en establecimientos alojativos. Yo le animo, señor consejero, que también prevea este tipo de incentivos a los alojamientos de turismo rural.

Otra cosa, por ejemplo, la posibilidad de los condominios en hoteles y en complejos residenciales para darles oportunidades a los pequeños inversores de que también puedan invertir en esos establecimientos.

La Ley de Medidas Urgentes establece una casuística para promover la rehabilitación turística. ¿Se va a mantener en todos sus términos esta legislación o se mejorarán las ratios de aumento de plazas o de densidades en relación a lo previsto en la legislación vigente? ¿Qué va a ocurrir, señor Berriel, con los planes de modernización turística, van a continuar o no? ¿Por qué, señor Berriel, todo pasa por las manos de Gesplan? No por nada sino porque parece que lo único que sale adelante en esta tierra es lo que hace Gesplan y existe -de verdad se lo digo- una frustración creciente en el sector profesional que prepara este tipo de planes, porque todo se lo come Gesplan. Es más, es que los dirigentes locales todo se lo encargan a Gesplan porque parece que lo que sale por Gesplan sale mucho más rápido de aquello que no sale por Gesplan.

¿Se seguirá apostando por los consorcios de rehabilitación turística? ¿De verdad merece la pena que exista, por ejemplo, el Consorcio de Rehabilitación de San Bartolomé de Tirajana, que es una nueva administración pública -recordemos que los consorcios son nuevas administraciones públicas-, para gestionar 7 millones de euros? ¿No parece más adecuado que sea el propio ayuntamiento quien lo haga?

Señor Berriel, la nueva ley debe estar aprobada antes de diciembre de este año. Sabe usted que se prorrogaron las excepciones a la moratoria hasta, creo recordar, el 12 de diciembre. ¿Tendremos la ley ya en vigor antes del 12 de diciembre de este año? Mucho me temo -y perdóneme que se lo diga- que tendremos que traer nuevamente un proyecto de ley para prorrogar la moratoria o la excepción a la moratoria, porque este proyecto de ley no creo, sinceramente, que en un periodo de sesiones próximo pueda ser traído, discutido y aprobado. Créame que me alegraría equivocarme en mis predicciones, pero me temo que no va a ser así.

Y, finalmente -con esto termino, señor Berriel-, va a tener al Partido Popular y al Grupo Parlamentario Popular...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Un momento, tiene un minuto.

El señor Jorge Blanco: ...al Partido Popular y a mi grupo parlamentario a su lado para promover una buena ley de renovación turística. Una ley que mejore los incentivos turísticos, una ley que facilite la inversión turística de los promotores y una ley que elimine trabas burocráticas y requisitos obsoletos o inútiles, y sobre todo que permita renovar, en definitiva, un sector tan estratégico como clave y vital para nuestro desarrollo como pueblo.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Muchas gracias, señor diputado.

Tiene la palabra para concluir este debate el señor consejero.

El señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial (Berriel Martínez): Señor presidente. Señorías.

Creo que en la comparecencia anterior pude explicar algunos de los contenidos que va a tener, al menos desde el punto de vista de los incentivos, que entendí que era básicamente lo que se nos pedía en esta comparecencia, el nuevo anteproyecto de ley. Evidentemente no voy a desgranar aquí ahora antes de que el Gobierno -que, por cierto, lo hará de inmediato, seguramente en la próxima sesión- tome conocimiento de la ley para remitirla al Consejo Económico y Social y hacer toda la tramitación, pero creo que ahí se expresaron. No obstante, voy a hacer un repaso somero al menos, un resumen, de lo que va a ser ese contenido, tal como me lo solicitan.

En primer lugar, decirles que, efectivamente, puedo dar plazos. Es decir, este anteproyecto de ley está ya redactado, el Gobierno tomará conocimiento de él con casi seguridad en el próximo Consejo de Gobierno, porque está ya en la documentación del Gobierno, irá al Consejo Económico y Social, posteriormente al Consejo Consultivo -en fin, el trámite que ustedes conocen- y nosotros estimamos que, efectivamente, al inicio de las próximas sesiones parlamentarias, el próximo periodo, esté el proyecto de ley aquí. Estando al principio del periodo de sesiones, creo que sus señorías pueden contar con el tiempo, yo creo, suficiente para poder trabajar en ella y ya luego depende de la voluntad de la Cámara cuando salga ese proyecto de ley y se convierta en ley.

La mayoría de las cosas que sus señorías han comentado aquí están incluidas en ese proyecto de ley. Evidentemente partimos de una idea fuerza en la que, efectivamente, la autorización previa no está previsto eliminarla. Y no está previsto eliminarla, señoría... Podemos estar de acuerdo prácticamente en todo lo demás que aquí se ha dicho, pero la autorización previa en materia turística es una cuestión clave, es una cuestión que ya la propia Directiva Bolkestein este tipo de controles, sin embargo, los respeta. Los respeta porque, cuando las actuaciones en el territorio sobre todo tienen un peso en su propia capacidad de carga, es necesario que esto no esté al libre albedrío, no esté de una manera absolutamente liberal, de tal manera que el territorio, ocupado fundamentalmente por una actividad intensiva en la ocupación del mismo y, sobre todo, en el peso que significa una población adicional en el propio territorio, coyuntural, como es, como puede ser, en el caso de Canarias, 12 millones de turistas a lo largo del año, evidentemente tiene que tener una regulación y un control muy distinto que cualquier otra edificación urbanística. Pongamos por caso la edificación residencial. Es una actividad económica, es algo así como si pudiéramos decir, no sé, que, por ejemplo, reclamáramos para la actividad pesquera, que también lo está pasando bastante mal, pues, que no hubiese cuotas de captura, por ejemplo; o cualquier otra actividad que necesitara un control de un número absoluto, porque no me negarán que el turismo, como una ocupación nueva en el territorio, necesita un acotamiento de esa ocupación.

La idea fuerza de la ley es que precisamente, efectivamente, no sea temporal, como ha pasado hasta ahora en un periodo determinado, lo que ha venido a llamarse la moratoria -moratoria implica un principio y un fin-, pero sí una regulación que podamos ya adoptar. Después de la experiencia que tenemos, pues, tener una regulación que no tenga que ser acotada en el tiempo sino que sea temporal; es decir, podrá ser modificada por las leyes tan pronto como se quiera, pero digamos que no estaría sometida a una ley. Esa es una primera cuestión del propio proyecto de ley.

En segundo lugar, el proyecto de ley hará hincapié muchísimo en optimizar el suelo, el suelo existente, el suelo vacante y no ocupar más suelo, precisamente para, en fin, por lo que hemos comentado, en aras de preservar nuestro escaso territorio.

Evidentemente se incentiva la renovación y la rehabilitación, y esta va a ser, como ya se decía en la Ley de Medidas Urgentes, el camino fundamental para conseguir las plazas alojativas nuevas. ¿Por qué?, porque el propio sector debe resolver los problemas del sector. Es decir, la realimentación de las acciones que se hagan en el sector son las que deben mantener el sector en unas buenas condiciones; es decir, como consecuencia de la rehabilitación obtengo las plazas para el propio sector. Eso básicamente. Eso no quita para que, efectivamente, haya un margen de que a través de requisitos de calidad pueda obviarse esa rehabilitación; ocupando suelos ya clasificados, categorizados y con derecho urbanístico, pueda evidentemente construirse el hotel correspondiente de la calidad adecuada.

Se va a perseverar en los criterios de modulación del crecimiento e incentivos de esa rehabilitación, pero además se añaden otros, como ya he comentado -criterios de edificabilidad, de modificación de estándares de parcelas, de reducción o también de incentivación por reducciones energéticas, etcétera-, todo el elenco que comenté anteriormente y que posibilitará mucho más todo esto.

Se concretan, se mejoran o se aclaran precisamente los planes de modernización, mejora e incremento de la competitividad, que tan buen resultado están dando, porque tenemos los datos exactamente de todos los que se han hecho hasta ahora. Que, por cierto, efectivamente los ha hecho Gesplan. También los podía haber hecho cualquier iniciativa privada. También los propios actores privados pueden hacerlos; sin embargo, no lo han hecho. Se utiliza un medio propio del Gobierno de Canarias para incentivar precisamente, para poder hacer a través de ese instrumento, ponerlo al servicio del interés general haciendo precisamente estos planes, que, insisto, los puede hacer cualquiera y puede iniciarlos cualquiera.

Se regula un registro de plazas turísticas sobrantes, precisamente para tener información actualizada y que cualquiera pueda acudir a ese registro a recabar o adquirir esas plazas alojativas que sean necesarias.

Se establece el deber de rehabilitación como un deber y, por tanto, las consecuencias de -se establece también en el anteproyecto-, las consecuencias del incumplimiento de ese deber, de tal manera que el incumplimiento de ese deber no perjudique al propio sector o a otros propietarios.

Se establece una estrategia de especialización de los usos en las zonas turísticas, efectivamente para evitar ese conglomerado turístico residencial que hace daño al propio sector.

Se establecen procedimientos abreviados de aprobación convencional de los propios proyectos con mecanismos modernos de negociación entre las administraciones y los particulares, de tal manera que la burocratización o los problemas que hoy puede tener cualquier ciudadano se puedan resolver en una mesa de negociación: el promotor, las distintas administraciones e incluso, en el caso de conflicto, una mediación que pueda resolver el problema mucho más allá, con un principio de ventanilla única, un principio de concertación mediante acuerdo común desde las administraciones y, como digo, de la terminación convencional.

Se ordenan nuevos productos turísticos, efectivamente, como su señoría solicita; es decir, se regula el condominio, las villas turísticas... Es decir, hay una mejora sustancial de todas las posibilidades que el sector solicita para tener, digamos, una mayor posibilidad, una mayor incentivación del dinamismo del propio sector.

En fin, señoría, decirle que hasta ahora los planes de modernización, mejora e incremento de la competitividad han dado determinados resultados, resultados bastante positivos. Por ejemplo, se han aprobado en tiempo récord los de Puerto del Carmen, Corralejo y Costa Teguise, con actuaciones, por ejemplo, ya en marcha de Puerto del Carmen, por ejemplo, con convenios firmados y en trámites de licencia y cosas de este tipo, 7 actuaciones; en Costa Teguise, 13; en Corralejo, 7. Así sucesivamente. Hay otros, como los de Maspalomas, Costa Canaria y Morro Jable, en tramitación; otros en redacción.

En definitiva, señorías, a lo que funciona hay que darle continuidad, hay que mejorarlo, y en lo que no, pues, de lo que estamos tratando es de incrementar esas incentivaciones y modernizar la legislación, dándole un carácter ya más definido en el tiempo.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor consejero.

(La señora secretaria segunda, Montelongo González, ocupa un escaño en la sala.)

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-0456 Sobre -Gobierno-, sobre incentivos a la rehabilitación turística.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico