Diario de Sesiones 92/2013, de fecha 25/9/2013 - Punto 11

· 8L/PNL-0258 Proposición no de ley del Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre conservación y mejora de las playas frente a los procesos de erosión.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Pasamos a la proposición no de ley del Grupo Socialista Canario, sobre conservación y mejora de las playas frente a los procesos de erosión.

Para la presentación de la proposición no de ley y su defensa, por el grupo proponente don Pedro Martín, por tiempo de diez minutos, tiene usted la palabra.

El señor Martín Domínguez: Buenas tardes, presidente. Señorías. Intentaré ser rapidito, me dicen algunos -bueno va-, pero tiene su enjundia.

El motivo de traer esta proposición no de ley, que tiene que ver con la reposición de arenas, con el cuidado ante la erosión costera, es el acentuado proceso de erosión de nuestras costas, de nuestras costas, derivado de una pérdida directa de material en las playas. Este es un problema que vive el litoral europeo, que vive la península ibérica y al que desde luego Canarias tampoco es ajena.

En el caso de Canarias, concretamente, a diferencia de lo que ocurre en otras latitudes, las características y la orografía de nuestras playas, lo acentuado del pie de playa y la proximidad del veril a profundidades bastante elevadas, hacen que, en caso de temporal, buena parte de los sedimentos y del material que compone la playa se vaya a grandes profundidades, impidiendo su posterior renovación.

Hay algunos efectos que me gustaría comentar en este sentido: los derivados, entendemos en nuestro grupo, del cambio climático. Precisamente ese efecto del cambio climático lleva aparejado el aumento de la frecuencia y de la intensidad de los temporales. Por lo tanto, al producirse mayores pérdidas de material debido a que hay una mayor potencia de los temporales, lleva aparejado a su vez que esa frecuencia que cada vez es mayor haga imposible en muchas ocasiones para nuestros litorales el poder reponer la arena necesaria en los momentos de bonanza. De hecho, en el caso además de este aspecto, del nivel... (Rumores en la sala.)

Señor presidente, si hablan un poquito más bajo, se lo agradezco.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Sí, señor diputado.

Señorías, por favor.

El señor Martín Domínguez: Bien. Simplemente comentar que, precisamente derivado también del cambio climático y de ese aumento y frecuencia de la intensidad de los temporales, también hay un aumento del nivel del mar. Eso es evidente, produce al final una reducción de la zona de playa que, si no se recompone, si no se vuelve otra vez a depositar sedimentos en esa playa, al final va perdiendo capacidad ante la erosión. Pensemos simplemente que en una playa de arena la subida del nivel del mar en un centímetro puede significar el retroceso de la línea de orilla del orden de un metro.

Finalmente, parece evidente -es una realidad a la que tampoco somos ajenos aquí- que la reposición natural de esas arenas, que venía derivada de las escorrentías de barrancos, a veces de la acción de la arena, que transporta la arena hacia las playas, se ve impedida por barrancos que están antropizados, por urbanizaciones que hacen de pantalla y que impiden la reposición de las arenas. Y, por lo tanto, nos obliga a las administraciones a buscar alternativas. Son dos fundamentalmente. Alternativas duras, significan la construcción de espigones, de barreras en el mar, que suponen grandes inversiones de dinero; y hay otras alternativas, denominadas blandas, que suponen mucha menor inversión y que son probablemente mucho más interesantes. Esas defensas blandas no son otras que la aportación de arena natural a nuestras playas.

Estudios de la Unión Europea, potentes estudios, ya hacen referencia a algún dato significativo. En el año 2004, en la Unión Europea se perdían aproximadamente 20.000 km, que eran afectados por esta erosión, un 20% del conjunto del litoral europeo, y por término medio la superficie anual que se pierde o está seriamente afectada es de 15 km2.

Por lo tanto, entre las alternativas a las que hago referencia, repito, la alternativa de tecnologías blandas supone la necesidad de asumir que vamos a tener que aportar con cierta periodicidad, a buena parte de nuestras costas y de nuestras playas, aportación de arena para mantener el actual equilibrio medioambiental. Esa aportación de arenas, fundamentalmente, y es lo que venimos a proponer, nuestro grupo, aquí, es que sea de depósitos submarinos. No solo porque esa iniciativa es posible en Canarias, donde tenemos una gran cantidad y además cuantiosa de minas de fondos marinos con arena, sino porque además nos parece probablemente mucho, desde el punto de vista ambiental, mucho más proteccionista que otras alternativas que estamos utilizando actualmente.

La experiencia en Canarias en relación a las arenas es la siguiente. Quizás llevados por un injustificado celo proteccionista, se ha estado impidiendo constantemente la extracción de arena de los fondos marinos de Canarias propiciando soluciones que son medioambientalmente bastante más costosas e incluso ilógicas. De una parte, traer arenas de Marruecos, traer arenas del continente africano, una alternativa costosa, complicada desde el punto de vista burocrático y también en los últimos tiempos cada vez más cuestionada desde el punto de vista medioambiental; y, de otra parte, la alternativa del machaqueo de piedra. Supone, desde luego, un elevado coste medioambiental, supone la erosión de determinadas zonas, la demolición en determinadas zonas para obtener la piedra, que luego se ha de machacar. Eso tiene un gran coste desde el punto de vista medioambiental y también desde el punto de vista económico, porque se han de trasladar grandes cantidades de piedra, que han de ser molidas para luego aportarlas a la playa y tener al final como resultado una playa incómoda que no siempre reúne los requisitos de cierta calidad, que deberían ser exigibles a una comunidad autónoma que precisamente tiene sus principales atributos de venta en el sector turístico en la calidad de sus playas.

Creo que es importante reconocer que el Ministerio de Medio Ambiente ha realizado un riguroso trabajo de localización y caracterización de los depósitos submarinos de arena y ya se han empleado con éxito para alimentar numerosas playas y zonas costeras. Cabe citar a la Laja, Jinámar, el Burrero, en Gran Canaria; playa Jardín y Las Vistas, en Tenerife; la playa de las Cuevas, en La Gomera y ahora se está ejecutando la playa de Santa Cruz de La Palma.

En muchas de las actuaciones de este tipo realizadas en España, en Canarias no se ha acreditado que se hayan producido efectos negativos de consideración; al contrario, en muchas de ellas se han realizado trabajos de seguimiento ambiental que han puesto de manifiesto que las zonas litorales más sensibles y valiosas desde un punto de vista natural no se han visto afectadas o, curiosamente, señorías, después de proceder a la extracción de las arenas de los fondos marinos se produce un fenómeno de reproducción de las sebas y de aumento de la calidad de los fondos marinos donde se actúa para la extracción de esos sedimentos.

Creo que es evidente -y voy concluyendo- que las playas en Canarias suponen no solo una alternativa de ocio para los residentes sino desde luego uno de nuestros principales reclamos turísticos. Cuando hablamos de sol y playa en Canarias, tenemos que hablar también de su cuidado y de su conservación.

Por lo tanto, la proposición que traigo hoy es dar un paso adelante de manos del Gobierno autónomo, de manos del Gobierno de la nación, que en estos estamos de acuerdo, para acabar con los complejos, con las arbitrariedades que hasta ahora nos han llevado a estar poniendo constantes pegas a la extracción en los fondos marinos de arena de nuestra comunidad autónoma para nuestras playas. Por lo tanto, propongo que el Parlamento de Canarias considere de interés estratégico para las islas asegurar la conservación y mejora de las playas del archipiélago frente a los procesos de erosión a los que están sometidas, y ello tanto por razones medioambientales como por las funciones socioeconómicas y culturales que representan para la población de las islas y para la industria turística.

El Parlamento de Canarias considera de interés general los depósitos submarinos de arena a los que se puede recurrir para la alimentación regular y sistemática de las playas que así lo requieran, para hacer frente con agilidad y eficacia tanto a los procesos erosivos como a los episodios extremos de temporales y otros eventos excepcionales.

El Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias y al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través del Ejecutivo regional, a profundizar en sus estudios para la localización, caracterización y evaluación ambiental de depósitos sumergidos de arena, susceptibles de ser utilizados para la alimentación artificial de las playas de nuestra comunidad autónoma; a establecer los mecanismos de colaboración necesarios para elaborar un estudio de las zonas de Canarias en situación de evidente erosión costera y aquellas que puedan estarlo en el futuro; además realizar un plan de actuaciones para la alimentación artificial sistemática de aquellas playas que necesiten garantizar su conservación o mejora con el aporte de arena; a suscribir un convenio de colaboración para desarrollar las actuaciones de alimentación artificial de playas de una forma coordinada, de tal forma que los procedimientos administrativos y de evaluación ambiental puedan integrarse, con objeto de asegurar la máxima eficacia.

Finalmente, el Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias para articular los mecanismos más apropiados para propiciar la participación del sector privado en la realización y financiación de las actuaciones de alimentación artificial de playas. A nadie se le oculta que en esta situación de complicada situación económica acudir a la iniciativa privada para que se encargue de financiar, cuando sí pudiera ser de su interés, parte de las arenas que podrían ser necesarias para regenerar una playa sería interesante para nuestra comunidad, para nuestra sociedad y, sin lugar a dudas, también para ese sector que necesita de las playas como reclamo turístico.

Esta iniciativa que traigo hoy aquí espero que cuente con la aquiescencia y el apoyo de sus señorías, porque considero que estaremos dando un paso importante para que a partir de ahora se acabe ya el que cada vez que se presenten proyectos de esta comunidad autónoma en el ministerio nos encontremos con que se nos diga que siempre hay impedimentos para sacar arenas de los fondos marinos de Canarias.

Muchísimas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

A esta proposición no de ley se ha presentado una enmienda, que ha sido admitida por la Mesa, del Grupo Nacionalista Canario. Para su defensa, don David de la Hoz, desde el propio escaño, tiene usted la palabra.

(Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor presidente.)

El señor De la Hoz Fernández (Desde su escaño): Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías.

El señor Pedro Martín ha expuesto y justificado esta proposición no de ley bajo dos premisas. Una premisa de carácter medioambiental, por la necesidad de mitigar -como decía- la erosión de nuestras costas y, en concreto, de nuestras playas. Más allá de la erosión lógica que suponen las mareas, existen otros factores que periódicamente afectan a nuestro litoral, como son algunos episodios climáticos adversos, como los temporales o precipitaciones importantes o las amenazas reales del propio calentamiento global, que además de aumentar la periodicidad e intensidad de esos episodios meteorológicos también propician, y existen informes sobre calentamiento global, sobre todo de la Unesco... Y digo lo de la Unesco porque hoy hemos conocido un informe precisamente de la Unesco donde alerta de los graves daños sociales y ambientales para nuestras costas de un posible vertido de las prospecciones petrolíferas, y sería devastador. De nada serviría esta proposición no de ley si seguimos poniendo en riesgo con esa amenaza a la sociedad canaria, a las costas, al medio ambiente, a la biodiversidad que por suerte disfrutamos los canarios y todos los que nos visitan.

Decía que esos informes alertan de que existe una tendencia en las últimas décadas de un aumento del nivel del mar y esta realidad para los territorios costeros y especialmente los insulares va a suponer nuevos retos como el que plantea su señoría en esta PNL.

Y la segunda premisa que plantea, con criterio por supuesto, en esta proposición no de ley es la socioeconómica. Poco o nada puedo decir a sus señorías que no tengan ya -me imagino- interiorizado de la importancia y el peso que supone para nuestra economía la actividad turística, en generación y mantenimiento del empleo, tanto directos como indirectos. Y dentro de esa actividad turística, por suerte o por desgracia, la demanda de sol y playa ha sido y es una de sus fortalezas, junto a otras muchas más cosas: la seguridad, la cercanía de los países emisores, como decía, la rica biodiversidad o nuestros paisajes, pero evidentemente el sol y nuestras playas siguen siendo el reclamo indudable para esa economía basada en el turismo.

Teniendo presente estas dos premisas, parece oportuna esta iniciativa, como le decía, que hoy debatimos, sobre la necesidad de asegurar la conservación y mejora de las playas del archipiélago.

Usted plantea en su exposición de motivos y, ya centrándonos en el texto de la PNL, de asegurar la conservación y mejorar las playas, procesos de erosión. Y yo le planteo una enmienda, en el punto 2, donde expresa: "El Parlamento de Canarias considera de interés general a este fin la alimentación regular y sistemática de las playas que así lo requieran, para hacer frente con agilidad y eficacia tanto a los procesos erosivos como los episodios extremos de temporales y otros fenómenos excepcionales a los que está expuesta la costa, mediante el uso de los depósitos submarinos de arena a los que se pueda recurrir sin una afección sustancial del ecosistema en que radiquen.

Aquí echo en falta que también se nombre la protección sustancial del ecosistema de la propia playa, donde se va a alimentar o regenerar. Le hago una propuesta que quedaría así: "El Parlamento de Canarias considera de interés general a este fin la reposición de arena de forma regular y sistemática de las playas que así lo requieran, sin que esto suponga alteraciones de los sistemas naturales de las mismas".

Y luego le hago un inciso de corrección de redacción del texto, en el punto 3, donde dice: "El Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias y al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente -y sigue usted en su texto- "directamente y al ministerio". Creo que ahí debe haber un error y sería conveniente suprimir eso de "directamente y al ministerio".

Por lo demás, totalmente de acuerdo: en el tema de propiciar estudios de localización de depósitos sumergidos de arena, elaborar un estudio de las zonas de Canarias en situación de evidente erosión costera; lo del convenio de colaboración para agilizar y buscar más eficacia y que no se dilaten los tiempos, pues, me parece lógico y razonable.

Y lo último que plantea usted, "El Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias a articular mecanismos más apropiados para la participación del sector privado en la realización y financiación de las actuaciones de alimentación artificial de playas", pues, me alegro que haga esa iniciativa. No sé si se llegará a algún acuerdo al respecto, pero parece lógico, de sentido común, que aquellos que están de primera mano ganando dinero, digámoslo claro, con nuestro paisaje, con nuestra biodiversidad, con nuestros recursos naturales, sean capaces de aportar en el mantenimiento en este caso de las playas.

Sin más, decirle que bien, pero también es verdad que cuando se ponen peros en la extracción de los fondos marinos, tendrá un sentido, y me imagino que, independientemente de que aprobemos esta PNL, seguirá habiendo un rigor en los procesos de proyectos ambientales, etcétera, etcétera.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don David de la Hoz.

Don Pedro Martín, a efectos de aclarar la enmienda.

El señor Martín Domínguez (Desde su escaño): Bueno, me consta la preocupación medioambiental del portavoz de Coalición Canaria, lo que ocurre es que a veces en Canarias nos encontramos con que ese rigor y ese celo profesional van mucho más allá de lo que dicen los estudios de impacto ambiental, y entonces ya empiezan a ponerse por delante prejuicios técnicos por delante de las necesidades de nuestra comunidad y de los intereses generales.

En cualquier caso, punto 3, me hace referencia, es verdad, hay una redundancia; por lo tanto, estoy de acuerdo con usted.

Con relación a modificar el texto en el punto 2, simplemente dos matizaciones: usted propone el término "reposición", nosotros hablamos de "alimentación". Porque no se trata solo de poner arena donde antes había, se trata de poner arena donde no la hay, porque es necesario y porque mejora la playa en la que se va a actuar. Y, en cualquier caso, sin que esto suponga alteraciones naturales de las mismas. Damos por sentado que seguirán respetándose escrupulosamente los estudios de impacto ambiental, que son lo suficientemente potentes y prolijos como para garantizar en todo momento el escrupuloso cuidado medioambiental.

Por lo tanto, yo le propongo que, en la línea de la preocupación que usted me manifiesta, que no solo se estudie medioambientalmente el fondo del que se extrae la arena sino además el lugar donde se va a depositar, yo le planteo al final del punto 2, si le parece a usted bien, incluir, donde termina el último punto, "recurrir sin una..."; propongo: "mediante el uso de los depósitos submarinos de arena a los que se pueda recurrir sin una afección sustancial del ecosistema en que radiquen ni en las playas... y sin ninguna afección significativa en las playas en las que se depositen". Creo que con esto recojo, si a usted le parece, la inquietud de que no solo nos fijemos de dónde se extrae sino dónde se pone la arena.

Por lo tanto, con respecto al punto 3, de acuerdo; con respecto al punto 2, incluyo, si a usted le parece bien, esta frase que recoge su solicitud.

Gracias.

El señor presidente: Conviene aclararlo para el resto del debate.

Don David, brevemente.

El señor De la Hoz Fernández (Desde su escaño): Sí, entiendo que recoge el sentido de mi enmienda, en esa transaccional que usted hace, y me parece bien. Entonces terminaría el texto diciendo "radiquen ni en las playas en las que se depositen", ¿o algo así, no? Correcto, vale.

El señor presidente: Muy bien. Como siempre, si presentan redactado, de alguna manera, aunque sea una nota, mejor.

Fijación de posiciones, Grupo Mixto. Doña Carmen, doña Carmen Hernández.

La señora Hernández Jorge (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

La Constitución española proclama como principio rector de las políticas social y económica el derecho de todos a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber, también de todos, de conservarlo. En el caso del litoral, del que hablamos hoy, entendido este como la franja de terreno en la que se encuentra el mar con la tierra, este derecho queda reforzado por la propia Constitución al establecer que la zona marítimo-terrestre, las playas y el mar territorial, serán, en todo caso, dominio público. Por tanto, la protección de nuestra costa es un deber inexcusable para los poderes públicos y también para la ciudadanía en general. El valor ambiental de la costa y, por tanto, de las playas es connatural a ella misma, destacando en este sentido la riqueza y la diversidad biológica.

Además, nuestro litoral, el canario, se caracteriza por ser zona densamente poblada, desde el punto de vista de población, de masificación urbana, y también vinculado a nuestra actividad turística, pero también nuestro litoral se caracteriza por ser un litoral con importantísimos recursos marinos, que, por tanto, deben ser cuidados y protegidos.

Compartimos en este sentido, y con lo que he dicho, el valor estratégico desde el punto de vista, por un lado, medioambiental, pero también el valor estratégico que plantea la proposición no de ley de las playas canarias, por ser, como decía, uno de nuestros principales atractivos turísticos.

Hay que decir, creo que hay que decir, que las dinámicas sedimentarias, los aportes naturales, tanto de acumulación como de escasez de arena, se pueden deber a dos factores: al factor humano, a lo que se conoce como factores antrópicos, o a factores naturales. En cuanto a la intervención del hombre en las dinámicas sedimentarias, hay que tener en cuenta que muchas playas de Canarias existen gracias al aporte de las arenas voladoras, que consisten en arenas desplazadas por el viento que son depositadas cerca de la orilla. Por poner algún ejemplo, tenemos la playa de Las Canteras, que surtía de arena antiguamente a la playa de Las Alcaravaneras, pero que es un fenómeno que también es evidente en Fuerteventura y en algunas otras playas. En su estado natural, el equilibrio de estas playas permite que no se acumule o que haya escasez de arena, pero ¿qué puede ocurrir o qué ocurre cuando el hombre interviene? Que se puede ver interrumpido ese tránsito de arena por las edificaciones y construcciones y se puede provocar lo que se ha provocado en algunos puntos de Fuerteventura en cuanto a la pérdida a lo largo del tiempo de arena.

Pero también existen factores naturales, como hoy se han expuesto aquí, que tienen que ver con fenómenos meteorológicos, con temporales. En Gran Canaria hemos tenido un caso, pues, muy importante, llamativo, en la playa de Maspalomas, recientemente, una de nuestras zonas costeras más importantes, que ha sufrido, pues, la mayor erosión de la historia.

Lo que queremos decir es que a nosotros nos genera dudas, razonables creo, el planteamiento de una proposición no de ley que lo que busca es alimentar artificialmente a unas playas extrayendo la arena de los fondos marinos canarios. Aquí tropezamos directamente con una cuestión que tiene mucho que ver con lo que opinan los expertos en dinámica sedimentaria. No se puede hacer ninguna intervención, diríamos, de extracción de arena de fondos marinos para depositarlos en otro ámbito, en otra playa, sin que haya un riguroso estudio de impacto medioambiental y de lo que son los expertos en materia de dinámicas sedimentarias, como decía. Por eso nosotros proponemos que en el punto número 1, donde se habla de "profundizar en los estudios para la localización, la caracterización y evaluación ambiental de los depósitos sumergidos", se tenga en cuenta a los expertos de la Universidad de Las Palmas. Canarias, además, es referente en España en materia de dinámica de estudios marinos, de oceanografía, tenemos una de las facultades más importantes de toda España en materia de ciencias del mar. Y, por lo tanto, nos parece fundamental incluir, incluir en ese primer punto, que los estudios, pues, tengan en cuenta los informes y las aportaciones de la Facultad de Ciencias del Mar o de quien delegue de la Universidad de Las Palmas. Hablamos de algo que no solo nos compete a nosotros sino a las generaciones futuras. Todo lo que sean intervenciones en medio ambiente no se pueden resolver rápido para agilizar expedientes administrativos, porque esa celeridad y ese estrés puede hacer que, efectivamente, tengamos soluciones cortoplacistas, que resuelvan algún problema, pues, turístico en alguna zona costera, pero que generen o hipotequen el futuro de nuestras costas, que no son nuestras, que es un legado...

El señor presidente: Sí, pinche, tiene un minuto.

La señora Hernández Jorge (Desde su escaño): Decía que nuestro litoral, del que hoy disfrutamos, no es nuestro, es un legado que les tenemos que dejar, en las mejores condiciones posibles, a las generaciones futuras y, por tanto, todas las garantías de protección de nuestro litoral, pues, son necesarias.

Me preocupa el último punto, donde se habla de un convenio, del que yo interpreto que se busca acelerar los procedimientos administrativos y que esa velocidad, que ese acelerador que se pone, pues, deje de lado, pues, eso, que haya todas las garantías técnicas para que no resolvamos un problema y generemos otro en otra playa colindante o alejada de la que pretendemos reponer artificialmente.

Gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Carmen.

Grupo Parlamentario Popular, don Manuel Fernández.

El señor Fernández González: Sí, señor presidente. Señorías.

Don Pedro, yo celebro esta iniciativa, sinceramente la celebro, y va a contar con total apoyo por parte del Grupo Popular y por las razones que le voy a decir.

Esto que usted trae hoy no es nuevo, el debate se ha abierto en Canarias hace cerca de treinta años, en torno a veinticinco años, y lo que nos lleva siempre en Canarias es a estas protestas aisladas, que muchos tememos que se mueva alguien en la calle y entonces hay que hacer lo contrario de lo que realmente conviene a la misma calle, y así, por ejemplo, hacemos las líneas de Vilaflor por donde no tienen que ir, porque hay una manifestación, que no conocen los medios técnicos con los cuales se hizo y se cometió el mayor de los errores técnicos en transporte eléctrico que se ha cometido en España y en Canarias, por donde se hizo actualmente debido a esas protestas.

Yo voy a decir ejemplos concretos. Mire usted, en el año, hace unos veinte o veinticinco años, de ese orden, se hizo la playa de Amadores en Gran Canaria, se transportaron allí y se trajeron del banco de arena de Pasito Blanco, que está a 5 o 6 km de la costa, está a más de 25 m de profundidad -30 o 40 m de profundidad-, donde está la estabilidad dinámica de los mares totalmente paralizada y donde precisamente lo que es el movimiento de la fauna prácticamente inexistente. Hay, en ese banco de arena existen 96 millones de metros cúbicos paralizados; pero no paralizados sino que el incremento, y no por el viento, de las corrientes y demás y del transporte de las arenas va en una sima que está a continuación y toda la nueva aportación de arena se va a la sima, toda la nueva aportación de arena que se incrementa va a la sima, perdida eternamente por los siglos de los siglos, eternamente. Se hizo una primera aportación de arena en una de las playas más importantes de Canarias, que es la playa de Amadores, luego la veremos, luego la veremos, unos 350.000 m3. Miren ustedes, con el 5%, solamente el 5% de ese banco extraordinario de arena magnífica, estupenda -y ya la veremos-, se pueden acometer con creces todas las playas de Canarias, mejorarlas, y hacer todas las playas nuevas que hay en proyecto. Solamente con el 5% de extracción de arena, que no afecta para nada a ningún sistema, ningún sistema natural, ¡para nada! Hubo los movimientos dinámicos que siempre los hay, hubo los temores políticos y las cobardías políticas, porque todo hay que decirlo, se hicieron los informes de impacto de ingeniería y todo tipo de informes de Las Palmas, en Madrid, dinámicas de movimientos de arena y demás, y eran todos absolutamente positivos. De ahí lo que ha dicho el señor Pedro, que en Madrid están totalmente convencidos, pero aquí tenemos temor a tomar decisiones que son buenas para los canarios, porque tenemos miedo de que catorce personas se manifiesten por fuera del Parlamento. Y eso es por lo que nosotros estamos aquí, para que eso no suceda y hacer lo que tenemos que hacer.

Por eso yo quiero mostrarles a ustedes, yo creo que vale más un gráfico que mil palabras, eso es la playa de Amadores cuando se estaba haciendo y que se quería paralizar (El señor diputado hace uso de los medios audiovisuales). Eso es lo que quieren algunos, eso es lo que quieren algunos, "déjelo quieto, no lo mueva". Pero resulta que lo que viene después es lo siguiente -eso es lo que quiero yo por lo menos y creo que la mayoría de los canarios-. Esa es la misma playa de Amadores terminada, esta es la misma playa de Amadores terminada, con una arena magnífica, un paisaje precioso, todo el que la quiera ver la puede ir a ver en la zona de Puerto Rico. Porque, por otra parte, la gran densidad de turismo que hay en Puerto Rico, no tenían sino la playa de Puerto de Rico, que es una playa muy pequeña y no tenían donde bañarse. Y para que vean el efecto de lo que es el turismo veremos la siguiente fotografía. Completamente abarrotada de turismo la playa de Amadores, que no tenían donde ir y ahora tienen adonde ir. Y ahí va el turismo, que es el que nos tiene a nosotros mantenida la economía en Canarias. Y lo que quiere es eso, lo que no quiere es la primera fotografía que enseñamos, y con esa fotografía no vendrían a Canarias, vienen a esa playa, a esa, y cuando digo a esa, a otras muchas similares a esa.

Por lo tanto, creo que la oportunidad de esta PNL cuenta con todo nuestro apoyo, porque Canarias lo necesita. En Canarias tenemos que ofertar lo que los turistas nos demandan, que es precisamente venir a playas magníficas, relajarse, tomar el sol, dejar su dinero y vivir nosotros. Eso es el complejo y no afecta para nada a ningún ecosistema, no afecta para nada a ningún movimiento de tipo de transformación de la naturaleza ni nada.

Yo estoy preocupado por una de las enmiendas que ha puesto Coalición Canaria en el sentido de que arreglar las playas sí pero que no suponga alteraciones naturales de las mismas. Pues déjelas como están, las dejamos como están y no hay ninguna alteración natural, y que seguimos como estamos, no tenemos playas. Vamos a ver, en todas las playas de Las Américas, que han sido todas playas remodeladas y prácticamente artificiales, dónde metemos toda la masa de turistas, los 6 millones de turistas que vienen a Tenerife a qué playas van a ir en Tenerife, si en la playa de Las Teresitas, que no caben ni los habitantes de Santa Cruz, que también es remodelada con arena del Sáhara, o nos dedicamos a machacar piedras para poner en las playas, que los turistas tienen que andar saltando porque se les pegan los trozos de las piedras debajo de los pies. ¿Qué calidad es esa que estamos dando a los turistas?

Por eso, queridos compañeros, digamos, del Parlamento de Canarias, tengamos las ideas claras a la hora de tomar decisiones y esto es una de las decisiones importantes para el futuro económico y social de Canarias, y no andemos buscando tibiezas, temores, cambios climáticos. No, no, la realidad de hoy es la que hay, es la que hay, y lo que tenemos que ofertar es lo que tenemos que ofertar. El futuro dentro de cincuenta o cien años yo no lo sé ni tampoco estoy aquí para poderlo aclarar. Hoy lo necesitamos y la afección que pueda hacer en ese banco concreto de Pasito Blanco, que no hay ninguna afección natural, demostrado científicamente...

El señor presidente: Vaya terminando, don Manuel.

El señor Fernández González: ...y por medioambientalistas de todos los niveles. No hay ningún problema. Pero se han paralizado las decisiones a la hora de llevar lo que realmente se estaba demandando en Canarias.

Muchas gracias y cuente con el total apoyo entusiasta por parte del Partido Popular.

El señor presidente: Muchas gracias, don Manuel Fernández.

Bien. Don Pedro Martín, vamos a ver si vamos aclarando, asegurarnos de lo que tenemos que votar, porque al final hay una enmienda al punto 3, que es una enmienda técnica, entiendo yo, al punto 3, es una enmienda técnica que no existía pero que ha sido planteada aquí como una corrección técnica, que es correcto o que tiene sentido, no estaba claro cómo... y que conviene que usted les pase a los servicios de la Cámara, a la secretaría, la redacción exacta cómo queda.

Y la enmienda, digamos, de fondo, la enmienda es la que ha presentado el Grupo Nacionalista Canario, que a su vez usted, de común acuerdo con el Grupo Nacionalista, la han precisado, por expresarlo de alguna manera. Usted la lee, de momento la lee, si quiere la lee aquí o en el escaño, donde usted quiera la puede leer, antes de votarla, cómo queda exactamente el punto 2. Sí, sí, léala para que todos sepamos cómo queda el punto 2.

El señor Martín Domínguez: Sí. Bien.

La corrección del punto 3...

El señor presidente: Venga, pues, punto 3.

El señor Martín Domínguez: ...que es una redundancia: "El Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente", llegar hasta ahí, eliminando "directamente y al ministerio". Por lo tanto, esas cuatro palabras "directamente y al ministerio" se eliminan y continúa...

El señor presidente: Se suprimen.

El señor Martín Domínguez: ...se suprimen y continúa la redacción tal cual ha sido presentada a la Mesa.

Y luego el apartado 2, al final del párrafo, donde termina el párrafo incluir "ni en las playas en las que se depositen".

El señor presidente: Muy bien, muy claro. Yo creo que no es preciso nada más. Vamos a votar (Pausa).

Bien. Ya don Pedro Martín, su señoría, ha explicado las enmiendas: una que es de corrección de errores del punto 3 y la otra, la enmienda del Grupo Nacionalista como quedó, y entonces procedemos a votar la proposición no de ley con las enmiendas que ha explicado don Pedro Martín. Comienza la votación (Pausa).

Resultado: 48 presentes; 47 a favor, ninguno en contra y una abstención.

Por lo tanto, queda aprobada la proposición no de ley del Grupo Socialista con las dos enmiendas que se dijeron.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/PNL-0258 Sobre conservación y mejora de las playas frente a los procesos de erosión.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico