Diario de Sesiones 142/2018, de fecha 12/12/2018 - Punto 5

9L/ADCI-0001 AUTORIZACIÓN DE DELEGACIÓN DE COMPETENCIAS A CABILDOS INSULARES. A LOS CABILDOS INSULARES DE LA GOMERA Y LA PALMA PARA DELEGAR, CON CARÁCTER SINGULAR, LA COMPETENCIA EN MATERIA DE GESTIÓN DE LOS PARQUES NACIONALES DE GARAJONAY Y LA CALDERA DE TABURIENTE, RESPECTIVAMENTE.

La señora PRESIDENTA: Vamos a ver ahora el punto número 8 del orden del día que es la autorización a los cabildos insulares de La Gomera y de La Palma para delegar... Cuando ustedes quieran, señorías, yo continúo, por favor. (Ante el murmullo en la sala).

Les decía que vamos a ver ahora la autorización de delegación de competencias a los cabildos insulares, en este caso de La Gomera y de La Palma, para delegar con carácter singular la competencia en materia de gestión de parques nacionales de Garajonay y de la Caldera de Taburiente.

Para comenzar la intervención tiene la palabra el Gobierno por un tiempo de diez minutos.

Señora consejera.

La señora CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD (Barreto Hernández): Gracias, señora presidenta. Buenos días, señorías.

Traigo hoy a esta Cámara, como bien ha dicho la presidenta, la solicitud que hace el Gobierno de Canarias relativa a la autorización de la delegación de competencias a los cabildos insulares de La Palma y de La Gomera con carácter singular para la gestión de los parques nacionales de Garajonay y de la Caldera. Un expediente que compartimos dos departamentos del Gobierno, la Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad y mi consejería, y para el que necesitamos la autorización de esta Cámara para poder continuar con el procedimiento, puesto que se trata de una delegación singular.

El Gobierno, como saben, tiene hoy todavía la competencia de gestión de los parques nacionales de la Caldera, de Timanfaya y de Garajonay, puesto que la del parque nacional del Teide se delegó ya al cabildo insular, así como además la aprobación de sus correspondientes planes rectores de uso y gestión conforme a la Ley de Parques Nacionales de 1916. Esas competencias fueron transferidas del Estado a la comunidad autónoma en el año 2009 entrando en vigor el 1 de enero de 2010. Y mediante decreto de 2011 se regula, del Gobierno de Canarias, se regula la forma en la que se podrá delegar a los cabildos insulares las funciones ejecutivas y de gestión de los parques nacionales en función de la concurrencia de ciertas circunstancias que hagan aconsejable la gestión conjunta de los parques nacionales en cada isla con otros espacios naturales ubicados en la misma, en orden a armonizar y optimizar las políticas y estrategias de conservación, de protección y de sostenibilidad de sus espacios.

En aplicación de esos principios se produjo la solicitud, como dije antes, del Cabildo de Tenerife de la delegación de la gestión del parque nacional del Teide, que se reguló en aquel momento por la Ley 9/2014, de 6 de noviembre, de medidas tributarias, administrativas y sociales de Canarias, pues aún no estaba en vigor la Ley de Cabildos, que se aprobó en esta Cámara, como saben, en el año 2015.

Posteriormente, el Cabildo de La Gomera y el Cabildo de La Palma solicitaron al Gobierno de Canarias que se produjera la delegación de gestión de los parques nacionales de Garajonay y de la Caldera de Taburiente, respectivamente, en orden a la delegación que se había o se estaba tramitando en esos momentos del parque nacional del Teide al Cabildo de Tenerife. Para ello, ambas administraciones insulares, tanto la de La Palma como la de La Gomera, presentaron el proyecto de gestión conjunta del parque nacional de La Gomera y otros espacios naturales protegidos de la isla y el proyecto de gestión conjunta del parque nacional de la Caldera de Taburiente y otros espacios naturales protegidos de La Palma, que se sometieron a informe de la Comisión de Parques Nacionales de Canarias a efectos de lo que dispone el artículo 14 del decreto citado anteriormente, de 2011, siendo, finalmente, dados por favorables. Los proyectos de gestión conjunta se elevan, asimismo, a la comisión de parques nacionales canarios, que, como decía, los informa favorablemente, y para continuar con la tramitación de la delegación y, por tanto, hacerla efectiva, era necesario acogerse al nuevo procedimiento establecido en la Ley de Cabildos que se aprobó en 2015, y era necesaria la solicitud de delegación de los tres cabildos insulares de los tres parques nacionales que aún mantenía la gestión y mantiene la gestión el Gobierno de Canarias.

Por lo tanto, es la propia Ley de Cabildos la que establece el procedimiento para hacerlo de manera, con carácter general, como decía, a todos los cabildos insulares conjuntamente, y en el caso de que no pueda producirse de manera conjunta a todos los cabildos insulares, que es el caso en el que nos encontramos, autorizar delegaciones singulares a aquellos cabildos que así lo hayan solicitado. Por lo tanto, solicitamos autorización para esas delegaciones singulares a los cabildos de La Palma y de La Gomera.

Como paso previo a esta autorización, para la que me encuentro hoy aquí, la propia Ley de Cabildos en su artículo 36 prevé la aprobación por parte del Gobierno del inicio de la tramitación. Eso lo hizo el Consejo de Gobierno para poder traer aquí la petición de autorización en octubre de este año, solicitando autorización al Parlamento y entrando el expediente que conforman ambos proyectos en el Parlamento en octubre también de este año.

Asimismo, el artículo 33 de la Ley de Cabildos prevé que la delegación de competencias responda al principio de máxima proximidad a los ciudadanos, y ese principio es el que ha regido en el caso de la ley de la delegación del parque nacional del Teide, pero también el que mantiene el Gobierno como principio básico para la delegación a estos cabildos, acercar esa gestión de recursos tan fundamentales como los parques nacionales, pero además como gestión conjunta con otros espacios naturales protegidos a los cabildos insulares de La Palma y de La Gomera.

Una vez producido ese primer trámite, y si se produce la autorización al Gobierno para continuar con esta tramitación, los siguientes pasos, señorías, que me gustaría relatarles y que nos pondrían ante el trámite final de aprobación del decreto de delegación y, por lo tanto, el decreto donde se materialicen no solo los medios personales, económicos y materiales que se delegan a los cabildos insulares, sería constituir, en este caso, una comisión mixta que permita, bajo la Consejería de Presidencia, permita trabajar en esos... primero, en el criterio que se va a seguir para la delegación, para el decreto de delegación de medios materiales, personales y económicos, si bien es cierto que en esa comisión, ya celebrada, en la que se da el visto bueno a los proyectos, los propios cabildos insulares aceptaron como criterio, en este caso, el ya adoptado por el Cabildo de Tenerife. No obstante, hay que hacerlo en la comisión mixta, que permitirá la distribución de esos medios, como decía, y se hará bajo la Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad. Una vez acordado eso, y establecidos los distintos medios que pasarán a cada uno de los cabildos, se elaborará el decreto de delegación y se hará efectivo, se publicará en el boletín y se hará efectivo, cuando se firme el acta de recepción por parte de los cabildos, igual que ocurrió con el parque nacional del Teide.

Por tanto, señorías, para poder continuar con la tramitación de delegación y avanzar en la comisión mixta que tendrá que determinar los medios materiales, personales y económicos que se delegan a los cabildos insulares, es necesario que sus señorías autoricen al Gobierno a continuar.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora consejera.

Turno ahora de los grupos, de menor a mayor. Empezamos por el Grupo Mixto.

Señor Curbelo, diez minutos.

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): Muchas gracias, presidenta. Señorías, muy buenos días.

Bueno, en definitiva, de lo que se trata hoy aquí es que este Parlamento autorice al Gobierno para delegar las competencias en dos cabildos que la piden, así de sencillo. Y habrá que analizar, si alguien tiene dudas, si estos cabildos u otros tienen capacidad para mejorar la gestión una vez delegada la competencia o no. Yo voy a intervenir para decir que indudablemente el Cabildo de La Palma y el Cabildo de La Gomera tienen capacidad suficiente para, una vez delegada la competencia, mejorar la realidad no solo de la biodiversidad de esos espacios, sino integrar esos espacios en el conjunto de las acciones de los cabildos canarios en el ámbito de cada isla para mejorar la economía, para mejorar la biodiversidad, para mejorar la proyección turística. De eso se trata.

Por tanto, nosotros, en el caso de la isla de La Gomera, el cabildo, que tiene ya no solo la gestión por transferencia de competencias de los 16 espacios naturales protegidos, lo que queremos es incorporar el parque nacional de Garajonay, que es uno más, que son 17 espacios naturales protegidos, a lo que es la Red Natura 2000, con 5 espacios para zonas de especial protección para las aves y 27 espacios para la conservación, a un conjunto de políticas armónicas que indudablemente en su conjunto gana el espacio, gana la biodiversidad y gana la economía de la isla.

Por tanto, yo quiero afirmar con rotundidad que el Cabildo de La Palma y el Cabildo de La Gomera tienen la capacidad suficiente para asumir la competencia y que el servicio se preste a partir de la delegación de las funciones que le encomendará el Gobierno una vez se produzcan las comisiones de trabajo, y el contenido de los decretos correspondientes, previa la recepción, indudablemente, y el vaciado en esos decretos de la realidad económica y los medios materiales y humanos para ser recibidos.

Y créanme, con sinceridad, que en este camino hay técnicos que esas cosas no las ven, pero no las ven porque ven una realidad aislada en el marco de cada una de las islas. Estoy completamente seguro de que con la delegación de competencias a... perdón, efectivamente, la delegación de esas competencias a los cabildos canarios va a ganar no solo la realidad de cada isla, sino el conjunto de la red canaria de espacios naturales protegidos.

Por tanto, el Cabildo de La Gomera puede asumir la gestión del parque nacional de Garajonay en orden a armonizar y optimizar las políticas y estrategias de conservación de protección y sostenibilidad de los espacios naturales protegidos. Este hecho se fundamenta en la continuidad territorial entre el parque nacional de Garajonay y los espacios protegidos, tal y como se pone de manifiesto en la Ley 4/2017, en su preámbulo, donde define la unidad territorial como la unidad insular.

Para que tengan un ejemplo, el parque nacional de Garajonay, que ocupa el 10 % de la superficie de la isla, que son 370 km2, es decir, 10 000 ha, no solo hace una política para proteger los valores naturales del parque y, por tanto, de la biodiversidad, sino que también hace una política de proyección turística, la hace por un lado (abandona su lugar en la Mesa la señora presidenta. Ocupa la Presidencia la señora vicepresidenta segunda, Tavío Ascanio), y también está la unidad de medio ambiente, que establece las políticas para proteger el resto de 16 espacios naturales protegidos y el Cabildo Insular de La Gomera, una política integral, indudablemente, pero también de forma aislada desde el punto de vista de la proyección turística de los valores naturales, culturales y ambientales de La Gomera.

Por tanto, si esa realidad se integra en una, indudablemente será mucho mejor para preservar los valores que pretendemos proteger. Porque la duda que plantean algunos técnicos es si se debe defender el nivel de delegación a los cabildos canarios. Y yo tengo que recordarles aquí que los cabildos canarios, que son administraciones centenarias, tienen la capacidad, pero no refiero solo a los cabildos canarios, en comparación también con las diputaciones provinciales y cualquier otra administración local en nuestro país, además de ser centenaria tienen acreditada la capacidad para la gestión y la preservación de no solo de los valores, sino de un desarrollo económico armónico en cualquier espacio o territorio en el que se muevan.

Por tanto, el cabildo cuenta, además, con la unidad de medio ambiente que dispone de un sistema unificado y cohesionado de gestión, capaz de integrar satisfactoriamente un nuevo espacio natural en su estructura orgánica. Y con la delegación del parque nacional de Garajonay, el Cabildo Insular de La Gomera y... y de aquellas funciones ejecutivas y de gestión, así como las de contratación, beneficiará indudablemente a ambas partes de las políticas y funciones de biodiversidad y recuperación de especies amenazadas, de investigación, de gestión forestal, de la lucha contra incendios, del voluntariado ambiental, de recreo y turismo en la naturaleza, de educación ambiental, de actividad cinegética, de integración del medio ambiente en el desarrollo socioeconómico insular, el paisaje, la evaluación de impacto, el seguimiento ambiental, la inspección y la vigilancia, la gestión económica y otros aspectos que, indudablemente, podríamos mencionar, ya que se dispondrá de medios comunes bien coordinados y procedimentados que generan múltiples sinergias entre los medios disponibles y el personal asignado a esas funciones para el desarrollo de un trabajo cooperativo y en sintonía.

El 11 de marzo de 2011 se crea la Red de Parques Nacionales a través del decreto que ya conocemos, 70/2011, en su introducción, que se recoge textualmente: "por otro lado, al estar la gestión de los restantes espacios naturales protegidos atribuida a los cabildos insulares, resulta coherente con los objetivos de optimización de los recursos el procurar sinergias y economías de escala a través de delegaciones de competencias de gestión a dichas corporaciones insulares, por razones de homogeneidad, continuidad territorial y de armonización de políticas y estrategias de sostenibilidad, garantizando la armonización, coherencia, coordinación y homogeneización de los servicios" de la red canaria de espacios naturales protegidos.

Por tanto, señorías, creo firmemente en lo recogido en el Decreto 70/2011, de 11 de marzo, en el que se crea la red canaria de parques nacionales, en su artículo 14, delegación de competencias administrativas a los cabildos insulares: se delegarán en los cabildos insulares las funciones ejecutivas y de gestión que figuran en el decreto que atribuye a la comisión de parques nacionales canarios, así como las de contratación.

Quiero hacer algunas consideraciones antes de concluir, porque me parece que hay alguna duda respecto de lo que traemos hoy aquí. No se entretengan, indudablemente hace falta que haya un expediente para poder tomar una decisión, pero el contenido de lo que vaya a delegar el Gobierno a los cabildos canarios, tanto los medios económicos como el resto de medios -económicos suficientes, suficientes, materiales o humanos-, se tiene que negociar con posterioridad en la comisión que el Gobierno, como ha señalado la consejera, ha de crear.

Y, finalmente, aprobar el contenido del decreto y recibir las competencias, por tanto, creo que, yo creo que, lo más importante es que se cree y se piense, y se dé confianza en un modelo que es bueno para las islas. Lo está siendo bueno para la recepción de la delegación de competencias en el caso del parque nacional del Teide al Cabildo de Tenerife, y lo será, sin lugar a dudas, para el caso del Cabildo de La Gomera en la delegación de funciones como antes señalaba.

Y segundo, y muy importante, por las razones que ya he mencionado, pero es conveniente señalar que la delegación de funciones, tal y como está planteada, para autorizar al Gobierno en el contenido que acabo de señalar, es bueno para preservar la biodiversidad, no solo de la Caldera de Taburiente, de ese parque nacional, sino también del parque nacional de Garajonay, que, hay que decirlo también, los ciudadanos gomeros y palmeros han hecho siempre, históricamente, un esfuerzo para que estos parques lleguen en el estado de conservación de la biodiversidad hasta el día de hoy.

Por esa razón yo le pido a algún grupo, si tuviera duda, le pido a todos los grupos parlamentarios, pero a alguno si tuviera duda, que crean en los cabildos que van a recibir esa delegación de funciones, que no tengan ninguna duda, porque si ya se ha preservado en su integridad en los valores y la biodiversidad de ese parque, desde luego nosotros somos los primeros que lo vamos a proteger, que lo vamos a animar y que, desde luego, vamos a hacer posible que sea transmitido a las generaciones futuras con esa integridad.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Muchas gracias, señor Curbelo.

Tiene la palabra en nombre del grupo parlamentario de Nueva Canarias la señora diputada doña Esther González González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias, presidenta. Señorías, buenos días.

Señor portavoz del Grupo Mixto, señor Casimiro Curbelo, según usted, acaba de decir, pues, no debemos entretenernos en el expediente. Yo ahí, desde luego, no estoy en absoluto de acuerdo con usted, porque este expediente, este expediente de delegación de competencias en materia de gestión de los parques naturales de Garajonay y de la Caldera de Taburiente a los cabildos de La Gomera y de La Palma, respectivamente, son, pues, en el mejor de los casos, o para decirlo suavemente, en esencia, una chapuza.

Un expediente donde se hace referencia a una solicitud de delegación de competencias de uno de los cabildos que no es tal, para lo que además la consejería los toma, pues, como, al parecer, por deducción. Con un acuerdo del consejo insular en el que la certificación del acuerdo dice ya, por parte de la secretaría general, que el expediente carece de los preceptivos informes jurídicos. Una solicitud de otro cabildo en el que no consta el acuerdo del pleno o del consejo insular que sustente tal petición, y, si consta, desde luego, no ha sido remitido a este Parlamento.

Un expediente, además, donde se hace referencia a un informe que no es tal informe y en el que, remitiendo uno ayer, pero además con fecha de suscripción de ayer -fuera de todos los plazos y los marcos-, insisto, fuera de fecha, con fecha ayer 11 del 12, pero, además un informe que en lugar de estar firmado, como es lo lógico y lo legal de un informe, de un expediente administrativo, en lugar de estar firmado por un técnico o por un letrado, está firmado por la viceconsejera de Medio Ambiente. Desde mi grupo, desde luego, hemos pedido que sea firmado por un técnico, como, insisto, es lo lógico, sin embargo, pues, en las conversaciones que hemos tenido con el grupo de Coalición Canaria, pues, no lo han aceptado.

Y como estas, otras tantas irregularidades, cuestiones que intentaremos reflejar en la medida de lo posible en las propuestas de resolución, y que espero, o que planteamos su subsanación, sea la que determine la aprobación por parte de este Parlamento a la autorización para que el Gobierno lleve a cabo, pues, esta autorización al Gobierno para la delegación de competencias.

Pero bueno, la realidad es que aquí estamos, y lo primero que se me ocurre decir es felicitar al Cabildo de La Palma y al de La Gomera, porque, por fin, después de cuatro años, ya pueden ver la luz al final del túnel. Cuatro años, que se dice pronto; cuatro años para poder asumir las competencias de gestión y conservación de los parques de la Caldera de Taburiente y de Garajonay; cuatro años que ha estado un expediente paseando de mesa en mesa y de consejería en consejería. Y digo esto porque es que el primer paso a superar, que era el informe favorable del Servicio de Coordinación de Parques Nacionales, fue evacuado; en el caso del de la Caldera de Taburiente en enero del 2015, un mes y pico después de su presentación, en el caso del de Garajonay en abril del 2015, tres meses después de su presentación. Y tras este informe favorable tuvo que pasar un año más, hasta marzo del 2016, para que la Comisión de Parques Nacionales informara favorablemente el proyecto de gestión conjunta, de un parque y del otro, y ello, además, no gratuitamente sino porque era lo que exigía el artículo 14.3 del Decreto 70/2011, en el que se crea la red canaria de parques nacionales.

Pero, tras este paso, tras esta aprobación, no es hasta mayo del 2018, es decir, dos años y pico más tarde, cuando la Consejería de Política Territorial tiene a bien remitir a la Consejería de Presidencia la documentación relativa al expediente de delegación de la gestión de estos dos parques, del de Garajonay y del de la Caldera de Taburiente, para su tramitación. Insisto, dos años y pico guardado en una gaveta. Y no solo guardado en una gaveta, sino que cuando lo remiten envían el expediente incompleto. No consta en el expediente el borrador de proyecto de decreto de delegación, que debe elevarse al Consejo de Gobierno para que tome el acuerdo, y también falta en el expediente en el informe que se determine cuál o cuáles son las causas objetivas de entre las contempladas en el artículo 34.2 de la Ley de Cabildos que habilite al Gobierno a solicitar la autorización al Parlamento para proceder a la delegación de competencias únicamente de dos cabildos insulares, dejando pendiente el del parque de Timanfaya. Por ahí hay un escrito, ese informe que llegó ayer, donde dice que el del parque de Timanfaya se da por desistido, y que, además, entienden que es que no tiene capacidad para llevarlo a cabo. Que yo sepa, el Cabildo de Lanzarote no ha dicho fehacientemente que no tiene capacidad, con lo cual, otra deducción del Gobierno.

Pero es más, tienen que pasar tres meses más que dichas cuestiones queden solventadas, y además, no contentos, pasan dos meses más para que el Gobierno tome el acuerdo de solicitar al Parlamento la autorización para delegar, con carácter singular, las competencias en materia de gestión de estos dos parques nacionales. Y es hoy, 12 de diciembre del 2018, mes y medio más tarde, cuando por fin estamos debatiendo este tema en el Parlamento. Un tema, además, que no es baladí; de hecho, es la primera vez que en este Parlamento o este Parlamento tiene la responsabilidad de autorizar o no al Gobierno de Canarias a delegar con carácter singular las competencias en materia de gestión de parques nacionales a los cabildos insulares. Y digo esto porque ya se produjo una delegación a un cabildo de estas competencias, me refiero a la delegación del Cabildo de Tenerife de la gestión del parque nacional del Teide; delegación que se aprobó en julio del 2015, pero no a través de lo estipulado en la Ley de Cabildos, sino de la disposición transitoria sexta de la Ley de medidas tributarias, administrativas y sociales de Canarias. Aprobación, por otra parte, que, desde luego, aparentemente, por lo menos fue bastante limítrofe, por cuanto fue el día 15 de junio, es decir, tan solo cuatro días más tarde, cuando entró en vigor la Ley de Cabildos; podía haber esperado.

Pero llegados a este punto, llegados a hoy, 12 de diciembre, estamos para hacer aquello que no pudimos hacer con la delegación de competencias al Cabildo de Tenerife. Y anticipo que nuestro voto, el voto de mi grupo político, el voto de Nueva Canarias, va a ser favorable, y va a ser favorable fundamentalmente por razones de oportunidad. Porque por economía, por optimización de recursos, por homogeneidad, por continuidad territorial y de armonización de políticas y estrategias de sostenibilidad, y al estar la gestión de los restantes espacios naturales transferidos a los cabildos, entendemos que son estos, son los cabildos insulares los que deben gestionar también los parques nacionales.

Dicho esto, yo sí que le pediría que nos aclarara, en la medida de lo posible, por qué en el decreto en el que se delegan las competencias al Cabildo de Tenerife para la gestión del parque nacional del Teide recoge, además del objeto, la duración, el régimen jurídico de la delegación y las funciones generales que se reserva la Administración pública de la comunidad autónoma, una serie de consideraciones destinadas a asegurar el control y dirección de la ejecución por el cabildo de las competencias delegadas. Cuestiones que no figuran en el proyecto de decreto de delegación de competencias a los cabildos de La Gomera y La Palma.

En cualquier caso, mis últimas palabras las dirijo a los presidentes de los cabildos de La Gomera y de La Palma. Y decirles que espero que con esta delegación de competencias el Gobierno cumpla con lo preceptuado en la Ley de Bases de Régimen Local y en la Ley de Cabildos en referencia al traspaso de medios económicos, materiales y personales para la gestión de dicha competencia, y que no ocurra lo mismo -por eso lo advierto-, que no ocurra lo mismo que ha sucedido con la atribución de competencias a los cabildos en materia del planeamiento del resto de los espacios naturales, que cuatro años más tarde de la atribución de esas competencias aún no se han traspasado los medios materiales, personales y económicos para gestionar dicha competencia adecuadamente, además, sin poner en riesgo la suficiencia financiera de los cabildos. Preceptos que están exigidos en la Ley de Bases de Régimen Local y en la Ley de Cabildos, y que cabildos, por ejemplo, el que conozco, el Cabildo de Gran Canaria le cuesta un millón y pico de euros el poder hacer los PORN y los PRUG que tenían que haber estados hechos, por lo menos los PORN, por parte del Gobierno de Canarias, que no los hicieron, atribuyeron la competencia a los cabildos y, sin embargo, se han desentendido absolutamente.

En cualquier caso, espero que la gestión de los parques naturales, de estos dos parques naturales a partir de ahora, cuando los lleven los cabildos, pues, sea una gestión más ágil y más eficaz.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la intervención del Grupo Parlamentario Podemos, en su nombre tiene la palabra el señor diputado don Manuel Marrero Morales.

El señor MARRERO MORALES: Buenos días.

Desde el Grupo Parlamentario de Podemos, como principio general respecto a cualquier tipo de políticas, sean de carácter medioambiental, sean de cualquier otro tipo de gestión, defendemos como principio la descentralización de competencias. Eso como principio general aplicado a cualquier tipo de políticas, porque consideramos que la gestión debe estar en las instituciones más próximas, más cercanas a la ciudadanía y ahí se puede ejercer un mayor control. Pero para que eso ocurra se necesita, normalmente, que las instituciones locales, cabildos, ayuntamientos, tengan absolutos niveles de transparencia, como lo deberían tener todas las instituciones del Estado, y también que impulsen mecanismos de participación ciudadana. Consideramos que la democracia se construye día a día, se practica viviéndola y ejerciéndola. Por tanto, sentados estos principios sobre los cuales partimos, nuestra apuesta en cualquier tipo de gestión desde lo público está porque se haga cien por cien pública cualquier gestión, que no queda en entredicho con este asunto que ya estamos tratando aquí, pero sí lo queremos dejar sentado.

Sin embargo, también desde la comunidad científica, desde determinados sectores en la comunidad científica, desde responsables de parques nacionales diversos, etcétera, se alzan voces contra esa delegación de competencias en materia de gestión de parques nacionales, y aunque reconocen que esas competencias son inevitables -puesto que ya están acordadas-, manifiestan la preocupación porque consideran que, de alguna forma, mientras esa gestión se acerca más a la ciudadanía y a administraciones locales donde la transparencia, etcétera, no es precisamente una de sus virtudes, pues, es más probable que surjan problemas de clientelismo, etcétera, ¿no? De favores y cuestiones debidas. Y añaden más que les preocupa, desde esos sectores de la comunidad científica, que en la actualidad no haya una única línea de gestión para todos los parques de Canarias, sino que cada cabildo establezca la que mejor le parezca. Nosotros apostamos porque haya una red de parques nacionales de Canarias y porque haya una línea de gestión única para los parques con las singularidades de cada uno de ellos, esa es nuestra apuesta, y que el Gobierno de Canarias, que tiene las competencias transferidas desde el Gobierno del Estado, pues, cumpla con sus funciones, precisamente.

No consideramos que competencias como las sancionadoras, el régimen sancionador, etcétera, pues, se tenga que transferir. A este planteamiento que hoy se nos hace aquí se aplica el calificativo de delegación singular, efectivamente, y se plantea cuando concurre alguna de las circunstancias objetivas siguientes, que es que lo exija la naturaleza o las características del servicio, que el cabildo insular carezca de capacidad de gestión económica y que la gestión sea ineficiente en atención a las características territoriales y poblacionales de la isla respectiva.

Y yo, una primera pregunta que me surge es cuáles de estas circunstancias concurren en los dos cabildos a los que hoy se les adjudica esto para el carácter de singularidad; si los presupuestos que se van a dedicar desde el Gobierno autónomo, y que vienen transferidos también desde el Gobierno del Estado, van a tener un carácter finalista o no, porque en otras competencias que se han dado a los cabildos, luego se quejan algunos cabildos porque, al no ser finalistas, pues, van a la bolsa común.

Yo plantearía, si examinando todo el expediente, el que se disponga del informe de cómo se están gestionando los espacios naturales protegidos y los espacios Natura 2000, planteo si el Gobierno y la comisión de parques nacionales, de alguna manera, que ha valorado la situación como positiva, pues, ha hecho una evaluación de los mismos, de cómo está la cuestión de la biodiversidad, de cómo está la cuestión de las especies invasoras, de qué se está haciendo con la gestión de los espacios, que ya hoy están cedidos y son competencia de los cabildos. Los planes de uso y gestión, a fecha de hoy, creo que no están aprobados, no lo sé. La consejera, en todo caso, lo aclarará.

Tenemos algunos problemas también en el procedimiento, es decir, vamos a ver, el parque nacional, por ejemplo, de Garajonay es propiedad de seis municipios, concurren en él seis municipios; seguramente habría que garantizar bastante el que hubiera actividad de coordinación del cabildo, del Gobierno de Canarias y esos seis municipios, en el caso de Garajonay y como puede ser en el municipio de El Paso en el de La Palma o como pueden ser otros municipios en los otros parques nacionales. Porque una preocupación es que ese esfuerzo de coordinación y de actuación se haga con calidad suficiente para los montes de nuestras islas y para los parques.

Los requisitos que se han aprobado por la comisión de parques nacionales canarios, informar favorablemente sobre los proyectos de gestión presentado por los cabildos, no parece que hayan tenido en cuenta los planes rectores de uso y gestión, como ha sido esa gestión de los espacios naturales protegidos o de los espacios Natura 2000 a los que antes hacía referencia, en el que los cabildos sí son competentes. Por tanto, nos preocupa que las garantías no sean suficientes. Yo confío en la palabra de la gente, aquí don Casimiro Curbelo ha manifestado su palabra de que eso va a ser así, pero creo que también hay que demostrarlo después con los hechos concretos.

Y se nos presenta a partir de ayer, revisando la exposición de motivos hay una cosa curiosa con respecto al parque nacional de la Caldera, es decir, yo me pregunto dónde estaban los servicios jurídicos del Gobierno o incluso, tal vez, hasta los de esta Cámara cuando se nos plantea un documento en el que se nos dice lo siguiente sobre el parque nacional de la Caldera, dice "si bien en este caso no existe una solicitud formal y expresa de delegación, esta intención puede deducirse del contenido del proyecto aprobado en el que se cita...", tal, tal. Es decir, que aquí tenemos que estar haciendo deducciones y el Gobierno ha sacado una deducción de la petición... Oiga, ¿y para qué está ese diálogo permanente que tendría que haber entre las instituciones, y mucho más cuando se va a proceder a la delegación de competencias en materia medioambiental? ¿No existe una cosa que se llama subsanación de errores de alguien que está revisando estas cuestiones y se plantea al Cabildo de La Palma que por qué no ha hecho la formulación expresa, por ejemplo? ¿O tal vez es que formaba parte de ese núcleo duro del Gobierno canario que ha estado enfrentado con el Cabildo de La Palma por otros motivos en estos momentos y el diálogo estaba cortocircuitado? Es simplemente una pregunta.

Nosotros planteamos que se devuelva al Gobierno para que se subsanen previamente los errores. Es decir, no queremos firmar un cheque en blanco. Y el Gobierno ha cometido errores, nos llega otro documento firmado, que es un informe firmado por la viceconsejera de Medio Ambiente en el que yo creo que sin venir a cuento, porque estamos hablamos del parque de Garajonay y del parque de la Caldera, y, sin embargo, aquí se nos viene a hablar de las razones por las que no se le da la cuestión de cesión singular al parque de Timanfaya. Pero ¿es que lo ha solicitado el Cabildo de Lanzarote -es lo que me pregunto- para que se emita este informe? ¿Qué competencias y qué capacidad técnica tiene la viceconsejera de Medio Ambiente para emitir un informe técnico complementario a lo que hay? ¿Se las ha cedido usted, señora consejera? Es simplemente también otra cuestión que me planteo ante esta situación.

Por tanto, nosotros no vamos a estar favoreciendo que aquí se apoye un listado de tareas no realizadas por el Gobierno. Y ese listado de tareas es lo que nos plantean en esta resolución: que apoyemos las deficiencias, la ineficacia del Gobierno en este trasvase que desde 2014 planteó el Cabildo de La Palma, que desde 2015 planteó el Cabildo de La Gomera y que, sin embargo, han pasado cuatro años, cinco años, y no se ha respondido adecuadamente a este asunto. Todo esto forma parte de peticiones hechas en la anterior legislatura, cuando don Casimiro también era presidente del Cabildo de La Gomera, y bueno, yo espero que en las listas próximas, pues, en las reivindicaciones incluya, de alguna manera, pues, también la parte de costa, porque sería ya importante para tener la capacidad del cabildo sobre toda la gestión concreta de todo lo que signifique la isla.

Por tanto, nosotros nos planteamos que los informes medioambientales del Cabildo de La Palma faltan, si se le ha pedido opinión a los actuales gestores de los parques nacionales y, en definitiva, por qué el Cabildo de Lanzarote no ha hecho la solicitud...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Popular tiene la palabra la señora diputada doña Luz Reverón González.

La señora REVERÓN GONZÁLEZ: Gracias, presidenta. Buenos días, señorías. Buenos días, señora consejera.

Quiero comenzar mi intervención haciendo un recorrido sobre lo que ha sido la legislación de parques nacionales, para recordar sobre todo por qué nos encontramos hoy aquí ante esta comunicación del Gobierno de Canarias, y sobre todo para poner en valor qué son los parques nacionales.

Señorías, con la Ley 41/1997, que modificó parcialmente la ley del año 1989, se estableció un modelo de gestión de los parques nacionales en el que se compartían las responsabilidades en este sentido entre lo que era el Estado y las comunidades autónomas, donde además se incorporaba una nueva figura que era la figura del Plan Director de Red de Parques Nacionales.

Sin embargo, diferentes sentencias del Tribunal Constitucional, que en el año 2004-2005 configuraron un modelo diferente hasta al que ese momento se estaba haciendo, y quedó definitivamente este modelo definido en la Ley 5/2007, de parques nacionales. Con la aprobación de esta ley, la gestión ordinaria y habitual de los parques nacionales les corresponde a las comunidades autónomas en su régimen de autoorganización y con cargo a sus recursos financieros, mientras que la tutela general del sistema, el establecimiento de las directrices básicas, el asegurar la coherencia de la red, era competencia del Estado.

Por tanto, en la medida en que las comunidades autónomas fueron desarrollando sus normas de protección, se produjo el progresivo cambio del sistema de gestión, del modelo de gestión compartida al modelo de gestión exclusiva por parte de las comunidades autónomas, y en la actualidad podemos decir que la gestión exclusiva ya está en casi todas las comunidades autónomas, si mal no recuerdo solamente quedan dos únicos parques nacionales.

Señorías, la Red de Parques Nacionales constituye un referente de la política de conservación del medio natural, siendo, por tanto, necesario establecer instrumentos de salvaguarda y de planificación, objetivo este que entendemos que se consiguió con la aprobación de la Ley 30/2014, de parques nacionales, con el Plan Director de la Red de Parques.

Además, es preciso recordar que con el actual modelo se reconocen los derechos de las poblaciones que están en el interior y en los alrededores de los parques, así como de los propietarios que tienen terrenos dentro.

Las poblaciones locales deben percibir los parques como un aliado, como un territorio que les brinde las oportunidades de desarrollo y nuevas oportunidades, porque son ellos los que contribuyen decisivamente a la conservación de estos. Porque está demostrado que no basta con desarrollar un sistema de subvenciones, cuya dotación, además, siempre estará condicionada por la situación presupuestaria, y que, además, en absoluto va a garantizar el desarrollo rural de esas zonas.

Hoy la gestión de los parques nacionales debe ser más participativa y, sobre todo, más abierta a las poblaciones de su entorno. Es necesario que estas poblaciones conozcan y se impliquen en las oportunidades que ofrecen y generan los servicios de un parque.

La actividad de estas poblaciones dentro de los parques o de sus zonas periféricas de protección a través de los aprovechamientos tradicionales compatibles puede y debe convertirse en una herramienta más de conservación activa.

En definitiva, señorías, todos convendremos que en una sociedad desarrollada como la nuestra debe disponer de unos instrumentos que salvaguarden con eficacia nuestros espacios naturales más singulares, que son los parques nacionales.

Señorías, la Red de Parques Nacionales está integrada por territorios únicos, singulares y excepcionales, con valores naturales, estéticos, culturales y científicos, cuya conservación merece una atención preferente y por eso es declarado por el Estado de interés general. Son un elemento crucial de nuestro medio ambiente. Tras casi un siglo de existencia se han consolidado y han sido reconocidos como la figura de protección del medio natural más prestigiosa de la que disponemos. Son además pioneros en estrategia de conservación y recuperación de especies amenazadas o en peligro de extinción, así como en actuaciones de mejora de hábitats o erradicación de especies que por no ser originarias de los ecosistemas donde aparecen lo ponen en peligro.

Señorías, entramos ya en los parques nacionales de una manera más concreta. En España, todos sabemos, hay 15 parques nacionales, y en Canarias tenemos la suerte de contar con 4, y todos ellos nombrados por diferentes razones, porque está claro que cada uno de ellos es único. Siguiendo un orden cronológico de sus nombramientos sí me gustaría decir, pues, como ha sido el Teide -llamado por nosotros, por los tinerfeños, el padre Teide- fue nombrado oficialmente parque nacional en 1954. Un año después le tocó el turno a la Caldera de Taburiente, donde según los expertos consideran que podía ser una de las calderas más grandes del mundo. Timanfaya, en Lanzarote, fue declarado parque nacional en 1974. Y finalmente, el más reciente, el parque nacional de Garajonay, que fue nombrado en el año 1981, pero apenas cinco años después fue nombrado patrimonio natural de la humanidad, y además sí me gustaría destacar que como parque nacional ocupa el 10 % del territorio de la isla, y además se destaca porque es considerado el mayor bosque de laurisilva del mundo.

Pues bien, como ya he comentado, nos encontramos en el cambio del sistema de gestión desde lo que fue el modelo de gestión compartida al actual modelo de gestión exclusivo por parte de las comunidades autónomas. Y en nuestra comunidad autónoma, pues, asumió la competencia en el año 2009 sobre ampliación de las funciones y servicios de la Administración del Estado traspasados a la Comunidad Autónoma de Canarias mediante el Decreto 1550/2009. Por tanto, desde el año 2010, nuestra comunidad autónoma gestiona de forma exclusiva la gestión de nuestros cuatro parques nacionales.

No obstante, mediante el Decreto 70/2011, por el que se crea la Red Canaria de Parques Nacionales, prevé en su artículo 14 la delegación de competencias administrativas en los cabildos insulares, estableciendo un procedimiento que, además, podemos completar con la actual Ley de Cabildos, la Ley 8/2015, donde se recoge, como han dicho las personas que me han precedido en la palabra, que la delegación de competencias autonómicas debe de responder al principio de máxima proximidad a los ciudadanos. Y además se dispone, en el artículo 34.2, las posibilidades de efectuar una delegación, no en todos los cabildos sino en uno o en varios cabildos de manera singular, previo, eso sí, acuerdo del Parlamento de Canarias, siempre que se concurran una serie de circunstancias objetivas.

Pues bien, señorías, el 5 de diciembre del 2014 el Cabildo de La Palma remitió al Gobierno certificación del acuerdo del consejo de gobierno aprobando el proyecto de gestión conjunta del parque nacional de la Caldera de Taburiente y de otros espacios naturales protegidos, aunque es preciso destacar que el Gobierno de Canarias manifestó lo siguiente, y es que dice, y cito textualmente: "si bien en este caso no existe una solicitud formal y expresa de delegación, esta intención puede deducirse del contenido del proyecto".

Por su parte, el 26 de enero de 2015, el Cabildo de La Gomera solicitó al Gobierno de Canarias la delegación de las competencias, pero concretamente se solicitaba por parte del presidente del cabildo, don Casimiro Curbelo, al presidente del Gobierno de Canarias la culminación del proceso de delegación de competencias mediante oficio. Los proyectos presentados, hay que decir, como ya se ha dicho, están informados favorablemente por la comisión de parques nacionales y, además, cuentan, asimismo, con el informe favorable de la coordinadora de parques nacionales.

La presente comunicación solicita, por tanto, como se ha dicho ya, el previo acuerdo del Parlamento de Canarias para poder delegar en estos dos cabildos las competencias en la gestión de sus parques nacionales, justificándose esta delegación singular en un informe firmado por la viceconsejera de Medio Ambiente, justificando que las circunstancias objetivas para concurrir a esta delegación de competencias están enmarcadas dentro del artículo 34.2 en su apartado a).

No obstante, en el expediente remitido a este Parlamento no constan los acuerdos expresos de solicitud de delegación de las competencias por parte de estas corporaciones insulares. Y sí me gustaría, en estos momentos, hacer referencia a los reglamentos de organización y funcionamiento de los cabildos insulares, donde se establecen, tanto en el Cabildo de La Palma y el Cabildo de La Gomera, que la aprobación de las transferencias, delegaciones o encomiendas de gestión de competencias, funciones y servicios a otras administraciones públicas, así como la aceptación de las que se realicen a favor del cabildo, es competencia plenaria.

En consecuencia, entendemos que si el pleno es el órgano competente para autorizar una delegación de funciones a otras administraciones, y además es también el competente para la aceptación de aquellas que se realicen a favor del cabildo, consideramos, por tanto, que el pleno es el competente también para solicitarlas. Por otro lado, se adjunta en el documento que nos han enviado al Parlamento un texto que es el borrador del decreto que regula el alcance, el contenido y condiciones y duración de la delegación. Sí me gustaría destacar que el artículo 1.2 de este borrador de decreto establece una serie de competencias que exceden, a nuestra humilde opinión, de sus competencias, porque son competencias que están reservadas por ley a la agencia de protección, de conformidad con la Ley del Suelo de Canarias.

Otra cuestión que también me gustaría señalar es el detrimento que ha sufrido el presupuesto desde que los parques nacionales están en manos de la comunidad autónoma de Canarias. Me gustaría destacar que, por ejemplo, en el año 2010 el parque nacional de la Caldera de Taburiente tenía en el capítulo VI un presupuesto de casi dos millones y medio de euros, actualmente, en el 2018, su presupuesto es de 1 148 000 euros; y el parque de Garajonay, en el año 2010, disponía de dos millones y medio de euros, y en la actualidad dispone de un millón y medio. Y también hay que destacar que en la actualidad la relación de puestos de trabajo de las personas que gestionan los parques nacionales, tanto en el parque de Garajonay, son 20 plazas y en estos momentos solamente están ocupadas 15 personas, y en la Caldera de Taburiente son 20 plazas y están ocupados solamente 17 puestos.

Por tanto, les voy a decir, señorías, no seré yo quien vaya a poner en tela de juicio, por supuesto, la capacidad de gestión de los cabildos para ejercer sus propias competencias, porque soy cabildista, pero después de lo que he manifestado entenderán que la situación actual del expediente y cómo ha llegado a este Parlamento, necesita que lleguemos a un consenso para subsanar sus...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): (Sin micrófono)... señora Reverón.

La señora REVERÓN GONZÁLEZ: Gracias, presidenta.

Termino, señorías. Lo que decía: entendemos que la situación actual del expediente necesita de un consenso, sobre todo para subsanar las deficiencias del mismo y que la delegación sea con las máximas garantías.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la intervención del Grupo Parlamentario Socialista Canario, en su nombre tiene la palabra la señora diputada doña Ventura del Carmen Rodríguez Herrera.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: Gracias, presidenta. Señorías, buenas tardes.

La verdad es que esta sesión plenaria va a pasar un poco desapercibida por la hora, por el cansancio... Yo creo que solo los portavoces que llevamos este asunto estamos casi prestando atención. Y les advierto que este es un asunto muy importante, muy trascendente, para el desarrollo de las islas.

La verdad es que las casualidades de la vida hacen que... Hace, pues eso, cuatro años, en 2014, fuera yo consejera de Medio Ambiente del Cabildo de La Gomera y conozca perfectamente el desarrollo y los inicios de este expediente de solicitud de transferencia o de delegación de competencias del Gobierno a, en aquel caso, en este caso, al Cabildo de La Gomera.

En 2014, efectivamente, una reunión que manteníamos todos los consejeros y consejeras de Medio Ambiente de los cabildos se... En 2014 se empezó a plantear la posibilidad o la necesidad de la transferencia a los cabildos de la gestión de los parques nacionales. Desde luego, quien tenía muchísima prisa era el Cabildo de Tenerife, el Teide era un parque nacional que debía ser gestionado rápidamente por el cabildo. Por tanto, prácticamente en diciembre y enero presentaron la memoria y el Gobierno, con la normativa vigente en aquel momento, porque al poco fue cuando entró en vigor la Ley de Cabildos, pero con la ley vigente en aquel momento aprobó la transferencia de la gestión del parque nacional del Teide al Cabildo de Tenerife.

El Cabildo de La Gomera y el Cabildo de La Palma -y yo lo recuerdo así- teníamos algunas preocupaciones importantes, y también el Cabildo de Lanzarote, fundamentalmente en cuanto a la financiación, porque no nos equivoquemos, en este caso, lo que se está planteando aquí, el riesgo que hay es que no se presten los servicios y que no se hagan los trabajos de conservación porque no tenemos recursos suficientes para afrontarlos. La realidad es que el Cabildo de Lanzarote, yo no creo, y además me parece un poco atrevido, que el Gobierno, sin... por lo menos en el expediente no está, diga que el Cabildo de Lanzarote no tiene capacidad para gestionar, yo no sé cuál es la diferencia en esa capacidad con respecto al de Tenerife, al de La Palma o al de La Gomera. Yo creo que, bueno, pues, mantiene la preocupación que teníamos todos en aquel momento.

La realidad es que, efectivamente, como ya se ha dicho, pasan tres años prácticamente, y en este mes, rápido y corriendo, o en el mes de septiembre, el Gobierno se da cuenta de que tiene estos expedientes en el cajón y vamos a hacer la transferencia o la delegación de estas competencias.

Tanto el Cabildo de La Gomera como el Cabildo de La Palma, efectivamente, lo solicitamos y preparamos el expediente. En La Gomera el parque nacional el planteamiento es la gestión conjunta del parque nacional de Garajonay con el parque natural de Majona, la reserva natural de Benchijigua, el monumento de Los Roques, el paisaje protegido de Orone y el Lomo del Carretón. Y en La Palma, el parque nacional de la Caldera de Taburiente, con el parque natural de Las Nieves y el paisaje protegido del Barranco de las Angustias.

No quiere decir que los cabildos no gestionen el resto de espacios naturales, claro que sí, pero la memoria incluye la gestión conjunta de estos espacios naturales.

Pero, además, cuando hablamos de gestión conjunta se supone que ya tenemos una gestión, y yo aquí le pregunto, señora consejera, cuál es la gestión que está realizando, por ejemplo, el Cabildo de La Gomera con el espacio natural protegido de Majona, que no sea convocar el Patronato de Espacios Naturales y ver los expedientes que solicitan los ciudadanos de algunas actuaciones. El Gobierno es parte de ese consejo, no me diga que se lo pregunte al presidente del cabildo, porque el Gobierno forma parte de ese consejo.

Estábamos acabando una crisis en 2014 y no estábamos seguros de cómo se iba a acabar en esa crisis. Lo que sí es cierto es que el Gobierno del Estado, el ministerio, a la hora de transferir los parques nacionales a la comunidad autónoma también transfirió los recursos en una bolsa, que era lo que el Gobierno siempre ha explicado, en una bolsa común, de forma que de esa bolsa común no salían los mismos recursos para la gestión de los parques nacionales. Por tanto, ahí ya tenemos una merma en los recursos económicos que llegaban -y que llegan- a los parques nacionales.

Pero luego hay otra merma, ya a los cabildos en 2002 se les transfirieron las competencias en cuestiones medioambientales: servicios forestales, vías pecuarias, pastos, protección del medio ambiente, gestión y conservación de los espacios naturales protegidos. ¿Con qué financiación? Y además, se hizo un decreto -como se tiene que hacer ahora después de este visto bueno-, un decreto en el que se le transfieren los medios personales y materiales, las 20 plazas en el caso del parque nacional de Garajonay, en el de la Caldera de Taburiente, con todos los medios materiales, los edificios, las infraestructuras, los coches, absolutamente todo. Pero, además, con una financiación anual. Esa era una de las principales quejas -señor Curbelo, creo que lo recordará- y de las preocupaciones, porque no tienen esas competencias la financiación adecuada para la gestión; el Gobierno no transfiere a los cabildos la suficiente financiación para hacer frente a sus competencias.

Por tanto, manteníamos una exigencia con el Gobierno de Canarias. Debe ser que en estos cuatro años se ha resuelto, y ya están bien dotadas las competencias del cabildo, también para los parques nacionales y, por tanto, ahora solo falta que los cabildos lo gestionen adecuadamente.

Yo sí confío en la capacidad de gestión de las administraciones locales, pero es verdad que hay ciertos riesgos por la presión que se ejerce por la población en la gestión del territorio, en las exigencias de empleo. Bueno, yo creo que en algún caso ya algún alcalde en la isla de La Gomera está contando con su porción en la toma de decisiones en la gestión del parque nacional, que luego la tendrá o no la tendrá, pero está ahí planteada.

Y se me olvidaba: en el proceso de transferencias de la comunidad autónoma a los cabildos no solo se recortó económicamente, sino que el Cabildo de La Gomera perdió, por ejemplo, un ingeniero de montes que se quedó asignado en el Cabildo de Tenerife.

Por tanto, yo creo que el procedimiento sí es importante, el expediente es muy importante para que no se nos queden rendijillas abiertas en las que luego, a la hora de gestionar, no podamos hacerlo de forma adecuada.

Yo, como digo, será que se ha resuelto el asunto de los presupuestos, pero me temo que no. El parque nacional de Garajonay no ha recuperado la financiación que tenía de antes de la crisis; en 2011 tenía 2 269 000 euros, y ahora, para 2019, tiene apenas dos millones. Y no les cuento el presupuesto al que llegó a bajar en 2013, por ejemplo, a un millón, un 50 % de financiación. Y con eso el personal, el director conservador pues hicieron, lo que se dice, de tripas corazón y gestionaron adecuadamente, en la medida en que pudieron, el parque nacional.

Por tanto, nosotros vamos a apoyar esta autorización que se trae hoy aquí, pero condicionada a que la propuesta de resolución se cumpla. La verdad es que lo que nos sale de dentro es decir: señora consejera, el expediente es un poco chapuza, lléveselo y cuando lo arregle lo trae otra vez aquí. Porque, además, ha tenido tiempo, han tenido dos años, es que... ¿cómo que no hay solicitud del Cabildo de La Palma? Es que yo creo que Nieves Rosa Arroyo, que era la consejera del Cabildo de La Palma, compañera, de las reuniones en las que estaban, junto con la memoria, lo trabajamos conjuntamente, vamos, no digo que la copié de ella pero prácticamente lo trabajamos conjuntamente. ¿Cómo es posible que nosotros hayamos hecho la solicitud y ellos en aquel momento no? ¿Cómo es que no hay un acuerdo plenario? En dos años, yo no recuerdo, la verdad, si en el Cabildo de La Gomera lo hicimos en aquellos momentos, pero ha habido tiempo para tener los acuerdos plenarios. Y no digo ya el informe que traen hoy de prisa y corriendo para justificar las causas que hacen o que permitan la delegación, que en realidad no está firmado por un técnico y la verdad ahí la comunidad científica también tiene las dudas, prácticamente las mismas que estamos planteando todos hoy aquí. Pero, como digo, y termino porque se me acaba el tiempo y la verdad es que sería, es una cuestión de la que... da para mucho para hablar.

Agradeciendo a todo el personal de los parques nacionales, en las personas de su director conservador, don Ángel Fernández, del parque nacional de Garajonay, y a don Ángel Palomares, del parque nacional de la Caldera de Taburiente, el trabajo que han hecho para la conservación de estos parques nacionales; ellos y todo el equipo. Y, como digo, apoyamos esta delegación, esperando que esa gestión conjunta, que, desde luego, es bueno y entendemos que optimiza los recursos entre estos espacios naturales sirva para que los ahora no se están gestionando tengan la gestión en la calidad de servicios que prestan los parques nacionales y que no sea al revés...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Señora Ventura.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: En cualquier caso, el compromiso del Partido Socialista será que desde donde estemos, en la Oposición, en el Gobierno, en los cabildos, en los ayuntamientos, en el Gobierno regional o donde quiera que estemos, estaremos vigilantes para que estas joyas que se conservan en nuestras islas, Patrimonio de la Humanidad en el caso del parque nacional de Garajonay o la Caldera de Taburiente, dentro de las dos islas que son además declaradas reserva de la biosfera, como digo, mantengan la calidad de conservación, la calidad científica y la oferta turística que en estos momentos suponen un reclamo y que genera o mantiene la vida y la actividad económica de estas dos islas. No quiero pensar, si no fuera así, cómo sería nuestra vida en estas islas.

Por tanto, nuestro voto favorable con el condicionamiento que hemos planteado.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la intervención del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, en su nombre tiene la palabra la señora diputada doña Socorro Beato Castellano.

La señora BEATO CASTELLANO: Gracias, señora presidenta. Señorías.

Yo creo que no podemos perder de vista cuál es nuestra capacidad de decidir respecto a este asunto y qué es lo que la ley le pide a este Parlamento. Porque estamos ante una cuestión formal por la que se le solicita a este Parlamento la conformidad para la delegación de la gestión de los parques nacionales de Garajonay y de la Caldera de Taburiente. Y la primera pregunta que nos hicimos fue: ¿por qué se nos pedía esa conformidad para los parques de La Gomera y de La Palma y por qué no se nos solicitó para la delegación del parque nacional del Teide, en Tenerife? Porque recordemos que la del parque nacional del Teide, en Tenerife, se llevó a cabo en junio del 2015.

Y es que en este caso la delegación de la gestión se realizó al amparo de la vía excepcional prevista en la disposición transitoria sexta de la Ley 14, de medidas tributarias, administrativas y sociales, sobre delegación a los cabildos insulares. Y estaban los expedientes también de La Palma y de La Gomera, pero no llegaron, y esa ley decayó. Y hubo un punto de inflexión con la entrada en vigor de la Ley 8/2015, de Cabildos Insulares, que en su artículo 34 establece cómo se han de realizar las delegaciones de competencias en los cabildos insulares; y dice que han de ser con carácter general. Esta es la regla general, con carácter general a todos los cabildos insulares; no obstante, establece la posibilidad de que pueda efectuarse en favor de varios cabildos insulares con carácter singular. Este es el caso que nos ocupa: la delegación con carácter singular en dos cabildos que ya tenían iniciados sus expedientes pero que no llegaron a la Ley de medidas tributarias del año 2014.

Hecha la delegación de Tenerife y no habiendo presentado el Cabildo de Lanzarote proyecto de gestión conjunta, evidentemente, lo que procede es una delegación singular. Y es un procedimiento inédito a partir de esa entrada en vigor de la Ley de Cabildos para el que este Parlamento ni siquiera tenía regulación de cómo se iba a sustentar el procedimiento, cómo lo íbamos a hacer en este pleno, porque nuestro Reglamento, el Reglamento de la Cámara, no lo establece porque es anterior a la Ley de Cabildos. Y ha habido que resolver la laguna reglamentaria con un acuerdo de la Mesa de la Cámara.

Y otra cosa que nos planteamos es: ¿a este Parlamento qué le corresponde analizar, cuestiones formales o cuestiones de oportunidad? Analizando la propuesta del Gobierno, y hay que tener en cuenta que aquí hay dos expedientes, uno el expediente de delegación que se tramita por parte de la Consejería de Política Territorial y otro el expediente de evacuar el trámite de autorización a este Parlamento que lo tramita la consejería competente en materia de administración pública. Por tanto, son dos expedientes, y por tanto, puede haber cuestiones que no se hayan trasladado al expediente de solicitud de autorización o no en la forma que nosotros pretendemos y que sí consten en el expediente de delegación de la Consejería de Política Territorial.

Por eso nuestras propuestas de resolución van a ir en la línea de subsanar algunas cuestiones que pueden no estar en un expediente, pero sí en el otro. Porque, desde luego, no vamos a discutir que La Palma, que si bien en este expediente no hay una solicitud expresa, que La Palma no haya solicitado, porque ha aprobado un proyecto de gestión conjunta y porque hay comunicaciones cruzadas desde el año 2014. Por lo tanto, la voluntad del Cabildo de La Palma no es cuestionable.

El proceso se rige por el Decreto 70 del 2011, que establece como condición que los cabildos presenten un proyecto de gestión conjunta de los parques nacionales con el resto de los espacios naturales afectados. Esos proyectos están, están en el expediente, y están, además, con lo que le requiere también el decreto, con el acuerdo favorable de la Comisión de Parques Nacionales Canarios, que ha informado favorable ambos proyectos.

Además, concurren las razones objetivas que establece la Ley de Cabildos, y están en un informe, y podemos cuestionar quién ha emitido el informe, pero el informe está, y el trámite está evacuado. Por lo tanto, la delegación es singular y no podemos hurtar a la isla de La Gomera y a la isla de La Palma su legítima aspiración de gestionar sus parques por el hecho de que Lanzarote, por el momento, por el momento, no lo haya solicitado. Por lo tanto, hay que darle visto bueno a esta autorización.

La importancia de los parques nacionales -yo no me voy a reiterar, ya lo ha explicado estupendamente la señora Reverón, el señor Curbelo- son la joya de la corona en un territorio y muchísimo más en un territorio como Canarias, y lo deseable y lo razonable, y quienes defendemos la descentralización de competencias y el principio de proximidad a los ciudadanos, es que sean gestionados por el cabildo.

El señor Curbelo se ha extendido muy bien en cuáles son las razones de oportunidad, sociales, económicas, medioambientales, para que el cabildo asuma esa competencia.

Y el señor Marrero empezaba diciendo "defendemos el principio de delegación de competencia y la máxima...", pero luego lo fue echando abajo hasta el punto de discutir que por qué se iba a romper, que se iba a romper esa unidad en la gestión por el hecho de que los cabildos asumieran la competencia. Pues mire, por lo mismo que los parques nacionales no los gestiona España, el Gobierno de España, los gestionan las comunidades autónomas. Por lo tanto, lo que estamos trasladando es un modelo estatal a Canarias. Y hay instrumentos en la legislación -que la señora Reverón los ha explicado perfectamente- para garantizar que esa gestión sea la adecuada. Y la red, la red va a seguir existiendo, la seguridad que da la red va a seguir existiendo y la coordinación va a seguir existiendo.

Por lo tanto, nosotros vamos a prestar nuestra conformidad a la propuesta del Gobierno. Esperamos que esta delegación de competencias en los cabildos de La Gomera y de La Palma dé respuesta a ese principio de máxima proximidad a los ciudadanos, consiga evitar duplicidades, redunde en una mejor eficacia administrativa en la gestión de los parques, facilite mejor economía en los recursos personales, materiales y económicos; en definitiva, sirva para mejorar la gestión, la conservación de esos parques, preservar su belleza, su singularidad, su ecosistema, la fauna y, por supuesto, siempre con la coordinación de la red de parques. (Se reincorpora a su lugar en la Mesa la señora presidenta). Ya nosotros anunciamos, hemos consensuado unas propuestas de resolución, en el segundo turno las explicaremos. Creemos que pueden mejorar este asunto.

Por lo tanto, vamos a dar nuestro voto favorable al expediente a que se continúe el trámite que ahora se inicia formalmente para la delegación en ambos cabildos.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Beato.

Para cerrar, tiene el turno el Gobierno, la consejera, cinco minutos, para contestar a las cuestiones que se han planteado.

La señora CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD (Barreto Hernández): Gracias, señora presidenta.

Agradezco la intervención de la señora Beato, porque creo que aclara cómo es el procedimiento. Y es lo que me gustaría hacer en estos cinco minutos.

La señora González tenía razón cuando decía que esto, las solicitudes son todas de la pasada legislatura, cierto. Los tres parques nacionales, los tres cabildos solicitan por la vía que se tenía a bien, la solicitud vía oficio del presidente del Cabildo de La Gomera es perfectamente válida, porque así la damos por válida porque lo dice la Ley de Cabildos, cuando la función no está asignada a nadie, se entiende que la asume el presidente del cabildo y, por lo tanto (ininteligible), solicitud. En este caso las tres peticiones son de la legislatura pasada. Por qué la legislatura pasada se decidió en la Consejería de Medio Ambiente dar prioridad a la delegación del parque nacional del Teide no lo puedo responder yo; lo cierto es que esa se prioriza y estas dos quedan retrasadas. A partir de ahí, cuando asumimos la consejería, iniciamos nuevamente los expedientes, los proyectos estaban presentados de gestión conjunta, y, como ustedes bien saben, a finales de la legislatura pasada se aprueba la Ley de Cabildos, como dijo la señora Beato. Esa ley plantea que la delegación o es conjunta y seguíamos el mismo procedimiento de manera conjunta para los tres parques nacionales que quedaba o había que ir a una delegación singular.

¿Por qué estamos hoy aquí? Porque no se puede producir la delegación conjunta de los tres parques nacionales que quedan. No se puede producir porque es cierto que el parque... el Cabildo de Lanzarote hace una solicitud en su momento, que se da por desistida, porque en estos momentos no asume la delegación de competencias del parque nacional. Y, por lo tanto, no podemos hacer una delegación por el procedimiento que habíamos hecho la del Teide, aunque sea con otra ley, que es la de cabildos. Eso nos lleva a entender -y así se hace a través de la Consejería de Presidencia- que necesitamos la autorización de esta Cámara para poder hacer una delegación singular solo a dos cabildos y no, por lo tanto, general. Una vez que eso se produce, no significa que desde el momento en que asumimos eso de continuar con las delegaciones en 2015 hasta ahora el expediente haya estado parado, y lo quiero aclarar, porque si no no se hubiera dado el visto bueno a los proyectos de gestión conjunta, no se hubiera subsanado esos proyectos lo que se les pidió... Los proyectos se aprueban en acuerdo plenario. El Cabildo de La Palma lo aprueba en acuerdo plenario. El presidente del Cabildo de La Palma ha estado en las comisiones que se han celebrado, ha manifestado su voluntad reiteradamente de asumir la delegación del parque. Por lo tanto, esta consejería da por buena esta petición, y además la da por buena porque en un acuerdo plenario se aprueba el proyecto que lleva a gestionar conjuntamente con otros espacios esa delegación. Por lo tanto, sí que ha pedido la delegación del parque, lo ha hecho el señor presidente del Cabildo de La Gomera a través de un oficio, porque se lo permite la ley, y lo ha hecho el presidente del Cabildo de La Palma con todos los consejeros que votaron a favor de ese proyecto de delegación. Lo digo para disipar cualquier tipo de duda al respecto y para que no hablemos de cosas que no son.

El expediente que se remite a este Parlamento trae la documentación necesaria para el trámite que estamos haciendo hoy, no para la delegación. Hoy estamos iniciando, con esta autorización, si ustedes dan el visto bueno, un procedimiento distinto al que comenzamos -o nosotros retomamos- en 2015 que era para la delegación conjunta de los tres parques. Como no puede ser, tenemos que venir aquí a una autorización singular.

Y por supuesto que las aportaciones que han hecho haremos lo posible por contemplarlas dentro de este procedimiento, porque lo que tienen es la documentación que hemos tenido hasta ahora para hacer la delegación conjunta.

Hay informe favorable de la técnico del servicio que lleva Parques Nacionales, está en el expediente, está en los acuerdos plenarios para los proyectos de delegación, está en las solicitudes; hay un informe de la viceconsejera de Medio Ambiente, que no es un informe técnico ni un informe jurídico, es un informe de cómo ha sido el proceso, un informe que contempla parte de lo que estamos haciendo para poder llegar a la delegación. Y además, hay un informe que se ha completado, disipando la duda de por qué no está Lanzarote, en este caso, Timanfaya, y es porque se ha dado por desistido, no han presentado proyecto de gestión y nosotros queremos continuar con la tramitación de los otros dos parques nacionales.

Por lo tanto, hoy lo que estamos haciendo aquí, si me permiten, el resto de cuestiones que se han planteado, por tiempo, tampoco se las puedo responder, y creo, además, que hoy, vuelvo a repetir, lo que estamos haciendo es solicitar el Gobierno a esta Cámara autorización para continuar con un procedimiento por el que quedan trámites que hacer para una delegación singular a dos cabildos insulares que sí quieren, en este caso, la delegación de competencias. Y lo tenemos que hacer al amparo de la Ley de Cabildos, como decía al principio, puesto que no se pudo tramitar al amparo de la ley de 2014, pues, por las razones que fueran en su momento y que se... No sé si me da un minuto...

La señora PRESIDENTA: Concluya, consejera, por favor.

La señora CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD (Barreto Hernández): Por lo tanto, para concluir, agradeciendo esas aportaciones, les vuelvo a dar las gracias por eso. Creo que todas las que han hecho son perfectamente razonables, desde el punto de vista de la preocupación por una delegación de competencias que se hace al amparo de una ley y que contemplaremos dentro del proceso que iniciamos a partir de ahora, si tienen a bien darnos esa autorización. Y creo que todas las propuestas de resolución que se planteen serán lo suficientemente enriquecedoras como para poder ayudar a los cabildos que asumen las competencias, en este caso las funciones, para sacarlas adelante.

Y en cuanto a los medios económicos, está, como bien lo saben y lo hemos visto en comisión y en pleno, el parque nacional del Teide no solo recibe a través del decreto de delegación, sus medios materiales y personales, sino también los medios económicos, que se pasan directamente al Cabildo Insular de Tenerife. Lo mismo ocurrirá con el Cabildo de La Palma y el Cabildo de La Gomera.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora consejera.

Ahora, señorías, terminado el debate, damos un plazo de treinta minutos para la presentación de propuestas de resolución ante la Mesa. Mientras vamos viendo las tomas en consideración de las dos iniciativas legislativas. Si se llegan a presentar las propuestas de resolución antes de esos treinta minutos, pues, las votaremos antes y, si no, al final de las iniciativas legislativas, ¿de acuerdo? O sea, que ruego a los grupos que cuanto antes las presenten mejor para poder acceder a la votación de las mismas.

Gracias, señorías.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/ADCI-0001 Sobre A los Cabildos Insulares de La Gomera y la Palma para delegar, con carácter singular, la competencia en materia de gestión de los Parques Nacionales de Garajonay y La Caldera de Taburiente, respectivamente.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico